sábado, 5 de septiembre de 2015

LA MÚSICA INSTRUMENTAL EN EL NUEVO TESTAMENTO 2° Edición Santiago Escuain




LA CUESTIÓN DE LA MÚSICA INSTRUMENTAL

Lo primero que nos encontramos al examinar el libro de los Hechos es un total silencio en cuanto a nada que tenga que ver con el uso actual de instrumentos musicales en la Iglesia. De hecho, la única mención de cánticos en todo el libro de los Hechos es con ocasión del encarcelamiento de Pablo y Silas en Filipos. «Pero hacia la medianoche, Pablo y Silas oraban, y cantaban himnos a Dios» (16:25). Desde luego, cae por su peso que en aquel calabozo oscuro no habría ningún instrumento musical.
Cuando pasamos a las epístolas, encontramos el mismo silencio absoluto acerca del uso de ningunas ayudas mecánicas en el culto o testimonio cristiano. Veamos aquí una relación de todas las menciones en las Epístolas del Nuevo Testamento de música o canto:
Romanos 15:9
1°Corintios 14:15
Efesios 5:19
Colosenses 3:16
Hebreos 2:12
Santiago 6:13

Se puede observar que nada en las seis referencias que tenemos conlleva la menor sugerencia de acompañamiento musical. La «melodía» mencionada es designada expresamente como «en vuestros corazones».
Es notable el hecho de que lo que ahora ha adquirido tanta importancia en el pensamiento y la práctica del cristianismo de nuestros tiempos no tenga mención alguna en Hechos, o en las catorce epístolas de Pablo, las tres de Juan, las dos de Pedro, o las de Santiago y Judas, escritos estos que cubren un período de aproximadamente setenta años.

AUSENCIA DE MÚSICA INSTRUMENTAL EN LA IGLESIA PRIMITIVA

Con frecuencia se argumenta que las primitivas congregaciones cristianas serían demasiado pobres o estarían demasiado perseguidas para poder establecer un culto musical con instrumentos. La evidencia no parece ir en esta dirección. Hubo muchos períodos de tranquilidad e incluso aparente libertad, incluso en los tiempos apostólicos. En realidad, los defensores de la música instrumental en la iglesia no han podido encontrar ninguna mención de tal innovación DURANTE LOS PRIMEROS SIETE SIGLOS DE LA HISTORIA DE LA IGLESIA. Se ha hecho un sofisticado intento para alistar a Clemente de Alejandría como el primer testigo del uso de música instrumental en la Iglesia. Clemente fue un teólogo griego que enseñó en Alejandría y que destacó en cuestiones eclesiásticas entre los años 192 y 215 d.C. Citando a M. C. Kurfees, Instrumental Music in the Worship: Joseph Bingham, el eminente autor de Antigüedades de la Iglesia Cristiana, dice sin vacilar: Clemente más bien arguye que la música instrumental, el laúd y el arpa, de los que habla, no se empleaba en las iglesias públicas. (Antiq. Vol. 2, pág. 485.)
Pero esto no es todo, algunos eminentes eruditos están muy convencidos de que el pasaje que consideramos es fuera de toda duda una interpolación posterior, Johan Caspar Suicer, un destacado escritor latino del siglo decimoséptimo ... hace ciertas citas de Clemente, entre las que da la siguiente: «Se debe rechazar la música superflua porque quiebra y afecta a la mente».... Suicer llega a esta conclusión: «Por ello, nada ha escrito Clemente que pudiera favorecer el uso de órganos y su uso actual en lo más mínimo, sino todo lo contrario.
Es sencillamente imposible interpretar a Clemente en apoyo de la música instrumental en el culto cristiano sin involucrarlo en una inexplicable contradicción.
También se cita a Ambrosio, obispo de Milán en los años 340-397 d.C., como testigo en favor de la música instrumental en la iglesia. Pero Kurfees, tras un estudio exhaustivo de la cuestión, dice:
Sólo cabe decir aquí que la evidencia hasta ahora presentada en favor de tal pretensión no sólo no es concluyente, sino que lleva decididamente a la conclusión de que Ambrosio, en todo caso, no la introdujo. De hecho, la Enciclopedia de Mcclintock y Strong dice: «Ni Ambrosio, ni Basilio ni Crisóstomo, en los nobles encomios que pronunciaron de la música, hicieron mención alguna de la música instrumental» (Kurfees pags. 123-124).
No tenemos un verdadero conocimiento del carácter exacto de la música que se empleaba en la primera iglesia cristiana. Pero sí que era puramente vocal. La música instrumental fue excluida al principio, por cuanto era empleada por los romanos en sus depravadas fiestas; y todo lo que les recordara el culto pagano no podía ser soportado por los nuevos cristianos.»

(Dr. Ritter, Director de la Escuela de Música en el Vassar College, en History of Music, pág. 144.)

Juan Crisóstomo, Doctor de la Iglesia, y el más grande de los Padres griegos (347?-407a.C.)

A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...