COHERENCIA 1° Parte Jorge Himitian


Retiro de Pastores, Ohiggins, Bs. As. del 19 al 22 de octubre de 1989
Introducción:
Los que estuvimos en el 9° Retiro de Pastores y Obreros en Río Hondo el año pasado somos testigos de que aquello no fue un retiro más. Los asistentes, en medio de una fuerte y continua manifestación de la presencia de Dios durante todo el encuentro, escuchamos la voz del Señor llamando solemnemente a su iglesia a la SANTIDAD Y COHERENCIA. Desde entonces la palabra coherencia resultó una clave para comprender con claridad muchas cosas. Posiblemente, la más importante es que tanto en el orden personal y familiar como en el congregacional Dios nos llama a salvar la brecha que existe entre lo que sabemos, creemos, predicamos, cantamos y lo que en realidad somos, vivimos y hacemos.
Este llamado de Dios ha producido en nosotros compunción, revisión, reflexión y responsabilidad; y al mismo tiempo fe y esperanza. Con ese sentido de responsabilidad y fe, hemos querido dedicar una parte de este encuentro a revisar juntos nuestras vidas, corazones y ministerios, y asimismo buscar de Dios los caminos hacia la coherencia, Mi mensaje tiene como finalidad repasar algunas cosas, reflexionar, reafirmar el llamado de Dios y sobre todo, prepararnos para los talleres de la tarde, donde todos juntos trabajaremos buscando de Dios respuestas.

I- Énfasis necesario para alcanzar coherencia
Visión   - Actitud  -Conducta
Desde los primeros años de nuestra experiencia como movimiento de renovación Dios nos ha dado una nueva visión de sí mismo, de su reino, de su iglesia, etc. ¡Cuánto bien nos ha hecho tener una visión clara!
Pero no es suficiente tener una visión correcta de Dios y de su iglesia, necesitamos también una actitud correcta. Es decir, una actitud coherente con la visión. Esta actitud correcta, a su vez, se traducirá en una conducta correcta.
Jesús dijo “Yo soy el camino, la verdad, y la vida”. Aquí la palabra verdad equivale a visión. La verdad no es un concepto, es una persona. Alguien puede haber captado el concepto de la visión, sin tener la visión ¿Cómo podemos saberlo? Por su actitud y conducta.

Por ejemplo, si yo digo tener la visión de la unidad de la iglesia, pero no tengo una actitud de unidad con mi hermano esto significa que mi “visión” es un mero concepto intelectual y, por lo tanto, mi conducta seguirá siendo individualista, sectarista, despectiva hacia mi hermano. “El que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es amor” (1° Juan 4:8). La verdad visión viene por revelación y la revelación produce transformación. Nuestra actitud y conducta deberá ser coherente con nuestra visión.
Continuará......

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ