UN PENSAMIENTO


"¿Qué hay, pues, hermanos? Cuando os reunís, cada uno de vosotros tiene salmo, tiene doctrina, tiene lengua, tiene revelación, tiene interpretación. Hágase todo para edificación"

Al meditar en 1° Corintios 14:26 observo cuanto nos hemos alejado de este modelo. No cabe duda que incidieron varios factores concurrentes. El peso de la tradición, mirar como lo hace el vecino, el púlpito que heredamos de los oradores griegos, la pasividad de la asamblea, propia de la misa católica donde uno discursa y la feligresía escucha, son cosas que nunca han sido modificadas, ni siquiera por los grandes reformadores. Escucho por todos lados dirigentes que afirman la imposibilidad de reunirnos tal como lo describe el pasaje aludido, si fuera así el apóstol Pablo tendría que pedir disculpas por mandar a hacer algo imposible, pero estoy seguro que no se equivocó. Gracias a Dios encontramos en la actualidad gente sencilla que decidió congregarse de acuerdo al modelo apostólico, otros están cerca, pero todavía no es lo que debiera ser. Muchos que en algún momento experimentaron esta realidad neotestamentaria hoy se preocupan por el recinto, por centralizar toda actividad en ese recinto, colocar en cartelera la próxima visita, tener el mejor grupo de alabanza, (hasta llaman salmistas a sus cantores) y preparar un largo sermón para el domingo. Hoy no creemos que la hermana Josefa o el hermano Pedrito tengan algo para decir cuando estamos juntos. En realidad, si la renovación no pasa por un cambio de mentalidad y un giro en la vida de la iglesia, en su práctica cúltica y misional, no es renovación. La verdadera renovación pasa por un nuevo enfoque de las relaciones, de la reunión y de la misión. Creo que estas son las cosas que debemos ajustar ¿Que les parece?

                                                                                              Por Oscar Gómez

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ