EL CIELO Víctor Rodríguez




En el cielo tendremos un cuerpo como el de Jesús (lc 24:39) dice que tenía carne y hueso. No se si tendremos sangre, sin embargo resucitaremos y recibiremos al Señor en el aire. Los cristianos hablamos de la esperanza (Mt 18:10) creemos que veremos a nuestros niños que ya partieron (2° Samuel 12:22 y 23) 

En el cielo habrá distintas coronas pero para recibirla tenemos que fieles hasta la muerte. Por favor ¡Salvemos a los que se apartan! También hay corona para los que aman su venida (2° Tes 2:19), para todos los que luchan y de todo se abstienen. 1° Pedro 5:1 y 4 menciona una corona para los obreros. El cielo es el destino inmediato para los que mueren, van directamente a la presencia de Dios. Cuando muere un creyente no se si llorar o no llorar, porque el que llegó no esta llorando, es el lugar donde esta la presencia de Cristo. El cielo es un estado de existencia fuera de nuestro estado natural (apoc 21:1 y 2). 

Lo que no habrá en el cielo: Juan 3:13 Jesús vino con el cielo incorporado. el quiere que traigamos el cielo a las tierra (Apoc 21:22) En el cielo no hay templo, adorar en el cielo es disfrutar, no habrá sol ni luna pero sí una luz que alumbra todo, como la que le resplandeció a Pablo camino a Damasco, esta luz proviene de Dios, por tanto no produce calor, llega a todos los lugares por igual, ante ella no se puede esconder nada, llega a todos con la misma intensidad. En el cielo no hay casas hay moradas, aunque lo representen con lo mejor de hoy, pero su Arquitecto es Dios. Cada uno tendrá su morada. Moisés absorbió algo de esta luz y se le pegó en la cara. En el cielo no habrá quien perturbe, esos elementos de inseguridad que perturban. (Apoc 21:27) ¿Tenés tu nombre escrito en el libro de la vida? El que no esta seguro tiene que entregar su vida a Jesucristo. Tampoco perturbará Satanás, la muerte y el hades tampoco estarán ¿Que es lo que molesta? El pecado y el diablo. (Apoc 22:1 y 2) no habrá más necesidad ni por pobreza, enfermedad o muerte. (Apoc 22: 3 al 5) no habrá más maldición. La gente que peca no tiene idea de las consecuencias, el que peca es un irracional. Los efectos de la maldición son el dolor, fatiga, inutilidad, duda, desánimo, egoísmo, necesidades y muerte. 

En el cielo veremos su rostro tal cual es. No olvidemos que siempre la presencia de Dios va acompañada con santidad, no obstante tendremos un cuerpo que podrá resistir esto. No habrá oración, porque es oración plena. (1° cor 15:47 al 48) Los cristianos somos celestiales porque la nueva criatura es celestial, nuestra ciudadanía es celestial y también fuimos bendecidos en lugares celestiales. ¿Qué es un avivamiento? Es vivir las realidades celestiales aquí. Quiero vivir y traer aquello aquí. En el cielo vamos a tener comunión con los hermanos. creceremos dentro de la plenitud, de la perfección. Hermano: Trae el cielo a tus realidades, trae la presencia de Dios. 

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ