CINCO MANERAS PARA APARTAR AL HIJO DE LA IGLESIA Hugo De Francesco





1º - Frente de las menores dificultades, tales como, indisposición, lluvia, frío, cansancio, no vaya a los cultos. Con esto su hijo va a crecer con la idea de que frecuentar las reuniones no es tan necesario. "... Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras, 25 no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca. (Hebreos 10:24,25)

2º - Cuando esté a la mesa o en las reuniones de la familia, haga comentarios o críticas a la enseñanza del pastor o de los líderes. Con esto su hijo crecerá no teniendo respeto por ellos, ni dando créditos a sus enseñanzas. "Os rogamos, hermanos, que reconozcáis a los que trabajan entre vosotros y os presiden en el Señor y os amonestan. 13 Tenedlos en mucha estima y amor por causa de su obra. Tened paz entre vosotros". (I Tesalonicenses 5:12,13)

3º - Asegúrese para que su hijo crezca en un hogar que no sea diferente de cualquier otro. Al final, ¿qué valor hay en aplicar principios de la palabra de Dios a todos los aspectos de la vida familiar? "Estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón. 7 Se las repetirás a tus hijos, y les hablarás de ellas estando en tu casa y andando por el camino, al acostarte y cuando te levantes. (Deuteronomio 6:6,7)

4º - Pase frente al televisor todo su tempo que pasa en casa, en lugar de separar parte de él para la lectura de la Biblia y la oración. Basta solamente orar a la hora de las comidas. Con toda certeza su hijo aprenderá que, orar y estudiar la palabra de Dios no tiene ningún valor para usted. "Lo tendrá consigo y lo leerá todos los días de su vida, para que aprenda a temer a Jehová, su Dios, guardando todas las palabras de esta Ley y estos estatutos, y poniéndolos por obra" (Deuteronomio 17:19)


5º - Comente de cualquier manera acerca de la vida de los otros hermanos de la iglesia, después al encontrarlos en la iglesia, apresúrese a saludarlos con una larga sonrisa. Con eso su hijo tendrá la impresión de que la vida cristiana es pura hipocresía; y de este modo él deseará seguir el mismo camino. "... Que a nadie difamen, que no sean amigos de contiendas, sino amables, mostrando toda mansedumbre para con todos los hombres". (Tito 3:2) Animemos a nuestros hijos a estar siempre participando de nuestras reuniones, para de esta forma venga a recibir la palabra de Dios. "Instruye al niño en su camino, y ni aun de viejo se apartará de él". (Proverbios 22:6)

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ