sábado, 18 de julio de 2015

¿RIESGO DE CONTAMINACIÓN? Christopher Shaw



Cómo es usual en las enseñanzas de Jesús, en la casa de Simón el fariseo fue directamente a la raíz del problema, que se vincula con la manera que este grupo de personas veían el mundo. La perspectiva de estos religiosos era que la contaminación es algo que rodea a la persona, pues, según ellos, se encuentra en el mundo exterior de uno. La conclusión lógica de esta postura, entonces, es que la pureza solamente se logra cuando se reduce al mínimo el contacto con todo aquello que puede producir corrupción.

Como vemos en el incidente en la casa de Simón, sin embargo, no podemos deshacernos del pecado por medio de ritos externos, porque está alojado en lo más íntimo de nuestro ser. Solamente la acción purificadora del Señor puede producir en nosotros la santidad que tanto anhelamos. Cuando el peso de nuestra propia inmundicia nos ofenda más que la de los demás, Él vendrá a socorrernos. 

A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...