LA MUJER DEL SIGLO XXI. SUS TENDENCIAS


"Nunca te preguntes por qué todo tiempo pasado fue mejor, porque ésta no es una pregunta inteligente" (Ecles. 7:10)
“Todo cambia”, “Todo fluye” dijo Heráclito. No cabe duda que existe un fenómeno de mutabilidad de los tiempos y de la humanidad. La corriente positivista sostiene que cada periodo es mejor al anterior, lo denomina “camino de perfectibilidad”, y otros un poco más escépticos, anuncian un inminente declive moral. La Biblia resalta que el hombre y la mujer sin Dios sufrirán un deterioro moral que irá en aumento en los tiempos finales y advierte a la iglesia a no descuidarse. No es novedad decir que la sociedad actual es distinta a la de nuestros antecesores. Ayer una mujer lavaba ropa en una pileta de cemento, hoy tiene a su alcance artefactos automáticos. Comunicarnos a larga distancia décadas atrás era toda una empresa, hoy lo hacemos desde teléfonos móviles. Por el contrario, el avance de las drogas hizo que actualmente haya más violencia, insensibilidad y delincuencia, flagelos que no estaban tan marcadamente presentes en el pasado. La mujer de hoy tiene un estilo de vida distinto a la de ayer, con sus facetas positivas y negativas. 
Días atrás se publicó en el diario Clarín un perfil de la mujer del Siglo 21: “La explicación va de la mano de ciertos cambios culturales. Muchas mujeres hoy no centran su vida en criar hijos sino que eligen potenciar sus estudios y desarrollarse profesionalmente. Cayeron los viejos conceptos y la realización personal ya no se basa exclusivamente en el cuidado de la descendencia sino más bien en cultivar el propio ser. Son expertas en ir de shopping y sus mayores preocupaciones pasan por mantener la figura. Cuando limpian el baño se imaginan que un superhéroe fuerte y musculoso viene a ayudarlas con la suciedad más difícil. El Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) realizó una investigación entre mujeres que ejercen distintas profesiones, de 25 a 45 años llegando a la conclusión que hay una notable baja de nacimientos dentro de este grupo dada la mayor importancia que la mujer otorga a su desarrollo profesional y a su independencia económica. La representación social de la mujer no queda ya asociada a la de ‘madre’ como en el siglo pasado. La mujer actual se puede definir como: independiente, libre, autosuficiente, sexy. Se trata de una mujer dueña de si misma, que pretende priorizar su carrera y bienestar”
El rol de la mujer es muy importante en el propósito de Dios. Sin su verdadero y esencial aporte como esposa y madre, la familia se tambalea y actualmente vemos las consecuencias. Hoy más que nunca el mundo necesita de la mujer y, aunque elija trabajar profesionalmente, no debe renunciar a su función como esposa y madre. La mujer plena no es aquella que logra grandes éxitos profesionales a costa del sacrificio de su familia, tampoco es aquella que se queda en su casa de manera egoísta y confortable. La mujer plena es aquella que ama a Dios, a sus semejantes, que se siente amada, que afronta las pruebas y las adversidades en fe y oración. Que recibe y da con generosidad a su marido, sus hijos y a la sociedad entera.


                                                      Por Liliana Riffel


Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ