EL MARIDO DEBE REPRESENTAR A JESÚS EN EL HOGAR Jorge Himitian




       
                                   1 Corintios 11.3; Efesios 5.22-25

       a) Es responsable de establecer LA PRESENCIA DE JESÚS
      
       El marido es el primer responsable de establecer la presencia de Jesús: andar en el Espíritu, estar siempre gozoso, dar gracias por todo, fluir con amor, gozo, paz. Es el responsable de Jesús en el hogar, debe reflejar su imagen y carácter. SER     EJEMPLO del Señor.

Cristo es la imagen de Dios, el varón imagen y presencia de Cristo

      
       b) Es responsable de establecer el gobierno de Cristo.

       Es el responsable de establecer el gobierno de Dios en su familia. El varón debe gobernar su hogar. Su función de gobierno consiste en establecer la voluntad de Dios en el hogar y no su propia voluntad. Su autoridad debe ser ejercida con      firmeza, pero con mucha amabilidad. Debe ser flexible donde hace falta. Conducir    es convencer, y ni imponer. Debe saber escuchar a su esposa, dar la bienvenida a su        valioso aporte, y discernir cuál es la voluntad de Dios. Debe velar para que en su   hogar se haga la voluntad de Dios.

       c) Es responsable de ministrar la gracia salvadora de Cristo.

       Es el sacerdote de la familia ante Dios para bendecir, interceder, animar, liberar,   aconsejar, ministrar, ejercer fe, cubrir, amar, sanar, etc.

       d) Es responsable de edificar y discipular a su familia.

       De todas las responsabilidades espirituales que tiene, la primera es edificar a su   esposa e hijos. Su discípulo Nº 1 debe ser su esposa. Debe asumir tal responsabilidad. Para ello se necesitan dos cosas:

1) Ser ejemplo en todo,


2) Programar el tiempo para ocuparse de adoctrinarla, estudiar juntos, orar y ser constantes en ello. Edificar no significa exigir, sino proveer. Meter verdad, kerigma,fe, animar, elogiar, impulsar, enseñar, adoctrinar, etc. 

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ