SERIE PUERTA CAMINO y META: LA IMPUREZA SEXUAL



  El pecado sexual es uno de los más denigrantes y, a la vez, comunes en nuestra sociedad. En varios pasajes bíblicos que contienen listas de pecados la impureza sexual aparece en primer lugar (véanse Romanos1:26-32; Gálatas 5:19-21; Colosenses 3:5-10).

Corno discípulos de Jesucristo, hemos renunciado a nuestra vieja manera de vivir. Dios ha perdonado nuestros pecados del pasado y ahora tenemos una vida nueva; por lo tanto, debemos mostrar conceptos claros, convicciones firmes y vidas limpias en esta importante área. Para ello necesitamos estar bien fundamentados en la palabra de Dios.

DIOS ES EL CREADOR DEL SEXO

Dios creó a los seres humanos: «hombre y hembra los creó» (Génesis 1:27). Por lo tanto, el sexo es una creación de Dios. Siendo Dios su creador, el sexo (y por ende la relación sexual) es puro y santo dentro del marco de su sublime propósito original. Según el relato bíblico, la mujer fue hecha de una parte física del hombre. Hay, pues, desde el principio una afinidad natural entre los sexos. Dios estableció entre los dos una atracción mutua. Esto es normal y constituye una ley natural de toda la raza. Evidentemente, esta atracción sexual fue establecida por Dios tanto para la procreación como para la felicidad del ser humano.
Dado que se trata de una atracción dinámica y poderosa, Dios mismo ha fijado los parámetros y límites precisos para su desarrollo, los que debemos respetar sin cuestionar a fin de evitar abusos y consecuencias muy tristes y lamentables.

LAS RELACIONES SEXUALES ESTÁN RESERVADAS PARA EL MATRIMONIO

Al instituir el primer matrimonio, Dios estableció la ley fundamental y universal de la moral sexual: Por eso el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y los dos se funden en un solo ser. Génesis 2:24
Esta misma ley fue reiterada por Cristo (Marcos 10:6-9) y por el apóstol Pablo (Efesios 5:31). La expresión «se funden en un solo ser» se refiere esencialmente a la unión sexual. Según esta palabra de Dios (y otros textos que citamos a continuación), podemos afirmar lo siguiente:

1. Las relaciones sexuales están reservadas únicamente para el matrimonio.

2. Dentro del matrimonio la relación sexual es pura, santa, normal, placentera y legítima (véanse 1 Corintios 7:2-5; Proverbios5:15-23). Debe ser purificada de pasiones desordenadas, actitudes abusivas, egoístas y perversas (véase 1 Tesalonicenses 4:2-5).

3. Dios determinó que el matrimonio sea monógamo (entre un hombre y una mujer). «Los dos llegarán a ser un solo cuerpo» (Mateo 19:5-6).

4. Queda excluida toda relación sexual de un hombre soltero con una mujer soltera (véase 1 Corintios 6:15-18). La voluntad de Dios es que el hombre y la mujer lleguen vírgenes al matrimonio. Dios prohíbe la fornicación.

5. Si una persona casada tiene relaciones sexuales fuera del matrimonio, comete adulterio, lo cual está totalmente prohibido (véase Hebreos 13:4).

6. La unión matrimonial constituye un vínculo sagrado e indisoluble mientras los dos cónyuges vivan. Ya que Dios ha declarado que «se funden en un solo ser», ningún hombre o ley humana tiene facultad para disolver la unión matrimonial
(véanse Marcos 10:7-9; 1 Corintios 7:39).

7. El que se divorcia y se casa de nuevo comete adulterio y el que se casa con un divorciado(a) comete adulterio (véase Lucas 16:18).

8. Todo contacto sexual entre personas del mismo sexo es perversión y abominación ante Dios (homosexualidad: véanse Levítico 18:22; Romanos 1:27; 1 Corintios 6:9; o lesbianismo: véase Romanos 1:26).

9. Toda unión sexual de un ser humano con animales es abominación y perversión (véase Levítico 18:23).

10. Dios creó al varón como varón y a la mujer, mujer; cada uno debe ser fiel a su sexo.

11. El hombre y la mujer tienen solo dos estados posibles: soltero (o viudo) o casado. El noviazgo no es un estado civil intermedio con licencias sexuales intermedias, pues aún no son una sola carne. Toda unión o provocación sexual prematrimonial queda excluida (ya sean amigos, novios o comprometidos).

12. La masturbación queda excluida, pues es una autoexitación basada en el egoísmo y la morbosidad y no cumple con el propósito puro que Dios ha dado al sexo que es la comunicación del amor matrimonial (véase 1 Corintios 7:4).

13. Cristo censuró los deseos impuros, las pasiones desordenadas, las miradas e intenciones codiciosas o sugestivas (véase Mateo 5:27-28).

14. Toda relación sexual fuera del matrimonio está prohibida y será juzgada por Dios (véanse Gálatas 5:19; Efesios 5:3,5; Colosenses 3:5;
Apocalipsis 21:8,27).

NUESTRO CUERPO ES PARA SERVIR A DIOS

El cuerpo no es para la inmoralidad sexual sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo. Con su poder Dios resucitó al Señor, y nos resucitará también a nosotros. ¿No saben que sus cuerpos son miembros de Cristo mismo? ¿Tomaré acaso los miembros de Cristo para unirlos con una prostituta? ¡Jamás! ¿No saben que el que se une a una prostituta se hace un solo cuerpo con ella? Pues la Escritura dice: «Los dos llegarán a ser un solo cuerpo. » Pero el que se une al Señor se hace uno con él en espíritu. Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que
una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo. ¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios. 1 Corintios 6:13-20
Consideremos lo que dice el apóstol Pablo en este pasaje a cerca del cuerpo humano:
Nuestro cuerpo es:
• para el Señor (vv. 13,20)
• miembro de Cristo (v. 15)
• templo del Espíritu Santo (v. 19)
Además, aquí Pablo da dos mandatos muy claros en relación con el cuerpo: Huyan de la inmoralidad sexual (v. 18). Esto implica alejarse definitivamente del acto, de la ocasión, del pensamiento y de la intención, de los lugares de tentación, de las amistades o elementos que promueven la imaginación o que alientan a ceder frente a la tentación como, por ejemplo, revistas, pe sugestivas, y cuentos o bromas obscenos.
Honren a Dios con su cuerpo, que pertenece a Dios (v. 20). Este es el aspecto positivo e implica la necesidad de subordinar el cuerpo (y el espíritu) al sublime propósito de Dios. El cuerpo es el «vehículo» del espíritu y el único medio que tenemos para expresar lo que Dios está haciendo en nosotros. Afinemos este instrumento (el cuerpo) según los intereses divinos, a fin de tener nuestras facultades en la mejor condición para responder a su propósito.

LA IGLESIA DEBE MANTENERSE PURA

Su misma vocación requiere a la iglesia que eduque y, cuando fuere necesario, discipline a los miembros que incurran en estos pecados (1 Corintios, cap. 5).
Debemos ser realistas y sabios al evaluar la situación y la necesidad de los hermanos de la congregación. Hace falta discernimiento y orientación específica, especialmente donde hay pecados y malos hábitos en esta área. La impureza sexual corrompe al ser humano más rápido que otros pecados. Será por eso que Jesús y los apóstoles dieron instrucciones y advertencias muy claras al respecto.
Recordemos que cuando uno confiesa y abandona su pecado, la sangre de Cristo lo limpia de todo mal, y el Espíritu Santo lo capacita para vivir en victoria y santidad (véanse l Corintios 6:9-11; 2 Corintios 2:5-11; 1 Juan 1:9; Proverbios 28:13). No es necesario ser esclavo del pecado.

CÓMO ASEGURAR LA PUREZA SEXUAL

Las siguientes normas son sencillas pero eficaces para ayudarnos a vivir en santidad y con una conciencia limpia:
• Tener presente que el cuerpo es para el Señor; es sagrado (véase 1 Corintios 6:13).
• Cuidar los ojos; no contemplar escenas u objetos que exciten sexualmente.
• Cuidar la imaginación, especialmente en la cama cuando uno está tranquilo.
• Cuidar de no escuchar o pronunciar palabras sugestivas o de doble sentido, especialmente cuentos obscenos.
• Cuidar los gestos.
• No alimentar los deseos carnales. En los jóvenes especialmente el trabajo manual duro y los deportes hasta el cansancio son buenos para mantener sujeto al cuerpo. Un cuerpo activo y una mente ocupada dignamente son factores muy positivos en la lucha contra la inmundicia.
• Orar, ejercer fe en el Señor, ayunar, vivir en el Espíritu, confiar en Dios
para ser guardados de toda impureza.
• Exhortarnos mutuamente a la santificación del cuerpo, alma y espíritu.
¡Seamos un pueblo que se caracteriza por la pureza sexual!

RESUMEN


Dios es el Creador del sexo. Él reservó las relaciones sexuales únicamente para el matrimonio. Toda relación sexual fuera del matrimonio está prohibida y será juzgada por Dios.

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ