LO QUE DIOS QUIERE DE ESTE MOVER Ivan Baker


   ¿Qué quiere Dios? 

Primer principio: Que todos los hombres del mundo sean discípulos. 

Segundo: Que todos los discípulos sean conformados a la imagen de Cristo. 

Tercero: que todo discípulo conformado a la imagen de Cristo sea unido y compactado en un cuerpo, bien relacionado entre sí con todas las coyunturas que se ayudan mutuamente (Ese cuerpo que es la Iglesia, es la familia de Dios en la tierra, es el Reino de Dios en el mundo, sal de la tierra y luz del mundo). 

Cuarto: ¿Qué nos ha dado Dios como herramientas para realizar estas tareas? Nos ha dado la Palabra, el Espíritu Santo, la Oración y los dones del Espíritu, los ministerios y ya con esa base, suficiente. ¡Hagámoslo! ¡Realicemos la obra! Hay que establecer una estrategia; hay algunas reglas divinas que debemos seguir, ponernos en los caminos, preguntar por las sendas antiguas.

Tenemos que volver atrás, tenemos que volver no 20 años ni 30, sino dos mil años. Tenemos que volver a instaurar la doctrina, temblando ante la Palabra, única regla de fe, único tribunal fidedigno al cual podemos apelar para toda razón de verdad y justicia delante de Dios. Volver. Volver al tiempo donde encontramos el modelo, en la iglesia primitiva, en los apóstoles, en Cristo. Zafarnos de toda doctrina de error que se ha ido infiltrando aquí y allá, siendo drásticos, tratando el desvío como Pablo trataba a los que engañaban a la iglesia trayendo novedades engañosas.

Hagamos esto con toda desviación o duda de los principios fundamentales que Dios nos ha dado, por más pequeña que sea, basándonos exclusivamente en la palabra de Cristo y la palabra apostólica;  basándonos exclusivamente sobre la visión de la Iglesia que ellos tenían y cómo ellos la trazaron en el primer siglo. Volvamos al modelo del principio.

Como un ejemplo de esto, menciono mi parecer respecto a que no nos ayudó haber adoptado edificios. Representan más un peso que un recurso que nos favorece. No solo cuestan dinero sino que nos llevan, sin darnos cuenta, a perder el orden de iglesia-familia, y a organizarnos obligadamente en estructuras  que acaban ocupando nuestro tiempo y energía.

Debemos volver a establecer los principios, cada uno específicamente. Mejor dicho, debemos establecer los principios, porque, en verdad, no lo hemos hecho. Hago un llamado a establecer definitivamente el modelo de Cristo como el único modelo a seguir. Juan nos dice nuevamente hoy: "El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo". Jesús nos dice hoy: "Sígueme",  y, he aquí, él va delante de nosotros.


Nuevamente, nos  invita: "Toma mi yugo, aprende de mí" -¿Qué puede haber más contundente, más claro? Jesús no es solo el modelo sino la fuente de toda verdad, pan que debemos comer cada día, el agua viva que debe fluir de nosotros. El modelo no nace de nosotros mismos sino que sale del mismo trono de Dios. A través de la redención que hemos recibido, a través de la intercesión maravillosa de nuestro Gran Pontífice  y por la sangre de la cruz, tenemos la posibilidad de caminar con Cristo y andar como Él anduvo. ¡Aleluya! Él nos dice: ¡VOLVEOS, VOLVEOS, ¿POR QUÉ MORIRÉIS?!

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ