ÁNGEL NEGRO: ¡SE ABRIERON LAS ESCRITURAS!


 Seguíamos una luz celestial.  Fuimos atraídos por Dios, sin saber todo lo que Él tenía preparado por delante, hasta que se abrieron las Escrituras:

-El señorío de Jesucristo.

-El evangelio del reino.

-El reconocimiento de Jesucristo como Señor como condición fundamental para ser salvo.

-El arrepentimiento como acto esencial para entrar al reino.

-El bautismo en agua como expresión de fe de nuestra identificación con Cristo y su obra en el calvario.

-La meta de la vida cristiana.

-El propósito de Dios, la formación de un pueblo.

-El ministerio apostólico,

-La sujeción, mantuvo la unidad del grupo apostólico y de la visión.
        
-La unidad de la iglesia.

-El discipulado como medio fundamental para la edificación de los cristianos.

-Los roles en la familia.

-La comprensión de que los mandamientos de Dios son de orden universal y que fueron dados para todos los hombres y mujeres, lo que incluye el pacto matrimonial.

A medida que venía mayor luz sobre alguna verdad, notábamos que encajaba justo en su lugar. Como si se estuviera armando un gran rompecabezas. Cada verdad llegaba con fuerza de revelación y encajaba justo en su lugar.

¡Se abrieron las Escrituras!

¡Todo armonizaba!
¡Cristo se manifestó entre nosotros!

¡El misterio de Cristo y de la iglesia fue revelado en medio nuestro!

Somos hijos de una visión celestial, de un mover de Dios. La luz nos atrajo. Dios nos juntó, porque a Él se le ocurrió. Somos fruto de un mover soberano del Espíritu. 
Pero lo que le dio cohesión, coherencia y armonía a toda esta revelación. Lo que le puso el marco para que todo armonizara fue: “El Evangelio del Reino”. No verdades sueltas, inconexas.


Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ