HOMBRE DE ORACIÓN Oscar Gómez


   El hombre de visión se duele al escuchar el gemir de las personas alejadas de la gracia divina. La realidad imperante que muchas veces está lejos de lo que soñó provoca en él una vida de oración que no cesa, al contrario, aumenta día a día. El paulatino cumplimiento de su visión siempre será su esperanza.
El visionario es un hombre de oración por naturaleza, sus sueños fueron gestados en la presencia de Dios. Tiene en claro que la oración es  su única arma, por cierto poderosa. Puede abundar en recursos materiales y humanos, pero sabe que esto es insuficiente, necesita orar. Si no ora, el fuego, la pasión y la razón iluminada con el tiempo se apagarán y se convertirá en un comunicador de conceptos sin desafíos, de argumentos sin provocaciones y erudición sin movimiento.

En la oración descubre la manera más adecuada para llevar adelante su visión, Dios mismo se encarga de clarificar la meta e inundar su mente y corazón de planes cada vez más acertados haciendo que sus pies tomen el rumbo correcto. Toda la humanidad se halla en el corazón del visionario, por eso sus oraciones son extensas y sus clamores profundos.

Al orar el forjador de una visión demuestra su plena dependencia, su escasez, sus flaquezas e insuficiencia ante la abundancia, el poder y la plenitud de Dios.

Muchos en algún momento tuvieron una visión de Dios pero con el transcurrir del tiempo se desdibujó y redujo a nada. ¡Debemos volver a la oración! La visión puede tardar pero no hay que dejarla morir. La consigna es intentar una y otra vez, pero todo intento debe estar saturado de oración.



Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ