martes, 21 de abril de 2015

GUIADOS POR EL ESPÍRITU Víctor Rodríguez


“Todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios”  (Romanos 8:14)

La  sorpresa no debería ser “hoy me guió el Espíritu Santo”, la sorpresa debería ser “¿por qué no soy guiado por el Espíritu Santo?”. Ser guiado es una evidencia del ser hijo de Dios y el Espíritu Santo guía según la amplitud interior que uno tiene. El de corazón estrecho es guiado limitadamente y el de corazón ampliado lo es de una manera diferente. Dios me va a guiar según mi madurez; desde el primer día que nací en Cristo, el Espíritu Santo me estuvo guiando, pero no me puede guiar más allá de mi “ámbito interior”. Los que han ido creciendo encuentran que el Espíritu tiene “una mayor circunferencia” para guiarte, pero los otros limitan al Espíritu de acuerdo a su estrechez. Por eso la necesidad de crecer y crecer rápido.


A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...