FORJADOR DE UNA VISIÓN 4ta. Parte Oscar Gómez


 

 Sería absurdo decir que el hombre de visión es infalible. Solamente Dios y las sagradas escrituras lo son. Es más, en su labor podrán hacerse cien rectificaciones. Sí, los visionarios se equivocan y conviene que se equivoquen. Sus errores resultarán utilísimos por las correcciones y enmiendas que provocan, por las nuevas pasiones que se encienden, los clamores que desencadenan y las inercias que remueven. El hombre común yerra y persiste orgullosamente en su error, el forjador de una visión, aún cuando se desploma, enciende una chispa y en su fugaz alumbramiento se entrevé alguna cosa o verdad no sospechada antes.

No es menos grande Pablo con sus errores, ni lo son por ello el apóstol Pedro o el anciano Juan. En los hombres de Dios que se equivocan hay una firmeza que a todos infunde respeto. Mientras los contemporáneos ambiguos no despiertan grandes admiraciones, los hombres firmes obligan el homenaje de sus propios adversarios. Hay más valor moral y espiritual en creer firmemente una visión que en aceptar tibiamente una mentira ajena.

El visionario tiene que ser de buen testimonio o no será un visionario. Pero su recta conducta no puede medirse con preceptos corrientes, nadie mediría al Aconcagüa con el metro de carpintero. Siempre la conducta del hombre de visión es inflexible respecto de su ideal. Si busca la verdad, todo lo sacrifica por ella. Si busca la gracia de Dios nada lo desvía. Si el bien, va recto y seguro resistiendo las tentaciones.


En el visionario la pasión y la razón iluminada  se unifican y mediante estos elementos se diferencia del exitista y el falso profeta. El visionario ignora los artilugios para escalar y las estrategias de prosperidad material. En Cristo busca la verdad; y ese afán le basta para vivir. No tiene alma de funcionario, no vive de favores, no simula el mérito. Vive como es, buscando la verdad y decidido a no torcerse un milímetro de ella. 

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ