FORJADOR DE UNA VISIÓN 3° Parte Oscar Gómez



  Las obras del hombre de visión no se realizan en minutos, sino en años. Puede pasar desconocido en su tiempo y ser consagrado por la posteridad. Los contemporáneos no acostumbran a marcar su paso, pero si ha cumplido su misión una nueva generación estará habilitada para comprenderlo.

En vida muchos hombres de visión son ignorados, proscriptos o desestimados. En la lucha por la fama y el éxito pueden triunfar los vendedores de ilusiones, pues se adaptan mejor a las modas reinantes; pero para alcanzar los objetivos de Dios solamente contarán las obras inspiradas por una visión y consolidadas por el tiempo, que es donde prevalece el visionario. Su victoria no depende de homenajes transitorios que puedan otorgarles o negarles los demás, sino de su propia capacidad para cumplir su misión.

El forjador de una visión dura a pesar de todo, es como la palmera que después del huracán sigue firme como si nada hubiera sucedido. Se conoce por la extensa eficacia de su obra y de su ejemplo, más que por las frágiles sanciones de los contemporáneos. Hombres así son necesarios en el devenir de la iglesia.


La magnitud de la obra del hombre de visión se calcula por la vastedad de su horizonte y la extensión de sus acciones. Variando el clima y la hora puede ocurrir su oportuna aparición, cuyo trabajo siempre será fecundo. El será termómetro espiritual de su era, marcará fechas memorables y determinará el curso de la iglesia en su tiempo. Será instrumento valioso del Espíritu Santo para encender nuevamente a los santos. 

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ