EL SUFRIMIENTO Jorge Himitian



Tengamos una actitud correcta ante el sufrimiento

El sufrimiento es un recurso importante que Dios usa para nuestra transformación. El oro solo se purifica en su interior por el fuego. Hay áreas en nuestro carácter que solo con el fuego del dolor son santificados.
Jesús no prometió a sus discípulos una vida sin padecimientos. Lo que sí nos prometió es paz y victoria en medio de las aflicciones (Juan 16.33).
Hoy pareciera que muchos valores del mundo son las pautas de éxito en la vida cristiana: dinero, fama, popularidad, prosperidad, números, gente, poder... ¡Qué poco se habla de la cruz, del sufrimiento, de la disciplina, del vituperio, del sacrificio! etc.
Para mí uno de los versículos más difíciles de entender del Nuevo Testamento es Hebreos 5.8 “y aunque era Hijo, por lo que padeció, aprendió la obediencia”.
 Si el Hijo de Dios necesitó padecer para aprender obediencia, ¡cuánto más nosotros!

Ante el sufrimiento podemos tener tres actitudes:

1- Rebelarnos y amargarnos.

2- Resignarnos sin entender el propósito, como le pasó al principio a Job.

3- Aceptarlo como el perfecto plan de Dios para nuestra purificación, santificación y transformación, hasta que seamos conformados a la imagen de Cristo. Rom.8.28-29

El sufrimiento nos ayuda a ser humildes, pacientes, compasivos, misericordiosos, obedientes, dependientes de Dios, es decir, a parecernos a Jesús, pues produce en nosotros un cada vez más excelente y eterno peso de gloria (2ª Cor. 4.17).


Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ