LOS CUERVOS Y LA VIUDA: Dos proveedores de lujo



En los tiempos de necesidad Dios mismo cuida y alimenta a sus obreros.

El obrero del Señor no debe ser un mendigo.

Hay una gran urgencia de orar y depender de Dios en cuanto a las necesidades.

¡Dios es el mejor de todos los proveedores!

 

    I- LOS CUERVOS  (1° Reyes 17: 1-7)


¿Dónde estaba el restaurante de Elías? ¿Quiénes eran los mozos?

Aunque el sustento humano se acabe Dios provee de manera sobrenatural, él tiene sus propios medios de suministro. Hay abastecimiento en medio de la crisis.

Los cuervos son creación de Dios. En este caso fueron mandados por él para sustentar a Elías.

Existen ocho especies distintas de cuervos, esto nos enseña las múltiples formas en que Dios nos provee.

Cuando termina el sustento de los cuervos no tengamos miedo, enseguida comenzará una nueva provisión. El hecho de que no vengan los cuervos es señal que cambiará la ruta de provisión.

A Dios no se le terminan los recursos, los cambia por otros mejores.

El proveedor es solo un canal de trasmisión, así como los cuervos.

    II- LA VIUDA POBRE  (1° Reyes 17: 8-15)

Como a los cuervos, Dios le dio orden a la viuda para que sustente a su profeta.

La nueva ruta de suministro era una viuda pobre. A Dios le interesa poco si el proveedor es rico o es pobre. Mira el corazón. Ella era un instrumento pleno en las manos de Dios, no hubo obstáculo alguno para que el Señor la usara.

Al obrero de Dios lo único que debe interesarle es que el proveedor ame a Dios, si tiene muchos o pocos recursos no es motivo de preocupación.

Dios proveyó alimento a 600.000 personas durante 40 años en el desierto donde no había nada para comer. Es como alimentar la ciudad de Santa Fe todo ese lapso de tiempo. ¡Cuánto más lo hará con aquellos que confían en él!

Con estos relatos Dios quiere enseñarnos que él es poderoso para utilizar cualquier medio para proveernos.












Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ