Ir al contenido principal

LA CONFESIÓN Oscar Gómez

                       


Las personas llevan cargas muy pesadas en su interior, preocupaciones, pecados, cuestiones no resueltas en su corazón, etc. Para estas cosas Dios proveyó un medio efectivo de liberación que es la confesión. (Stgo. 5:16)

I- ¿QUÉ ES LA CONFESIÓN?

Es abrir nuestra vida y corazón, contar lo que sucede en nuestro interior. Puede ser que confiese una lucha, una carga o pecados. (Hechos 19:18)

La confesión es el remedio de Dios para la culpa y la tristeza. A veces la “mochila” es demasiado grande. Es necesario ser libres.

Es el medio para estar a cuenta con Dios y con las personas, produce acercamiento. Como cuando pagábamos la libreta del almacén.
(Isaías 1: 16-18)

La confesión viene junto con el arrepentimiento y el bautismo.
(Mateo 3: 5-6)

II- ¿QUÉ DEBEMOS CONFESAR?

Aquellas cosas que el Señor nos indica.
Nuestros pecados.
Ofensas, críticas, murmuraciones. “Hable mal de vós, perdoname”
Malas palabras, groserías.
Malos tratos (verbales o físicos) hacia nuestra esposa, hijos o semejantes.
Pecados sexuales.
Pecados secretos (fumar, tomar alcohol, concurrir a lugares de dudosa moralidad a espaldas de los hermanos)
Nuestras rebeliones (abiertas y ocultas)
Tengamos en cuenta que miles de personas se llevan sus pecados, sus “secretos” a la tumba. (Romanos 2: 15-16)
También podemos contar nuestras preocupaciones, cargas, luchas, malas decisiones, etc.

III- ¿CÓMO DEBE SER LA CONFESIÓN?

Confesar con claridad nuestros pecados. No la parte que nos conviene o que no nos avergüenza.

Con humildad, dolernos de nuestras malas obras, no orgullosos por lo que hicimos. Algunos se agrandan al contar su historia antes de conocer al Señor. “Yo era el más vivo del barrio” “El que salí con más chicas”.

No “obligar” a nadie a la confesión. “Dale, confesá” no sirve. Tiene que venir por convicción.

Todos deben confesar sus faltas. Líderes, hermanos antiguos y los recién convertidos.

No se recomienda confesar en un grupo de personas. No todos comprenderán la situación. Tampoco abrir el corazón al primero que tenemos por delante.

No hay que demorarse en confesar los pecados. Seamos libres cuanto antes. Una pareja de novios habían mantenido relaciones sexuales durante un año y no lo habían confesado. Su carga de pecado era muy grande.

IV- ¿CÓMO DEBE SER LA PERSONA QUE RECIBE LA CONFESIÓN?

Tiene que saber encaminar aconsejando bíblicamente. No lo que dijo San Martín o Sarmiento.

Debe amar a Dios y a las personas.

El confesor necesita ser un buen oidor, que preste atención a lo que le dicen. Para el otro es muy importante abrir su corazón.

Tiene que ser un cristiano maduro, que no se escandalice, que sepa que el hombre suele caer muy bajo. Sin embargo debe ser firme para no entrar en condescendencia con el pecado.

¡Cuidado con los “amigos” que dicen: “todo está bien” cuando no lo está!

El que recibe una confesión no debe ventilar lo que le contaron. Si lo descubre habrá serios problemas. No obstante, si el pecado afecta a la iglesia debe llevar la situación al liderazgo. (Efesios 5:11)

No condenar a la persona. “Lo que hiciste ni Dios te lo perdona”. La charla tiene que terminar con el perdón de Dios, con libertad y ganas de recomenzar por parte del que confiesa.

 V- COSAS A TENER EN CUENTA

La confesión nos acerca a Dios y a las personas. Es la única solución para el pecado que no se arregla con plata, con asistir a más reuniones, con caminatas, con promesas, etc. ¡Hay que abrir el corazón!

Confesar y apartarse del mal, no seguir haciendo lo mismo. “Vete y no peques más”

Cambiarnos de iglesia o mudarnos de ciudad no soluciona el problema de pecado porque lo llevaremos a cuestas a donde quiera que vayamos. Aquel joven que fue advertido de su conducta y se cambió de congregación.

Si aquella persona que ofendí vive lejos puedo llamarla por teléfono o procurar comunicarme de alguna manera.

Si alguno viene a confesarte una ofensa prestale atención y concedele un perdón genuino. Existe el “perdón barato”. No le digas como el título de la novela mejicana “Que Dios te perdone, yo no” (Colos. 3:13).

A algunos habrá que confrontarlos con su pecado o su mala conducta aunque le duela,  así como hizo el profeta Natán con el rey David.

La confesión nos hace sentir livianos, perdonados y aptos para seguir sirviendo a Dios.

Todos debemos tener un hermano con quien podamos abrir nuestro corazón, confesar nuestras faltas, que nos ayude a perseverar en el camino de Cristo.

Seamos sensibles, sencillos y abiertos. Que el pecado no nos endurezca. Ser como la cera no como el cemento.

Salmo 103: 1-5
































Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

Cada monte en las escrituras representa una experiencia espiritual, un momento y una circunstancia que vive el cristiano. Los montes son significativos y a través de ellos veremos donde nos encontramos, cuales todavía no hemos transitado para seguir en el proceso de crecimiento en nuestra vida.
EL SIGNIFICADO DE LOS MONTES

GÓLGOTAMonte de la renuncia y muerte del “yo Mateo 27:33 Se trataba de una ligera elevación de la tierra con la forma de un cráneo fue del recinto de la ciudad de Jerusalén. Calvario es el nombre latino. Fue ahí donde nuestro Señor fue crucificado y todos nosotros morimos con él. -Todo aquel que quiera venir a Cristo Jesús deberá pasar por el monte calvario, renunciar a todo y darle muerte al “yo” -Este monte es el más esquivado, más olvidado en el cual nadie quiere transitar, pero es el primero. -Si no pasamos por él seguimos tan terrenales y superficiales como antes, no se producen cambios provechosos en mi vida espiritual. Es exponerse a la vergüenza, al menosprecio…

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

Los viajes en crucero se han convertido en uno de los atractivos turísticos de hoy. Hay una gran demanda para pasear en estos hermosos barcos. ¿A quién no le gustaría navegar en ellos con todo el confort que tienen y la última tecnología? Quisiera hablar de:
EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LAS ESCRITURAS”
En la Palabra de Dios encontramos otros términos para referirse a barco: “barca” o “nave” (en ese tiempo los barcos eran las únicas naves)
I- BARCOS DE LOS QUE DEBEMOS BAJAR URGENTE
1. El barco de la desilusión
Juan 21:3 “Dijo Simón: Voy a pescar y ellos dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y subieron en una barca; y aquella noche no pescaron nada”
Los discípulos estaban desilusionados, el maestro había muerto y el proyecto de reino abandonado. Pedro volvió a su oficio de pescador y los otros lo siguieron. ¿Qué es desilusión? Desengaño, decepción, desencanto. Impresión que se experimenta cuando alguna cosa no responde a las expectativas que se habían creado. Pérdida de la ilusi…

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ

                                                                                   13 de Noviembre 2010 San Nicolás  
Un motor es una máquina formada por un conjunto de piezas o mecanismos fijos y móviles, cuya función principal es transformar la energía química en energía mecánica o movimiento.    Cuando ocurre esa transformación de energía química en mecánica se puede realizar un trabajo útil como, por ejemplo, mover un vehículo automotor como un coche o automóvil, o cualquier otro mecanismo, como pudiera ser un generador de corriente eléctrica.    En cualquier artefacto el motor es fundamental, sin él no funciona. De que vale tener un automóvil nuevo sin motor.   El Espíritu Santo es el motor del discípulo. La persona del E.S. nos fue dada para entrar y ver el reino de Dios. Para transitar el camino y poder llegar a la meta. Es decir que el P.C.M. no puede ser experimentado sin el E.S.    Quisiera hablarles de: 9 BENEFICIOS DEL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO
Por supuesto que son inconta…