EXAGERADOS PARA DIOS Oscar Gómez



Hace poco leí esta frase: “Los exagerados son necesarios para el desarrollo de la sociedad”, enseguida pensé que este 2015 Dios espera la manifestación de discípulos exagerados en favor de sus intereses.
                   
 Los exagerados para Dios son los que se exigen, hacen más allá de sus fuerzas y de sus recursos. Demasiado apasionados por las cosas del reino para el gusto de la mayoría que dice “no es necesario dedicar tanto…”
El exagerado es alocado, llama la atención, no es común, es protagonista tal vez sin darse cuenta. Esta al límite, vive “al filo”. Tomando la frase inicial, los exagerados para Dios son indispensables para un progreso más acelerado de la iglesia, porque intensifican las obras, ponen fuego contagiando a otros. Sin embargo, Dios siempre les pone delante una tendencia antagónica que los equilibra y frena en el sentido saludable del conjunto, se trata de hermanos maduros que lejos de obstaculizarlos los encauzan con su buen criterio y coherencia para que no se salgan del cuerpo y caminen con la hermandad, aunque son adelantados por naturaleza.

En realidad, los que establecen y dejan algo, alguna huella, marca o surco, algún fruto en esta tierra son los exagerados para Dios.

1. Exagerados en dar

Zaqueo (Lucas 19:8) “La mitad de mis bienes doy a los pobres”. La verdadera conversión produce un nuevo corazón propenso a dar más de la cuenta. Pregunto: ¿Cuánto se demora la conversión en llegar desde el corazón al bolsillo?

Los de Macedonia (2° Corintios 8:1-4) Frente a la necesidad de otros hermanos “abundaron en riquezas de su generosidad” “han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas” Era un privilegio para ellos participar en la ayuda de los santos. Eran exagerados en sus donativos.

2° Corintios capítulo 9: Este es el epicentro, la médula del nuevo pacto para los cristianos de todos los tiempos en cuanto al dar.

 2. Exagerados en los encuentros.

Los primeros cristianos (Hechos 2:42 y 5:42) “Todos los días” nos habla de intensidad de relación. Me refiero a frecuentes encuentros, a relaciones que producen fruto. Nuestros primeros hermanos no tenían cultos todos los días, sino que “no cesaban de enseñar y predicar a Jesucristo”. Hoy en la casa de Juan, mañana en la de Pedro, pasado en el pórtico de Salomón. No “mataban el tiempo”. El Espíritu Santo los conducía al cuerpo, su nueva vida anhelaba el pueblo de Dios. Hagamos planes este año para estar con los discípulos, en el grupo casero, en las salidas a otras localidades, en la iglesia, en los encuentros especiales.

3. Exagerados en la misión

Jesús (Mateo 9:35) Recorría todas las ciudades y aldeas ¡Esto es demasiado para nosotros! Señor ¿No te conformas con un pueblo? Trató de no saltar ninguna localidad. La compasión por los perdidos desbordaba, abarcaba, saturaba todo lo que tocaba. Los veía como ovejas sin pastor.
Hay muchos pueblos que necesitan la Palabra de Verdad, la posibilidad de aceptar o rechazar a Jesucristo. Este debe ser un año de intenso movimiento en la evangelización. Al final de la temporada procuremos plantar comunidades en nuevas ciudades.

Pablo (Rom. 15:18-19) “Todo lo he llenado del evangelio de Cristo” ¡Otro exagerado! Se consideraba deudor de todos ¿Qué les debía? El evangelio de Cristo. Al pasar los años siempre servimos en el mismo reducto, barrio, pueblo o ciudad. A Pablo el mundo le quedaba chico para abrazarlo, era una pequeña aldea. No tenía Wi-fi, ni automóvil, ni siquiera plata. Estaba cautivado, obsesionado por la salvación de las personas. Este sentir lo convirtió en “un exagerado para Dios”

Volvamos a utilizar mapas, subrayar, clamar por las ciudades y visitarlas, en equipos pequeños o grandes, un solo matrimonio, dos matrimonios, una familia con sus hijos, un grupo casero, dos o varios grupos caseros ¡Hay que salir en el nombre del Señor y bajo su dirección!
   
4. El "ranking" de los exagerados

Abraham al entregar a Isaac  (Génesis 22:2 y 10-12) Se trataba de lo que más quería. Tuvo que trasladarse con su hijo antes de ofrecerlo. ¿Qué pensamientos habrán invadido la mente del patriarca en ese trayecto? ¡El era un exagerado en la entrega y el compromiso!

Los valientes de David al buscar agua del pozo de Belén (2° Samuel 23:15-17) Estos hombres fueron al peligro, diríamos unos “kamikazes”.  Eran “el brazo extremo de David”. Buscaron agua para el rey sin importarle sus vidas. Sin lugar a dudas fue un sacrificio extravagante.

El hermano Epafrodito (Filip. 2: 25-30) Expuso su vida por la obra de Cristo ¡Gran obrero de Dios!

Jesús (Filip. 2: 5-11) ¡Primero en el ranking! ¡El más exagerado de todos! Siendo Dios se hizo hombre y habitó entre nosotros. Dejó la gloria y se humilló. Vino para hacer la voluntad del Padre. Despojarse de algo es sacarlo con violencia ¡Cristo se desprendió, se desplazó para agradar al Padre y por amor de nosotros! Por eso Dios lo exaltó, lo puso en alto y le dio un Nombre que es sobre todo nombre. ¡Aleluya!

       ¿Te animás este año a ser un exagerado para Dios?









               


Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ