EL VACÍO DE LA VIDA Y DE LAS CONVICCIONES Oscar Gómez


     

Cómo utilizarlo para el avance del Reino de Dios


El ataque terrorista en Francia y los hechos de violencia que sucedieron en varios países de Europa dejó consternado al mundo entero. El primer ministro inglés, expresó su profunda preocupación porque el reino unido se enfrenta a una "lucha generacional" contra un enemigo extremista y violento. Se calcula que entre 400 y 500 jóvenes que luchan en Irak y Siria son británicos de nacimiento. Cameron dice que unas de las razones fundamentales es la búsqueda de identidad propia, hay una generación joven en el reino unido que tiene dificultades para forjarse una identidad, especialmente en una sociedad globalizada. Otro informe pone al descubierto que al año desaparecen entre 30 y 40 jóvenes españoles que se unen a los grupos extremos en medio oriente.
Hasta donde sabemos este fenómeno todavía no llegó a Latinoamérica, sin embargo el vacío de las personas, especialmente de los jóvenes, siempre fue blanco de captación del enemigo de Dios.

I- ¿Qué hacemos los discípulos de Cristo ante el gran vacío de la vida y de convicciones de la gente?

Los grandes pensadores de todos los tiempos mencionaron en algunas de sus tesis el denominado “vacío existencial” es decir ¿Para qué vivo? y “el vacío ideológico” ¿Para quién vivo?

El matemático, físico y filósofo francés Blaise Pascal expresó: “En el corazón de todo hombre existe un vacío que tiene la forma de Dios. Este vacío no puede ser llenado por ninguna cosa creada, únicamente por Dios, dado a conocer por Cristo Jesús", también San Agustín dijo que “dentro del hombre existe un hueco del tamaño de Dios”. Lejos de las respuestas teóricas que podamos dar, tiene que ver con el tiempo que dedicamos al propósito de vida que abrazamos.
La gente siempre espera alguna corriente salvadora. Satanás, aprovechando esta necesidad,  intenta penetrar a través de las ciencias, de la educación, de propuestas inmorales, de las drogas, de las ciencias ocultas, etc. Una multiplicidad de ofrecimientos, para todos los gustos.
El sistema imperante con su punto de vista humanista y materialista de la vida demostró su incapacidad para solucionar los problemas de la humanidad. Por supuesto que todas estas cosas estaban presentes durante el ministerio terrenal del Señor Jesús.

II- “La parábola del dueño de la viña”

Jesús mediante este relato nos enseña cómo aprovechar el vacío de las personas en beneficio de los intereses de Dios.

Mateo 20:1 al 8  “Porque el reino de los cielos es semejante a un hombre, padre de familia que salió por la mañana a contratar obreros para su viña. Y habiendo convenido con los obreros en un denario al día, los envió a su viña. Saliendo cerca de la hora tercera del día, vio a otros que estaban en la plaza desocupados; y les dijo: Id también vosotros a mi viña, y os daré lo que sea justo. Y ellos fueron. Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo. Y saliendo cerca de la hora undécima, halló a otros que estaban desocupados; y les dijo: ¿Por qué estáis aquí todo el día desocupados?  Le dijeron: Porque nadie nos ha contratado. El les dijo: Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo. Cuando llegó la noche, el señor de la viña dijo a su mayordomo: Llama a los obreros y págales el jornal”

1. Los protagonistas del relato

a. Los desocupados.

Hoy no solamente tenemos desocupados laborales, hay desocupados en las ideas, desocupados en su mente, desocupados sentimentales, desocupados en su tiempo (aunque trabajen les quedan muchas horas libres). A éstos el dueño de la viña les preguntó ¿por qué están desocupados? Y dijeron: “porque nadie nos contrató” ¡Esta respuesta tiene que conmovernos!

Como discípulos de Cristo debemos alcanzar a estos desocupados, predicarles el evangelio del reino, invitarlos a formar parte del pueblo del Señor. Todavía hay gente que tiene un cartel que dice “Disponible” que nos está esperando. ¡Dios continúa transformando vidas!

b. Los obreros potenciales.

El dueño de la viña buscó obreros, no asistentes, el asistente que no está activo por lo general critica al que puso las manos en el arado. Los contrató para que trabajaran en su campo, no para participar de un espectáculo. La iglesia necesita gente que trabaje, que se “arremangue”. Los obreros son los que producen obras, aquellos que colaboran en la misión. Este año pensemos en multiplicar ayudantes y discipuladores.

c. El dueño de la viña.

Este hombre era responsable, estaba ocupado en que la viña produzca. Era “un hombre” no un profesional y “padre de familia”. No es necesario practicar el celibato o ser soltero, con una familia también se puede servir al Señor.

Hay una descripción en el relato que nos debe movilizar, sacar de la quietud:

“Salió por la mañana” (Entre las 6 y las 7)
Saliendo cerca de la hora tercera” (Las 9 de la mañana)
Salió otra vez cerca de las horas sexta y novena, e hizo lo mismo”. (Las 12 del mediodía y las tres de la tarde)
“Y saliendo cerca de la hora undécima” (Las cinco de la tarde)

¡Este hombre salió, salió y salió! La iglesia debe salir, salir y salir.
De acuerdo a nuestra agenda semanal veamos los momentos en que podamos anunciar las buenas nuevas de Jesucristo.

El hacendado no le prometió grandes riquezas, ni exagerado salario, les dijo “Id también vosotros a la viña, y recibiréis lo que sea justo” ¡Cuidado con lo que prometemos a la gente!

III- Tengamos en cuenta que:

·      El vacío de las personas se puede manifestar en cualquier momento de su vida, en la niñez, en la juventud, en la adultez o ancianidad. Sea por una crisis, una enfermedad o simplemente por la falta de sentido o razón de su existencia.

·      Nosotros somos los encargados de buscar a los “desocupados” y hacerlos discípulos del Señor. Si no lo hacemos Satanás enviará a sus emisarios. No obstante, es necesario expresarles claramente de qué se trata, así como hizo el dueño de la viña con sus contratados.

·      Debemos llamar a la gente a participar de la “causa de Cristo” no a adherirse a un credo o disfrutar de buenas relaciones humanas.

·      Hay que salir con mucha frecuencia, si predicamos “una vez cada tanto” no veremos los resultados.

·      La viña del Señor, su iglesia, todavía necesita contratar muchos obreros.
















Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ