Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 17, 2014

EL ESPIRITU SANTO ES EL PROTAGONISTA DE LA OBRA 2° Edición Alfredo Muzzi

Jesús vivió entre los hombres mostrando el carácter del Padre. Les comunicó las palabras del Padre. Les habló y enseñó la doctrina del Padre. Dedicó su tiempo a doce personas que llamó “sus discípulos”, a estos los apartó para que estuviesen con él, les dio autoridad y luego los envió a la misión. Jesús confió en la obra posterior que el Espíritu Santo iba a hacer en ellos. (1)Estas cosas os he hablado, para que no tengáis tropiezo. (2) Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que rinde servicio a Dios. (3) Y harán esto porque no conocen al Padre ni a mí. (4) Mas os he dicho estas cosas, para que cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había dicho. Esto no os lo dije al principio, porque yo estaba con vosotros. (5) Pero ahora voy al que me envió; y ninguno de vosotros me pregunta: ¿A dónde vas? (6) Antes, porque os he dicho estas cosas, tristeza ha llenado vuestro corazón. (7) Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me…

PEDRO, EL APÓSTOL Hugo De Francesco

   Las primeras palabras de Jesús a Simón Pedro fueron «Venid en pos de mí» (Marcos 1.17). Las últimas: «Sígueme tú» (Juan 21.22).
Entre esos dos desafíos, nunca falló en cuanto a seguirlo en cada paso del camino, aun cuando con mucha frecuencia tropezaba. Cuando Jesús llegó a la vida de Pedro, este simple pescador se transformó en una nueva persona con nuevas metas y prioridades. No llegó a ser una persona perfecta, pero nunca dejó de ser Simón Pedro. Nos podemos preguntar: ¿Qué vio Jesús en Simón que lo llevó a saludar a este nuevo discípulo en potencia con un nuevo nombre: la «roca»? Pedro, el impulsivo, no actuaba como una roca la mayor parte del tiempo. Pero cuando Jesús escogió a sus seguidores no buscaba modelos, buscaba gente real. Personas que podían ser transformadas por su amor, para luego ser enviadas a comunicar que su aceptación estaba al alcance de cualquiera, aun de los que fallaban a menudo. Podríamos preguntarnos qué ve Jesús en nosotros que nos llama a seguirle. Pero …

NUEVO TESTAMENTO DESDE EL LIBRO DE LOS HECHOS I

   Al leer alguna de las cartas de Pablo, ¿alguna vez te has preguntado a quiénes fueron escritas,  cómo eran o qué motivó a Pablo a escribirla? De igual forma al leer el libro de los Hechos de los Apóstoles, ¿te has preguntado en qué año se produjeron esos acontecimientos o en qué momento escribieron sus cartas Pablo, Pedro, Santiago y Judas?
Lo que a continuación presentamos, es una sinopsis dirigida a contestar esas preguntas. Su propósito es proporcionarle al lector una vista panorámica de la iglesia del siglo primero de una manera cronológica en su enmarque socio histórico. Se incluyen también algunas biografías de distintas personas que van apareciendo en la historia bíblica. Este trabajo ayudará al lector a situar las epístolas del Nuevo Testamento de una manera cronológica en un contexto histórico adecuado. Un buen entendimiento de la secuencia de cada libro del Nuevo Testamento es crítico para entender su contenido. (Incidentalmente, los libros que conforman nuestro Nuevo Testa…

LA ENSEÑANZA ES RESPONSABILIDAD DEL PASTOR Jorge Himitian

   La iglesia primitiva no tenía seminarios, pues la iglesia era el ‘seminario’ y cada creyente era considerado un ‘seminarista’. Los obreros no se formaban en la frialdad de un aula académica sino en el contexto normal de su vida y sus relaciones. Los enseñadores eran hombres experimentados en pescar hombres, formar obreros y edificar comunidades. Los pastores no se recibían, sino que eran reconocidos por la ascendencia que habían adquirido por su madurez y el fruto de su ministerio. Los pastores surgían en medio de la comunidad.

Si los pastores nos abocamos intensamente a la formación de discípulos apuntando a estos tres objetivos señalados, estaremos creando el ambiente y la dinámica adecuada para el surgimiento de los nuevos obreros, estaremos perfeccionando a los santos para la obra del ministerio. Hacer bien esta obra significa echar las bases para la formación de nuevos pastores y ministerios.
Es necesaria una estructura de funcionamiento apropiada a esta manera de enseñar.  Por…