Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 8, 2014

VOLVAMOS A LAS CALLES Oscar Gómez

La claustrofobia es la angustia producida por permanecer en lugares cerrados, tenemos que sufrir de “claustrofobia espiritual”, angustia de estar siempre adentro de las casas, del templo, del salón, etc. Ser buenos discípulos no alcanza si no producimos nada. Salgamos de las cuatro paredes cuanto antes.
Jesús pasó más del 80 % de su ministerio en lugares abiertos
Jesús desarrolló la mayor parte su trabajo afuera, al aire libre. También fue la práctica apostólica. Edificó a sus discípulos en las calles y esto daba amplias posibilidades para evangelizar. Creyentes miedosos que quieren quedarse siempre dentro de casa difícilmente darán continuidad a la obra. La escuela de Jesús para entrenar sus discípulos no era una clase de pizarrón, era el trabajo propio con el pueblo en las calles. ¿Alguno me puede decir la dirección donde se reunía Jesús, el día y la hora de reunión? El Padre y el Espíritu operan donde está la necesidad no en las aulas académicas. El aula de Jesús era ir delante de ello…

LA NECESIDAD DE REVISAR Marcos Moraes

(Mayo de 2010, Salvador, Bahía)

    Amados, vamos a leer tres textos de la Palabra.      Comencemos con Ef. 4:11-14
“Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros,  a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo,  hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error.”
    Recientemente, un hermano me hizo una observación: En general hemos leído este pasaje hasta el versículo 13. No hemos leído el versículo 14. Y es este versículo el que nos muestra una de las principales razones de aquello de lo que está hablando el apóstol aquí: La preocupación de Pablo sobre la astucia de los hombres, …

¿QUÉ ES EDIFICAR? Ángel Negro

Edificar es más que resolver los problemas de la gente.
Edificar es completar lo que falta para alcanzar la meta propuesta.
En 1º Tesalonicenses 3:10, el apóstol Pablo confiesa: 
“Día y noche suplicamos a Dios que nos permita verlos personalmente y completar lo que todavía falta en su fe”. 
La meta del apóstol es querer completar lo que todavía pudiera faltarles a los hermanos de Tesalónica en materia de fe.
¿Qué falta? Ésta debe ser la pregunta que debe hacerse todo aquel que sobrevee, supervisa, orienta, enseña, lidera, discipula, pastorea, etc.
    *Si falta fe, hay que edificar fe.     *Si falta amor, hay que edificar amor.     *Si falta servicio, hay que edificar servicio.     *Si falta lectura bíblica, hay que edificar lectura bíblica.     *Si falta orden económico en el hogar o en un hermano,...     *Si falta dominio propio cuando practica deporte,...     *Si falta orden en sus estudios,...     *Si falta higiene,...     *Si falta cuidado de la salud,...     *Si falta honra a su marido,...     …

TODO TIENE SU TIEMPO Ernesto Telo

El Libro de Eclesiastés dice:
"Todo tiene su tiempo y todo lo que se quiere debajo del sol, tiene su hora".
Por eso no puedo recoger el fruto si no he plantado primero el árbol,
no puedo correr si no aprendí a caminar,
no puedo volar si todavía no me crecieron las alas.

"Todo tiene su tiempo , todo lo que se quiere debajo del sol tiene su hora"
Primero escuchar, después hablar,
primero aprender, luego enseñar,
primero creer, luego orar.

"Todo tiene su tiempo, y todo lo que quiere debajo del sol tiene su hora"
antes que levante la casa, pongo el cimiento,
antes que pueda bailar escucho la música,
antes que haga ,todo lo que hay que hacer, doblo mis rodillas.

Y de rodillas escucho, "Todo tiene su tiempo y todo que se quiere hacer debajo del sol tiene su hora", por eso pongo mis oídos en el pecho de Jesús, para que mis corazón lata al compás del suyo, no mas rápido, no mas lento, pues todo tiene su tiempo.
Por eso transito mi día a la par de Cristo, no …