EDIFICAR SOBRE FUNDAMENTO AJENO Oscar Gómez


    


“Y de esta manera me esforcé en predicar el evangelio, no donde Cristo ya hubiese sido nombrado, para no edificar sobre fundamento ajeno”

“Mi gran aspiración siempre ha sido predicar la Buena Noticia donde nunca antes se ha oído el nombre de Cristo, y no donde otro ya ha comenzado una iglesia”


“Pero siempre he procurado anunciar el evangelio donde nunca antes se había oído hablar de Cristo, para no construir sobre bases puestas por otros” 
                                                                                                         
                                                                                              Romanos 15:20

I- Algunos interrogantes

Las siguientes son preguntas genuinas que constantemente me planteo, y a decir verdad, no tengo respuestas claras.

a. ¿Qué es “edificar sobre fundamento ajeno”?

b. ¿El fundamento ajeno es un territorio determinado, un espacio geográfico? ¿Son los creyentes de otra congregación, ovejas ajenas? ¿Es una doctrina o una visión ajena?

c. ¿Cuál es el ámbito de autoridad espiritual de un líder o pastor y por ende su iglesia? ¿Es la localidad donde está establecida? ¿Es su congregación? o ¿Ambas cosas?

d. ¿El pastor o líder que llega primero a una ciudad es la única autoridad allí? ¿Qué ámbito territorial debe tener un líder o pastor y su iglesia? ¿A qué distancia se puede establecer otra comunidad?

e. ¿Qué es más importante, las personas sin Cristo o nuestros ámbitos y estructuras?
 
II- Definición de fundamento
 
Parte inferior de una construcción que soporta y estabiliza al resto de la estructura. Supuestos o principios que sirven como base, o motivación a ideas u opiniones.
Fundamento en griego es la traducción de themelios (Lucas 6:48, 49; 14:29;  Hechos 16:26, etc.) Se usa metafóricamente: Cristo, como fundamento de la Iglesia (1 Corintios 3:11 ); de los apóstoles o profetas como fundamento, del que Cristo es la principal piedra del ángulo (Efesios 2:20 ); fundamento de arrepentimiento (Hebreos 6:1). En el Salmos 11:3: Si fueren destruidos los fundamentos, el término hebreo es shath.

III- Algunos comentarios sobre “Edificar sobre fundamento ajeno”

Ivan Baker sostiene:

Cuando Pablo habla de la obra que Dios le encomendó, manifiesta no querer “edificar sobre fundamento ajeno”, sino hacerse cargo de lo que Dios puso en sus manos para realizar. Pablo no consideraba un deber propio el arriar a todos los demás detrás de sus ideas, ni insistir en que los otros estuvieran de acuerdo con los métodos que él seguía para edificar la Iglesia, sino que se ocupaba de mantener el rumbo que Dios le había presentado aún cuando otros quisieran disuadirlo de esto. Nuestra tarea entonces, no es edificar sobre fundamento ajeno sino ir expandiendo nuestro ministerio conforme a todo lo que hemos recibido y nos ha mostrado el Señor, teniendo constante determinación en afirmar y fortalecer todo lo que está en nuestras manos y que es de nuestra responsabilidad hacer”

Keith Bentson asevera:
                      
“En el fondo, todos creemos que Dios es uno, que el evangelio es uno, lo mismo sucede con la enseñanza moral y espiritual del Nuevo Testamento, como también en lo que se refiere a la misma esencia de la iglesia. Unidad, no división, es el hábitat natural de la iglesia del Señor. Sin embargo, en rigor de verdad, hemos heredado de otras generaciones -y nosotros también hemos producido- diferentes costumbres, prácticas, énfasis y estructuras de gobierno que hacen harto difícil que el pueblo del Señor en una localidad dada viva y funcione como una iglesia unida. De ahí, como mínimo, hace falta elaborar una ética pastoral o una ética de denominaciones, si se quiere. Y no solamente entre pastores de diferentes agrupaciones ó denominaciones, sino entre los que trabajan bajo la misma consigna, a fin de que cada uno pueda saber lo que se espera de él y lo que él puede esperar del otro. Elaborar una ética pastoral no significa inventar algo nuevo, sino tomar conciencia de principios morales que ya existen, ahondar las convicciones personales sobre los mismos, para luego entrar en una especie de convivencia con las personas involucradas ó aludidas. Siempre habrá diferencias de criterio sobre ciertos puntos, y debemos dejar un margen de libertad a unos y a otros. Pero de hecho somos hermanos, y nuestro santo deber es vivir como tales”

Orlando Vivanco comenta:

“Edificar sobre fundamento ajeno no es un fundamento de doctrina, es fundamento de visión. La doctrina de Pedro, Jacobo y Juan era la misma de Pablo y Bernabé, pero tuvieron diferente visión, porque hay distintos fundamentos de visión. Pablo procura guardar la visión que había recibido de parte de Dios y el principio que tenía: NO EDIFICAR SOBRE VISIÓN AJENA”

IV- La necesidad de pureza ética
 
En Romanos 15:20 destaco la ética cristalina con la cual se conducía el apóstol Pablo, él no quería edificar sobre fundamentos que habían sido puestos por otros, sino que constantemente se apresuraba a ir a suelo virgen, estableciendo iglesias que después otros iban a edificar y extender.
Casi todos los discípulos que trabajan con seriedad en la obra del Señor coinciden que “Fundamento ajeno” es algo que ya se edificó o se está edificando,  donde uno no fue el que pasó por el trabajo, la dedicación, el tiempo, las lágrimas y las pruebas que sobrevienen a todo aquel que sirve diligentemente al Señor. Es meterse en una obra donde no tenemos “ni arte, ni parte”. Es dedicarse a los que ya han sido ganados,  como “pescar en pecera ajena”.
Es una especie de “cuatrerismo”, robar ovejas de las iglesias. El llamado no es traer a alguien de otra iglesia, Dios quiere que hagamos un esfuerzo, como lo hizo el apóstol Pablo y prediquemos a quien no conoce el Evangelio. El encargo es trabajar con aquellos que no le ha sido anunciada la Palabra de Verdad. Creo que hasta aquí la mayoría decimos ¡Amén! Y estamos de acuerdo.

Pero....

V- Un camino muy largo

Más allá de procurar “No edificar sobre fundamento ajeno”, partiendo de esta teoría tan convincente hasta llegar a la realidad hay mucho trecho, y ahora me refiero a los que trabajamos bajo la misma consigna, es decir a la familia de la comunidad cristiana.
Por supuesto que no siempre los hermanos son víctimas y las iglesias culpables de los desenlaces, claro que hay gente difícil y caprichosa; no obstante paso a detallar casos concretos de discípulos con sanas aspiraciones y buen corazón.

 a. Un matrimonio que se muda de localidad, después de poner empeño en reunirse en el nuevo lugar de residencia, quiere volver a ser atendido por sus padres espirituales de su ciudad de origen (ya sea por afinidad, tiempo de estar juntos, por conocer su historia, etc.)

b. Discípulos fieles y comprometidos que salieron de su iglesia por algunos de los siguientes motivos:

-        “Ventilaron” una confesión que los expuso ante la congregación.
-        Tuvieron ausencia de buen consejo en cuestiones básicas de la vida.
-        No fueron integrados.
-        Padecieron un liderazgo autoritario,
-        Marcada liviandad y mundanalidad en el seno de la hermandad.
-        No vislumbraron un cauce para el servicio pleno al Señor.
-        Iglesia carente del poder y la manifestación del Espíritu Santo, etc.

Y por alguna de estas cosas buscan cobertura en otro líder o pastor.

c. Localidades geográficamente extensas y con miles de habitantes que no le alcanza el testimonio de una sola comunidad.

d. Un discípulo que está experimentando un fermento renovador en su vida y al trasladarse a otra localidad se encuentra con una comunidad conservadora, tradicional en su estructura y forma de culto, sin entusiasmo y perspectiva, que rechaza de plano el cambio que respetuosamente propone el nuevo discípulo.

e. Comunidades a las que les prometieron visitas frecuentes y al pasar el tiempo fueron dejadas “a la buena de Dios”.

                  ¿Qué hacemos? ¿Cómo tratamos estos casos?....






Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ