DENUEDO: El plus de Dios para la iglesia Oscar Gómez



Una de las cosas que lamentan muchos obreros en la actualidad es la falta de resultados, de efectividad en su tarea evangelizadora. Procuran de muchas maneras y con diversas estrategias, sin embargo el fruto es escaso en relación al esfuerzo realizado.

Al escuchar estas declaraciones me remití al libro de los Hechos y comprobé el abundante fruto de los apóstoles, tanto de individuos como de multitudes que  se convertían al Señor. Entonces encontré una palabra determinante en el crecimiento, no muy común entre nosotros pero sí entre los primeros cristianos, esta palabra es “denuedo”.

    Entonces viendo el DENUEDO de Pedro y de Juan, y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo, se maravillaban; y les reconocían que habían estado con Jesús”   
                                                                                                       Hechos 4:13 

“Y ahora, Señor, mira sus amenazas, y concede a tus siervos que con todo DENUEDO hablen tu palabra”  
                                                                                                        Hechos 4:29

Cuando hubieron orado, el lugar en que estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con DENUEDO la palabra de Dios” 

                                                                                                        Hechos 4:31

Entonces Pablo y Bernabé, hablando con DENUEDO, dijeron: A vosotros a la verdad era necesario que se os hablase primero la palabra de Dios; mas puesto que la desecháis, y no os juzgáis dignos de la vida eterna, he aquí, nos volvemos a los gentiles”   
                                                                                                      Hechos 13:46

Por tanto, se detuvieron allí mucho tiempo, hablando con DENUEDO, confiados en el Señor, el cual daba testimonio a la palabra de su gracia, concediendo que se hiciesen por las manos de ellos señales y prodigios”                                                                                 
                                                                                                      Hechos 14:3

Y comenzó a hablar con DENUEDO en la sinagoga; pero cuando le oyeron Priscila y Aquila, le tomaron aparte y le expusieron más exactamente el camino de Dios”     
                                                                                                     Hechos 18:26

Y entrando Pablo en la sinagoga, habló con DENUEDO por espacio de tres meses, discutiendo y persuadiendo acerca del reino de Dios”    
                                                                                                       Hechos 19:8

 “y por mí, a fin de que al abrir mi boca me sea dada palabra para dar a conocer con DENUEDO el misterio del evangelio”
                                                                                                       Efesios 6:19

por el cual soy embajador en cadenas; que con DENUEDO hable de él, como debo hablar”    
                                                                                                       Efesios 6:20:

“pues aun habiendo antes padecido y sido afrentados en Filipos, como sabéis, tuvimos DENUEDO en nuestro Dios para anunciaros el evangelio de Dios en medio de gran oposición”    
                                                                                       1° Tesalonisenses 2:2

La palabra “DENUEDO”

El denuedo es esa energía que da una total confianza en Dios para hablar de él, libremente y con seguridad, a pesar de las circunstancias adversas. El término griego del original (parrhêsia), da la idea de hablar libremente, sin reservas,
abierta o públicamente. Si en primer lugar se refiere al habla, también significa ser valeroso, actuar con confianza e intrepidez.
También significa “sin nudos”. Su raíz del latín: “nodus”, sin ataduras ni mordazas, libre, audaz, arrojado, valiente.
Denuedo parece una palabra para las reuniones, pocas veces la usamos y con menos frecuencia la ejercemos. El denuedo puede ser definido como el valor para dar testimonio del Señor sean cual fueren las circunstancias, el lugar o las personas ante quien estemos, respaldado por una vida honesta y transparente. Se sustenta en la convicción de los valores en nuestra vida y en la congruencia de nuestros actos con esos valores. La palabra clave aquí es ACTUAR.

No puede haber denuedo en el pensamiento. El denuedo siempre será una acción visible.

Por supuesto, no es fácil definir que es denuedo, sabemos cuando actúa porque produce convicción, frutos para el Señor. Es un “plus de Dios” para sus hijos. Sin él quedamos estériles.
Pensemos en este año que está finalizando ¿Actuó el denuedo en nosotros? ¿Lo hemos pedido a Dios? ¿Cómo podemos saber si operó? Es fácil: Si hubo una buena cosecha espiritual es porque estuvo presente, si no recogimos nada, entonces no.


El denuedo es un instrumento ofensivo, no defensivo, toma la delantera, sale al cruce, a la palestra con el evangelio del reino de Dios.

El denuedo es lo que más teme Satanás de los cristianos, porque sabe que si obra en ellos se tornan imparables.

Cuando hay denuedo suceden cosas que no esperamos, ocurre de todo menos lo que programamos. La actividad evangelística se convierte en una sorpresa tras otra. Y al ver esto, lo anhelamos más y más hasta no querer salir sin él, así como el apóstol Pedro.

No podemos hablar de una iglesia renovada si no está presente el denuedo, puede ser una iglesia “retocada” pero no renovada. El denuedo es el principal indicativo que la iglesia se renovó. Actuar con valentía, sin ataduras ni mordazas es la señal inequívoca de ello.

¿Dónde debe actuar el denuedo?

Cuatro áreas donde lo necesito:

a. En mi trabajo
b. En mi casa
c. En las decisiones de mi corazón.
d. En el trato con mis semejantes.

En definitiva:

1. Pidamos denuedo al Señor antes de salir, porque viene de él.

2. Recordemos que el denuedo es un instrumento fundamental para el crecimiento.

3. Seamos una iglesia sin nudos, sin ataduras ni mordazas, libre para servir a
    Cristo, llena del denuedo de Dios. Amén.












Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ