SÍNTESIS DE LA ÚLTIMA REUNIÓN

 

   Paulatinamente el salón de usos múltiples se completaba mientras las alabanzas se oían aún fuera del recinto. El nombre del Señor fue engrandecido, proclamado Rey, Señor, Maestro y Buen Pastor. En medio de los cánticos un hermano nos dijo: “debemos observar las señales que están aconteciendo en la creación, en Israel y en la iglesia simultáneamente, y mediante ellas estar apercibidos cuando el Señor vuelva. Es tiempo de predicar el evangelio y no callar”. Antes del ministerio de la palabra, la congregación fue informada de las últimas noticias de nuestros hermanos que por estos días están sirviendo al Señor en países islámicos.


Víctor Rodríguez, recién llegado de ministrar en Chile. “No transigir” fue el título de su mensaje. Como introducción mostró a través de las sagradas escrituras que Satanás es un vil comerciante. (Ezequiel 5: 16, 28) La primera “venta” fundada en la mentira fue hecha a Eva y le fue bien; transcurridos varios siglos lo intentó con Jesús en el desierto pero no logró su cometido. En primer lugar nos dijo que el diablo nos insta a “no ser tan inflexibles con la verdad”, a “aflojar un poco”, busca que negociemos haciendo concesiones con los principios y los mandatos del Señor. “Transigir es consentir en parte con lo que a Dios le repugna. Estar tranquilo con aquello que Dios aborrece. Satanás siempre propone transigir, a hacer trato”.
   Como base de su ponencia nos llevó al relato de Éxodo, cuando el pueblo de Israel salió de Egipto, figura del sistema imperante. En varias ocasiones el Faraón, máximo gobernante que representa a Satanás, quiso comerciar con los israelitas. Primero les dijo que rindan culto a Dios en Egipto, es decir que seamos cristianos sin romper por completo con el mundo; después propuso que no se vayan tan lejos de Egipto, para que puedan regresar en cualquier momento. Víctor nos desafió a “tomar distancia del mundo” estando lo más lejos posible de su influencia. También Satanás quiere comerciar con nuestros hijos, dice “ustedes vayan y sirvan a Dios pero dejen a sus niños”.
Con mucha carga nos advirtió al final del mensaje que cuidemos a nuestros hijos de la corrupción moral que va ganando terreno en la sociedad y les enseñemos el bien (Sal. 34: 11 y 14)”







Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ