LAS CORONAS DEL CRISTIANO Oscar Gómez

 
Según el diccionario se denomina corona  al aro que se coloca sobre la cabeza, generalmente como adorno, en señal de premio o como símbolo de nobleza o dignidad; puede ser de diversos materiales. "La corona de un rey; la corona de laurel de un héroe romano; la corona de flores que solían llevar las novias en la ceremonia nupcial, etc." Cuando se trata de un monarca se lleva a cabo un acto de coronación en presencia del pueblo.

En las escrituras hallamos diversas clases de coronas, que seguramente se irán sucediendo en los distintos momentos de la vida de un cristiano.


  
     El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y          misericordias;  (Salmo103:4)

I- Corona de favores y misericordias
El Señor me coronó de favores a lo largo de mi vida en Cristo. El hecho de poner en mi camino la persona que me llevó a sus pies, la llenura del Espíritu Santo, el trabajo que me concedió y el cuidado que tuvo cada día. En realidad son innumerables todos sus favores y misericordias, casi que no se pueden contar. Esta es la corona que el Señor nos promete en el trayecto hacia la meta. No nos olvidemos de sus favores y misericordias.

     La mujer virtuosa corona es de su marido: Mas la mala, como         carcoma en sus huesos (Proverbios 12:4)
II- La esposa también es corona
La mujer que posee virtudes es una corona a su marido. Es corona cuando lo respeta en privado y en público, no lo deja mal parado. Es corona cuando lo atiende en sus necesidades al llegar del trabajo, en su enfermedad o momentos críticos. Cuando es una verdadera compañera. De lo contrario dice la escritura que es “carcoma a sus huesos” Carcoma es persona o cosa que mortifica y consume, que poco a poco va gastando y consumiendo todo ¡Qué importante que la mujer sea corona de su marido! Por ahora los solteros deben conformarse con la corona de favores y misericordias.

   Corona de honra es la vejez, Que se hallará en el camino de             justicia. (Proverbios 16:31)
III- Corona de la vejez
Para Dios la vejez es una etapa de honra en la vida, lejos del concepto que tiene la sociedad actual. La vejez es corona cuando estamos en Cristo habiendo perseverado en la fe a través de los años, es corona cuando se mantiene intacta la visión del reino del Dios, ha formado discípulos, tejido relaciones estrechas y experimentado la misión. Es cuando la ancianidad no es ocaso sino amanecer.

Y le visten de púrpura; y poniéndole una corona tejida de espinas, (Marcos 15:17)
IV- Corona de espinas
Muchas veces, así como Jesús, la corona de espinas es el premio a nuestra entrega y compromiso, nadie dijo que al final habría aplausos o multitudes de pie ovacionándonos. En Jesús, la corona de espina fue el “premio” que recibió por hacer lo bueno, el castigo por ser justo, fue en señal de burla de parte de los que no lo conocían.
“Hay quienes prefieren labrarse coronas de laurel, pocos coronas de espinas. Escribió el poeta alemán Christian Friedrich Hebbel muy acertadamente: “Las coronas de laurel son arrebatadas por un soplo de brisa; contra las coronas de espinas, nada puede la tempestad”. Saludos respetuosos a los coronados e incluso a los campeones sin corona” Hermes Varillas Labrador
La corona de espinas representa el tiempo de aflicción, de pruebas, de adversidades, es el “vía crucis”, el “calvario” de los hijos de Dios. Es una porción casi inexorable. Esta corona lastima, duele, saca lágrimas y sangre. Según Dietrich Bonhöeffer el dolor es un ángel sacrosanto que saca lo que tenemos en nuestro interior. En algunos es más cruenta que en otros.

V- La corona de la vida: Galardón final para los fieles de Dios.

Y todo aquel que lucha, de todo se abstiene: y ellos, á la verdad, para recibir una corona corruptible; más nosotros, incorruptible. (1° Corintios 9:25)
 Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo á mí, sino también á todos los que aman su venida. (2° Timoteo 4:8)

Bienaventurado el varón que sufre la tentación; porque cuando fuere probado, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido á los que le aman. (Santiago 1:12)

No tengas ningún temor de las cosas que has de padecer. He aquí, el diablo ha de enviar algunos de vosotros á la cárcel, para que seáis probados, y tendréis tribulación de diez días. Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida. (Apoc. 2:10)

a. Corona incorruptible para los que disciplinan sus vidas hasta el final.
b. Corona de justicia para los que aman su venida.
c. Corona de vida para los que soportan la tentación.

¡NUESTRO REY JESÚS LUCE UNA CORONA DE ORO SOBRE SU CABEZA, PREMIO A SU VICTORIA EN LA CRUZ! ¡ALELUYA!

Y miré, y he aquí una nube blanca; y sobre la nube uno sentado semejante al Hijo del hombre, que tenía en su cabeza una corona de oro, y en su mano una hoz aguda. (Apoc. 14:14)

¿Qué nos corresponde a nosotros hoy?

1.    Defender nuestra corona. Apoc. 3:11
2.    Tener la actitud de los ancianos. Apoc. 4: 10 y 11

Al mismo tiempo, los veinticuatro ancianos se arrodillaban ante él para adorarlo. Se quitaban las coronas y las colocaban en el suelo, ante el trono, y decían: Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

3.    Coronar al verdadero Rey, al gran Campeón, a Jesús el Señor. Hebreos 2:9

Pero vemos a aquel que fue hecho un poco menor que los ángeles, a Jesús, coronado de gloria y de honra, a causa del padecimiento de la muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos.


Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ