LA IMPORTANCIA DE LOS OBJETIVOS Oscar Gómez

                          




“Yo te di la gloria aquí en la tierra, al terminar la obra que me encargaste”.   
                                                                 
                                                   (San Juan 17:4 Versión  Whole Chapter)


·      Objetivo es el  fin que se persigue, el blanco donde se apunta, meta, ideal.

·      Cada cristiano debe tener sus propios objetivos, es triste no tener ninguno.

·      La historia del cristiano comienza cuando se establece objetivos. Antes solamente deambulaba.

·      Cuando un cristiano sacrifica sus objetivos en el altar de las cosas inmediatas envejece y muere en vida.

·      El cristiano no necesita programas, ni más reuniones, sino tener objetivos nobles para servir al Señor.

·      El que pone la mirada y aplica el corazón a sus objetivos sabe  hacia donde va. Desviarse temprano de ellos implica una adultez sin frutos, ni obras, ni resultados.

·      El enamorado de sus objetivos es material explosivo, es dinamita, fuerza de imán y sentencia sus palabras. Contagia e incendia todo y todos los que lo rodean, despierta a los adormecidos, mueve voluntades y las atrae a su propio camino.

·      El cristiano con objetivos en Dios aspira cada amanecer el perfume de nuevas flores, que son sus sueños.

·      Un cristiano sin objetivos es una sombra que se pierde en medio de la multitud, sin pena ni gloria.

·      Para llegar a ser un cristiano fructífero hay que llevar las acciones hasta donde vuela la visión. Así como el águila abre sus alas y se eleva hacia el cielo.

·      No basta en la vida plantearse objetivos, es necesario aplicar todo esfuerzo y toda inversión de tiempo y recursos en su realización.
·      Para el cristiano con objetivos, el Espíritu Santo no es solamente poder sobrenatural, es fuerza inteligente que lo impulsa, lo lleva hacia su meta. No se “divierte” con el Espíritu Santo y sus manifestaciones, lo necesita para avanzar al blanco, así como el avión a las turbinas.

·      El cristiano debe orar antes de avanzar, si no marchará en sus propias fuerzas y en algún punto se detendrá. La oración aceita y vigoriza las acciones.

·      La confianza y la fe en Dios es vital en todo el trayecto hacia los objetivos. Sin esto, podemos perdernos en el camino sin darnos cuenta.

·      Establezcamos objetivos dignos en Dios y ajustados a su Palabra. Para esto es necesario la oración, el lápiz y un cuaderno.
















Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ