CUIDADO CON NIVELAR HACIA ABAJO Oscar Gómez

               

Hace poco alguien dijo que el fútbol argentino está nivelando hacia abajo, dando a entender que equipos de categorías más bajas compiten plenamente con los de las más altas, y hasta le ganan los partidos. Este comentario me llevó a pensar que también la iglesia corre el mismo peligro de estar nivelando hacia abajo. El nivel moral, espiritual y de compromiso que el Señor proyectó muchas veces se ve “en caída libre” en ciertos sectores y organizaciones cristianas.

·      El movimiento de renovación espiritual niveló hacia abajo.

El mover del Espíritu Santo acaecido a principios del 1960 que dio lugar a la formación de la así llamada Comunidad Cristiana trajo un alto nivel de luz espiritual a toda Iglesia del Señor. Se descubrieron verdades que siempre estuvieron pero que no las veíamos en todo su fulgor; el Reino de Dios, el Señorío de Jesucristo, la adoración en espíritu y en verdad, la familia, la indisolubilidad del matrimonio, el hacer discípulos, la santidad, la unidad de la iglesia, la evangelización, entre muchas cosas más, fueron los puntos más sobresalientes de este movimiento y claramente comunicados por sus precursores.
Sin embargo, entiendo que muchas de estas verdades han perdido su fuerza, su calor en nuestros corazones y se fueron debilitando. La evidencia es que nuestra práctica actual no condice ni coincide con el nivel de revelación recibido, pero no solamente entre nosotros sucede esto, sino también en la iglesia en general. Los motivos de este “nivelar hacia abajo” son diversos.

Creo nivelamos hacia abajo no por falta de luz sino por falta de fuerza. Cuando falta potencia la luz mengua y se vuelve tenue.

Es evidente que esta fuerza es el poder del Espíritu Santo trayendo fervor y compromiso en medio de las comunidades. Esto le pasó a la iglesia de Filadelfia que describe Apocalipsis.

Yo conozco tus obras. Mira, he puesto delante de ti una puerta abierta que nadie puede cerrar, porque tienes un poco de poder, has guardado mi palabra y no has negado mi nombre” Apoc. 3:8 (Versión Chapter)


·      Lot niveló hacia abajo


“Y alzó Lot sus ojos, y vió toda la llanura del Jordán, que toda ella era de riego, antes que destruyese Jehová á Sodoma y á Gomorra, como el huerto de Jehová, como la tierra de Egipto entrando en Zoar. 11 Entonces Lot escogió para sí toda la llanura del Jordán: y partióse Lot de Oriente, y apartáronse el uno del otro” Génesis 13: 10 y 11.

Lot escogió acercarse a la llanura de Sodoma y Gomorra. Sus ojos fueron cautivados por esas tierras, al parecer promisorias para su bienestar económico, para su progreso. Sin embargo, el clima espiritual de ese lugar estaba contaminado por el pecado. La herencia de fe que recibió de su entorno familiar se mezcló con el sistema de Sodoma y todos sabemos las tristes consecuencias de su decisión. Lot se estableció en “zona de juicio y de castigo”.

Creo que nivelamos hacia abajo porque hemos quedado cautivos de ambición por prosperidad material.

A tal punto es este deseo que interesa poco congregarnos o no, y si el servicio brindado al Señor es insuficiente. El progreso y el confort prevalecieron.

·      El pueblo de Israel niveló hacia abajo

"Cuando ofrecen sus ofrendas, cuando hacen pasar por el fuego a sus hijos, se contaminan con todos sus ídolos hasta el día de hoy. ¿Me dejaré consultar Yo por ustedes, casa de Israel? Vivo Yo," declara el Señor Dios, "que no me dejaré consultar por ustedes”   Ezequiel 20:31

La cercanía e interrelación con los pueblos paganos hizo que Israel se contamine, caiga en la idolatría y nivele hacia abajo. En vez que ellos se conviertan, el pueblo de Israel se convirtió a ellos.

Creo que nivelamos hacia abajo porque el sistema y los poderes de este mundo ejercieron mas influencia sobre la iglesia que ella hacia el sistema. Como alguien dijo: “Los primeros cristianos trastornaron el mundo, hoy el mundo trastorna a los cristianos”

·      Los gálatas nivelaron hacia abajo

Los hermanos de Galacia habían comenzado bien, por el Espíritu Santo, pero con el tiempo perdieron la sensibilidad, la guía,  la plenitud y la confianza en su obrar y como resultado estaban viviendo en la carne, según sus deseos y pasiones. Dirigidos por ellos mismos, en el celo humano y no en el de Dios.

¿Tan insensatos son? Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿van a terminar ahora por la carne?” Gálatas 3:3

Creo que nivelamos hacia abajo porque al principio de nuestros días tuvimos una experiencia gloriosa con el Espíritu Santo, entendimos lo que es andar en el espíritu, manifestar sus frutos y sus dones. Sin embargo al pasar los años la llama se apaga y terminamos en las obras de la carne. Celos, pleitos, divisiones y tantas otras cosas más.

·      La iglesia de Éfeso.

Una es la iglesia de Éfeso a la cual Pablo le escribe su epístola y otra la de Apocalipsis,  que perdió su primer amor hacia el Señor. (Apoc. 2:4)

Creo que nivelamos hacia abajo cuando se enfría el amor y mengua el enamoramiento hacia la persona del Señor Jesús; lo seguimos por costumbre, por tradición sin sentir en nuestros corazones ese amor inalterable. Es cuando Jesús ya no es más la alegría de nuestras vidas.

·      Acerca de la unidad que nivela hacia abajo:

No puedo dejar de mencionar lo describe A.W.Tozer: “Muchas veces la verdad es asfixiada  para celebrar el casamiento del Cielo con el Infierno y todo ello a fin de aportar un concepto sobre la unidad que no se basa en la Palabra de Dios. La iglesia iluminada por el Espíritu Santo no acepta esto. En un mundo caído como el nuestro la unidad no es un tesoro que deba ser comprado al precio de la transigencia”

·      ¿Qué debemos hacer frente a esta escalofriante realidad?

1. Cuidarnos de las mezclas. Mateo 27:34

2. Procurar mantener la pureza de la revelación. Que la verdad no sea adulterada o rebajada por intereses personales o motivos ministeriales.

3. Preservar el ADN espiritual.
Cuando Dios nos confirió el “ADN” de la visión, pensó en desarrollarlo hasta que alcance su plenitud, sin embargo, cuando tomamos lo prestado, lo de afuera, olvidando nuestro “ADN”, nos convertimos en imitadores, luego la congregación siente la influencia y surge una moda. Todo lo incompatible con nuestro “ADN” necesita ser discernido y desestimado si no hace un aporte real a la obra encomendada por el Señor.




Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ