Ir al contenido principal

JESÚS Y SU EQUIPO DE TRABAJO Ivan Baker



         

   

  Cuando pensamos en Jesús, no pensamos en un hombre solo sino que le vemos acompañado de un grupo de doce hombres, sus discípulos más allegados. Nunca le vemos solo, a no ser en las ocasiones cuando se retiraba a parte para orar. Cuando marchaba él, marchaban sus discípulos; cuando se detenía, también se detenían ellos. Cuando iba a otra ciudad, ellos le acompañaban. Casi es imposible pensar en Jesús sin pensar en sus discípulos; como tampoco es imposible pensar en sus discípulos sin pensar en Jesús. Jesús y sus doce discípulos formaban una unidad, un equipo de trabajo. Eran un conjunto de hombres, unidos a favor de una causa, que actuaban bajo liderazgo. Esto define su equipo de trabajo.

          Ahora debemos pensar qué significado tiene esto para nosotros ya que, evidentemente, ese equipo no se formó por si solo. Los hombres, naturalmente no se unen, sino que se separan. O si se unen, más fácilmente lo hacen para lo intrascendente o para lo malo. Pero la experiencia nos dice que difícilmente se unen para el bien  y menos aún para Dios. Es que estamos tocando otro punto importante en la estrategia de Jesús. El mismo, siguiendo un ordenamiento divino formó un grupo, porque en la índole de la obra que iba a efectuar él necesitaba esa compañía y ellos le necesitaban a él.

          A. Jesús necesitaba a sus discípulos

          Sorprendería quizá, tener que asegurar que Jesús solo, era débil. Hubo ocasiones cuando Jesús tenía que enfrentar situaciones solo. Esas fueron las situaciones de mayor tentación, cuando estuvo solo cuarenta días en el desierto, se nos dice que “los ángeles le servían” Marcos 1.13. Cuando anticipa la agonía de la cruz en Getsemaní, procura llevar a tres discípulos con él. Luego le manifiesta el dolor de su corazón al ver que no pudieron velar con él sino que se durmieron. Jesús necesitaba esa compañía para su:

          a) Consuelo:

          Mientras Jesús predicaba a las multitudes, discutía con sus adversarios y enfrentaba a las turbas muchas veces hostiles, los únicos que le comprendían y aprobaban eran sus discípulos. El percibía profundamente en su espíritu esa aprobación que se traducía en un indescriptible bálsamo de consuelo. Cuando era rechazado y humillado, ellos estaban dispuestos a compartir humillación. Esto se traducía en profundo consuelo para él. Una cosa es sufrir oprobio solo y otra, muy distinta, es sufrirla en compañía con quienes, nos entienden y comparten.

          Cuando Dios dijo: “No conviene que el hombre esté solo”, involucró, no sólo el casamiento, sino también todo el suceso del hombre en su vida terrenal.

          b) Fortaleza:

          Jesús solo, era débil, aunque era el Hijo de Dios. Su tarea no concordaba con el príncipe de este mundo. Por el contrario, se oponía a él. Jesús era su adversario, lo cual hacía que tuviese que resistir toda la oposición detractora del enemigo. Satanás procuraría por todos los medios de impedir cada paso que daba y detener cada palabra que hablaba. Trataría por todos los medios de atemorizarle. Y esto haría por la oposición de hombres burladores, de hombres malvados y la acción directa de demonios que procurarían degradarle, engreírle o confundirle.

          Ah, pero en medio de esta hora tenía a sus discípulos. Ellos eran sus amigos, sus compañeros. Eran los que le comprendían: “Bienaventurados vuestros ojos, porque ven; y vuestros oídos, porque oyen” Ellos le escuchaban, le admiraban, le amaban. ¡Qué inmensa fortaleza significaban estos hombres para su espíritu!

          c) Inspiración:

          En sus discípulos tenían con quienes descargarse, explicar, razonar. Seguramente al hablar con ellos y revelar sus planes pasando revista a los acontecimientos, su espíritu ardía al contemplar sus rostros llenos de aprobación, admiración y expectativa. Su alma se descargaba con ellos y esto hacía que su espíritu se fortaleciese para la obra y sus pensamientos quedaran esclarecidos. Ellos eran para él una fuente continua de inspiración.

          Pero los discípulos también necesitaban a Jesús. Además del formidable aprendizaje que recibieron al lado de su Maestro, ellos recibieron de él:
         
          Estímulo: parece poca cosa pero, ¡qué importante es el estímulo de un maestro! Jesús les amó, cubrió sus defectos, les ayudó a amarse y a honrarse entre sí. Pero además, les fue conduciendo y animando a hacer la obra. Su propósito no era mostrarse a sí mismo grande e inalcanzable a los ojos de ellos, sino animarles a imitarle. Quizá la palabra de mayor estímulo que les dio fue esta: “las obras que yo hago, haréis también; y aún mayores haréis…”

          Jesús les estimuló el desarrollo de ellos en una forma tan natural: acompañándole, obrando con él y obrando para él (cuando les envió en comisión)

          De esta forma los discípulos hallaron en la compañía de Jesús el mayor estímulo para el desarrollo de la habilidad y autoridad de obreros competentes.

          ¿Qué de nosotros?

          Imitemos esta fundamental estrategia de Jesús. Preguntémonos: ¿Cuántas obras no hubiera podido realizar Jesús si hubiera carecido de esos compañeros? Pienso que muchas. Pienso que todo hubiera sido terriblemente difícil. Quizá imposible. Pienso que Jesús solo, dada la índole de la obra que tenía que realizar, hubiera sido algo extraño, antinatural, incompleto sin sus discípulos.

          En cuanto a nosotros, pienso que no hace falta repetir las lecciones que hemos anotado más arriba. Como el Señor nos ha enviado a hacer la misma obra, en las mismas circunstancias, es natural que nos sintamos acicateados a imitar a Jesús en todos los puntos que hemos anotado.

          Es importante que notemos que la compañía de sus discípulos, no le impidió hacer la obra que él tenía que realizar, sino por lo contrario, le ayudaron. Jesús redimió el tiempo haciendo dos cosas a la vez: Realizó su obra y formó discípulos.

          Además, preguntémonos: ¿Qué otro medio podía haber usado el Señor para realizar su obra, si hemos comprendido cuán difícil le hubiera resultado sin la compañía de sus discípulos? Y en cuanto a la formación de sus discípulos, ¿qué otro medio hubiera podido usar para hacerles hombres hábiles y maduros  ya que hemos entendido que su presencia, proveyéndoles estímulo y ejemplo era poco menos que indispensable?

El esquema de Dios para llevar a cabo su obra no presupone hombres solos sino hombres funcionando en equipo. 

Pero no simplemente en compañía sino concertados. Mateo 18.19. Los Hechos y la Epístolas abundan en ejemplos de esto. Detrás de cada obra pujante y efectiva había un equipo de hombres de Dios, concertados y obrando en unanimidad. Tenemos que comprender que esa cosa muy natural que entre aquellas que hemos ganado para Cristo algunas formarán nuestro equipo de trabajo. Pero tengamos en cuenta que esta clase de concertación es difícil.


No hay cosa contra la cual obre más el enemigo. Quizá tengamos que enfrentar problemas de quienes, cuando, donde y como, pero podemos estar seguros que el Espíritu Santo estará con nosotros ayudándonos porque esto es lo que el Señor más quiere y más necesita.

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

Cada monte en las escrituras representa una experiencia espiritual, un momento y una circunstancia que vive el cristiano. Los montes son significativos y a través de ellos veremos donde nos encontramos, cuales todavía no hemos transitado para seguir en el proceso de crecimiento en nuestra vida.
EL SIGNIFICADO DE LOS MONTES

GÓLGOTAMonte de la renuncia y muerte del “yo Mateo 27:33 Se trataba de una ligera elevación de la tierra con la forma de un cráneo fue del recinto de la ciudad de Jerusalén. Calvario es el nombre latino. Fue ahí donde nuestro Señor fue crucificado y todos nosotros morimos con él. -Todo aquel que quiera venir a Cristo Jesús deberá pasar por el monte calvario, renunciar a todo y darle muerte al “yo” -Este monte es el más esquivado, más olvidado en el cual nadie quiere transitar, pero es el primero. -Si no pasamos por él seguimos tan terrenales y superficiales como antes, no se producen cambios provechosos en mi vida espiritual. Es exponerse a la vergüenza, al menosprecio…

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

Los viajes en crucero se han convertido en uno de los atractivos turísticos de hoy. Hay una gran demanda para pasear en estos hermosos barcos. ¿A quién no le gustaría navegar en ellos con todo el confort que tienen y la última tecnología? Quisiera hablar de:
EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LAS ESCRITURAS”
En la Palabra de Dios encontramos otros términos para referirse a barco: “barca” o “nave” (en ese tiempo los barcos eran las únicas naves)
I- BARCOS DE LOS QUE DEBEMOS BAJAR URGENTE
1. El barco de la desilusión
Juan 21:3 “Dijo Simón: Voy a pescar y ellos dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y subieron en una barca; y aquella noche no pescaron nada”
Los discípulos estaban desilusionados, el maestro había muerto y el proyecto de reino abandonado. Pedro volvió a su oficio de pescador y los otros lo siguieron. ¿Qué es desilusión? Desengaño, decepción, desencanto. Impresión que se experimenta cuando alguna cosa no responde a las expectativas que se habían creado. Pérdida de la ilusi…

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ

                                                                                   13 de Noviembre 2010 San Nicolás  
Un motor es una máquina formada por un conjunto de piezas o mecanismos fijos y móviles, cuya función principal es transformar la energía química en energía mecánica o movimiento.    Cuando ocurre esa transformación de energía química en mecánica se puede realizar un trabajo útil como, por ejemplo, mover un vehículo automotor como un coche o automóvil, o cualquier otro mecanismo, como pudiera ser un generador de corriente eléctrica.    En cualquier artefacto el motor es fundamental, sin él no funciona. De que vale tener un automóvil nuevo sin motor.   El Espíritu Santo es el motor del discípulo. La persona del E.S. nos fue dada para entrar y ver el reino de Dios. Para transitar el camino y poder llegar a la meta. Es decir que el P.C.M. no puede ser experimentado sin el E.S.    Quisiera hablarles de: 9 BENEFICIOS DEL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO
Por supuesto que son inconta…