FLAGELOS EN EL PUEBLO DE DIOS Oscar Gómez



                                   Oscar y Liliana Gómez

  Un flagelo se define como cosa, hecho o suceso que tiene efectos muy negativos en una persona o una comunidad. 
Debemos estar atentos y advertir los males que pueden sobrevenir en la iglesia y actuar en consecuencia. Hay cosas que se introducen en su seno que resultan negativas, que frenan el desarrollo de los discípulos y de la obra del Señor. Si tuviera que hacer un diagnóstico actual les diría que observo tres flagelos en el pueblo de Dios:

       I-TRES FLAGELOS EVIDENTES

1. Vacío de revelación.

a.  De la persona de Dios. “Eres tú el único forastero en Jerusalén…”
b. Del cuerpo de Cristo.  Hechos 9: 1:2 Saulo, respirando aún amenazas y muerte contra los discípulos del Señor, vino al sumo sacerdote, y le pidió cartas para las sinagogas de Damasco, a fin de que si hallase algunos hombres o mujeres de este Camino, los trajese presos a Jerusalén.
c. Del propósito eterno de Dios.
No tener dirección en la vida, un rumbo prefijado. Proyectos personales que no coinciden con el proyecto eterno de Dios. Se desencadena una pugna entre los planes eternos y los propios.

2. Vacío de relación.

a. Por falta de concentración.
Sucede dentro del pueblo del Señor que debemos repetir muchas veces las cosas, fechas, actividades, Hay mucha dispersión, distracción y falta de atención en cuanto a los movimientos de la iglesia. Falta de memoria. Se gasta mucho en mensajes, llamadas para reiterar lo que se dijo. Habría que ver la salud física y psíquica de algunos creyentes. Vemos que hay tres clases de personas: “Los que nunca se enteran de nada (20%) los que se enteran después que pasó (60%) y los que están al tanto de los sucesos (20%).
b. Por distanciamiento.
Mario Fagundes, en su mensaje “Enyesamiento de la obra”: Distanciamiento debido a las demandas de la obra: “Uno viaja para allá, el otro para acá. Entonces cada vez hay menos tiempo para compartir, para orar juntos y ponerse de acuerdo. Allí empiezan las diferencias y se agranda la personalidad de cada uno. Nacen los énfasis. Seguimos creyendo que nuestros discípulos piensan lo mismo pero como consecuencia del distanciamiento y de la falta de relación otras cosas ocupan sus pensamientos. Esto permite que el diablo se meta entre nosotros, actúe, se mueva y empiecen a aparecer “fantasmas” y también puede haber rupturas en los relacionamientos. Sin embargo, cuanto más juntos estemos más difícil le será al diablo dividirnos, separarnos. Cuanto más juntos estemos, debatiendo todos temas mejor será. Puede suceder que yo tenga algo que Dios quiere para la iglesia, pero Marcos todavía no lo ve. Puede ser de Dios, pero el momento de Dios es cuando todos nos ponemos de acuerdo. No caigamos en este peligro”
c. Por ausencia de supervisión.
Colocar el “piloto automático”, sin caminar la obra, visitar lugares, adentrarse en las cuestiones de los discípulos.

3. Vacío de misión

1. Por falta de información.
Estamos informados de otras cosas. Hugo De Francesco nos comentó de su viaje con dos pastores más a Europa, muchas cosas yo desconocía del mover del Señor y también de las necesidades de esas latitudes.
2. Por sobrecargas personales.
Cuidado con enredarnos en nuestras cosas.
3. Por ausencia de motivación.
La desmotivación viene por falta de un motivo por el cual sirvo al Señor, me congrego y hago todas las cosas.

       II-¿CÓMO PODEMOS REVERTIR ESTA SITUACIÓN?

1. Ante el vacío de revelación

Creer y proclamar efesios 1: 17 al 21
“para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, 18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, 19 y cuál la supereminente grandeza de su poder para con nosotros los que creemos, según la operación del poder de su fuerza, 20 la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales,21 sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; 22 y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, 23 la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo”

2. Frente al vacío de relación

Volver a dinamizar:
Hechos 2: 41 al 47
      Así que, los que recibieron su palabra fueron bautizados; y se añadieron aquel día como tres mil personas. 42 Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones. 43 Y sobrevino temor a toda persona; y muchas maravillas y señales eran hechas por los apóstoles. 44 Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; 45 y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno. 46 Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, 47 alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.
Efesios 4: 16
16 de quien todo el cuerpo, estando bien ajustado y unido por la cohesión que las coyunturas proveen, conforme al funcionamiento adecuado de cada miembro, produce el crecimiento del cuerpo para su propia edificación en amor
Colosenses 2: 18 y 19
18 Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal, 19 y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios”

3. Ante el vacío de misión

a. Tener la disposición del profeta Isaías
“Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí” Isaías 6: 8
b. Crecer en nuestro interior para crecer en el exterior.
Porque el amor de Cristo nos constriñe, pensando esto: Que si uno murió por todos, luego todos son muertos; 15 Y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, mas para aquel que murió y resucitó por ellos” 2 Cor. 5: 14 y 15.
c. Creer, declarar, encarnar, implantar y cumplir Mateo 28: 18: 20




Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ