MISERICORDIA Y COMPASIÓN Oscar Gómez

                  

  

  Trataremos estas dos virtudes como hermanas gemelas. Una está ligada a la otra. Misericordia es la traducción de splagnizomai que tiene su raíz en splagma, un término usado en la medicina para describir el dolor de un infarto o de un parto.
   El sentido de la palabra es hacer suyo el dolor del otro y aliviarlo como si fuera un familiar cercano. Es una descarga de adrenalina que experimenta el cuerpo que impulsa a hacer algo para socorrer.
   Compasión es el sentido de ternura y conmoción que se tiene por la desgracia o el mal que el otro padece, con el deseo de aliviarlo.

·      Lo que produce la misericordia y compasión

   La misericordia y la compasión nos liberan de las ambiciones personales y “ministeriales”, nos cargan de las penurias de los demás pero a la vez nos alivian de las propias. Depuran nuestras motivaciones hasta el extremo. Rompen barreras de distancia, cultura, color, situaciones para llegar al otro. Nos exigen gastar en otros, a dar sin esperar recompensas.
   Nos ayudan a entender muchas cosas de la vida, de las personas, de la realidad, no desde el punto de vista social sino espiritual. Mantienen vivo nuestro ser interior y despierto el espíritu a nuestro alrededor.
   Nos llevan a cambiar el tono de la voz hacia los demás, humedecen nuestros ojos haciendo brotar lágrimas. Más allá de sentir profundo dolor por los demás la misericordia y la compasión nos hacen activos, dinámicos, prácticos, esforzados para suplir la necesidad.
Cuando está presente la misericordia y compasión:
Hay misión real.
Hay obra verdadera.
Hay hermandad genuina.
¡Dios ha puesto su corazón allí!

·      Lo que detiene la misericordia y compasión.

Los conflictos (laborales, familiares, hermanables).
La carne.
La violencia.
La carrera materialista.
El corazón cargado solamente de proyectos personales.

·      Dios es misericordioso y compasivo

“por la entrañable misericordia de nuestro Dios, con que la aurora nos visitó de lo alto” Lucas 1:78
   Dios tiene entrañas (splagcha) de misericordia, sufre, se duele, se compadece, se alegra, estas entrañas de misericordia lo que lo hace acercar al ser humano. El Padre y Hijo están llenos de misericordia y compasión, con este sentir Jesús desarrolló su ministerio entre los hombres.
   En Dios y en Jesús hay una sensibilidad tal que la situación de las personas en necesidad “mueve sus entrañas”. Se conmueven, se sacuden, se alteran, se estremecen, ante la condición de la humanidad.
“Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa del gran amor con que nos amó,aun cuando estábamos muertos en nuestros delitos, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia habéis sido salvados)”, Efesios 2: 4 y 5

·      Misericordia y compasión en la evangelización

“Y al ver las multitudes, tuvo compasión de ellas; porque estaban desamparadas y dispersas como ovejas que no tienen pastor” Mateo 9:36
   Jesús no actuó para su autopromoción, por vanagloria o por alguna intención espuria. No fue por contienda, ni por pretexto. Sus obras nacían de la profunda misericordia y compasión por las personas. No pensaba el rédito, obraba. No tenía que dar cuentas a alguna organización por el fruto obtenido, como dice el himno “su propio amor lo movió”. Los resultados venían.
    No somos proselitistas, propagandistas o anunciadores de una religión nueva. Sin misericordia y compasión no se pueden llevar a cabo las obras de Dios. La tarea evangelizadora de Jesús en Jerusalén y ciudades vecinas, las sanidades, la operación de milagros, la provisión a los hambrientos fue un acto puro de misericordia y compasión. Para Jesús las personas no eran simples números, podía atender a cada uno en su necesidad por el motor de la misericordia y la compasión. Sin este motor nos ocupamos de nuestras propias carencias.
En definitiva:
Seamos llenos de la misericordia y compasión de Dios mediante la plenitud del Espíritu Santo.
Hablemos a otros de Jesús por misericordia y compasión a esta sociedad quebrada.
Hagamos caso de las insinuaciones del Espíritu en nuestro interior, cuando nos dirige hacia los necesitados.
Apliquemos la misericordia y compasión primero en nuestra casa.
  







 
                    























Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ