VOLVAMOS A LAS CALLES Oscar Gómez




  
 La claustrofobia es la angustia producida por permanecer en lugares cerrados, tenemos que sufrir de “claustrofobia espiritual”, angustia de estar siempre adentro de las casas, del templo, del salón, etc. Ser buenos discípulos no alcanza si no producimos nada. Salgamos de las cuatro paredes cuanto antes.              
                

Jesús pasó más del 80 % de su ministerio en lugares abiertos

Jesús desarrolló la mayor parte su trabajo afuera, al aire libre. También fue la práctica apostólica.
Edificó a sus discípulos en las calles y esto daba amplias posibilidades para evangelizar. Creyentes miedosos que quieren quedarse siempre dentro de casa difícilmente darán continuidad a la obra.
La escuela de Jesús para entrenar sus discípulos no era una clase de pizarrón, era el trabajo propio con el pueblo en las calles. ¿Alguno me puede decir la dirección donde se reunía Jesús, el día y la hora de reunión?
El Padre y el Espíritu operan donde está la necesidad no en las aulas académicas.
El aula de Jesús era ir delante de ellos y mostrarse a sí mismo.
Hoy erramos por no ver a Jesús como modelo de obra. Tenemos que soplar el polvo de más de 2.000 años de costumbres y tradiciones. Jesús no cambió, el Espíritu Santo no cambió. El Padre no cambió.
Mientras andaba por las calles había manifestación de dones espirituales.

El principio del pórtico

(Hechos 3: 11/12) Los apóstoles estaban en un lugar que se llamaba el pórtico de Salomón. No era el templo, ni un salón, era el “shopping” de la época, era el pórtico de los gentiles, un lugar público. El pasaje de Hechos 5:42 lo podemos traducir “la iglesia estaba todos los días en un lugar público y por las casas”.
Busquemos nuestro pórtico en la ciudad o zona donde vivimos. Puede ser una plazoleta, un parque, un shopping, la peatonal, etc. Que nos conozcan por nuestro testimonio público, abierto, “callejero”, un lugar abierto donde podamos concentrarnos como iglesia.

El terror de Satanás: ¡Cristianos preparados en las calles!

¿Se imaginan un puñado de cristianos capacitados y maduros en las calles hablando con la gente? ¡Cuánta enseñanza hay entre nosotros sobre el reino de Dios, la familia, el trabajo! Somos llamados a ser testigos consecuentes. Consecuencia en hechos no en palabras. Es acción, movimiento, militancia, estar en la guerra, en el campo de juego. Es practicar de todo lo que aprendimos.

La tercera trompeta

La tercera trompeta que sonaba en el ejército romano indicaba que los soldados debían marchar en paso triunfal al próximo lugar a conquistar. Implicaba acción, movimiento, avance sostenido.
La escritura dice: “si la trompeta diere sonido incierto quién se preparará para la batalla” (1cor. 14:8).
Cuando nos movilizamos debemos ser claros, no dar un sonido incierto. Saber por qué y para donde vamos.
No se puede marchar de cualquier forma, el ejército necesita una sola orden para avanzar, que sea unificada, no muchas órdenes.
Tiene que haber un solo objetivo de avance, no muchos. La iglesia que propone muchos objetivos no termina cumpliendo ninguno, se debilitan las fuerzas, los recursos humanos y materiales también.
Los soldados deben marchar y saber por donde marchar.

¿Cómo debemos salir?

-en grupos –con los hermanos mas crecidos –con los discípulos –de todas las formas y oportunidades posibles.
Nuestra tarea actual en la formación discípulos es una especie de psicología hogareña, volvamos a formar discípulos en las calles.
-Salir como Jesús. El no llevaba nada.
Debemos explicar a los discípulos que estamos allí porque Jesús nos mandó.
Debemos ir en oración.
Cuando estamos en las calles entramos en un curso acelerado de Dios para comprender a las personas y como se debe hablar con ellas.
La principal motivación en salir a las calles: Hebreos 2:10

Conclusión

-Ser una iglesia fuera de las paredes. Volver a las calles. A través de las coyunturas, los grupos, la iglesia toda. En Mateo 5 Jesús les habla a sus discípulos al aire libre y al final Mateo 7:28 se pliega la multitud para escuchar.

-Implementar una obra itinerante, ambulante  El ministerio de los profetas del A.T. y de los apóstoles del N.T. se desarrollaba al aire libre, eran maestros ambulantes.
                  
-Entender la sociedad que nos espera hoy. Cuando salgamos nos encontraremos con muchos que pasaron por iglesias cristianas, aún la nuestra, en el año 1983 casi nadie conocía nuestras congregaciones. 
                   
¡Señor sácanos a las calles este año 2013, no nos dejes dentro de las paredes auto-consumiendo toda la gracia y riqueza que recibimos! ¡Te rogamos en el nombre de tu Santo Hijo Jesús!



        

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ