sábado, 16 de agosto de 2014

LA FE Hugo De Francesco 2° Edición




                  Hab: 2: 4.  "Mas el justo vivirá por su fe"

La visión que el justo tiene lo hace vivir.

Esta visión proviene de Dios. Aunque muy corta y sencilla, el alcance de esta oración: El justo por la fe vivirá es inmenso. La palabra vivirá abarca casi todos los actos o condiciones de cualquier persona. Cubre todas las dimensiones de la personalidad y de la experiencia humana en todos los aspectos imaginables: el espiritual, el físico, el mental, el material. Abarca la más amplia gama posible de actividades, como respirar, pensar, hablar, comer, dormir, trabajar, etc.
Jesús atravesó heroicamente los sufrimientos de la cruz gracias a la expectativa del gozo que su fe le proporcionó.. (He.12.2).
La fe hace que miremos todo en perspectiva, de otra manera. Mirar con los ojos de Dios.
El que es justo por la fe vivirá ahora y siempre por la fe… Rom:
1. 17 (M. Henry). Gal. 3: 11; Heb: 10: 38
-Gen: 18: 14: ¨... ¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo. Abraham y la promesa de su hijo Isaac (tenía en ese momento 100 años y Sara 90, ya no ovulaba, v: 11)
-Jer: 32: 17: ¨... ni hay nada que sea difícil para ti...¨ 27: ¨... ¿habrá algo que sea difícil para mí?
Jeremías y la compra de un propiedad en tiempo de la caída de
Jerusalén.
-Luc: 1: 37 ¨... porque nada hay imposible para Dios...¨ El ángel del Señor diciendo esto a María con respecto a su concepción milagrosa y la esterilidad de su prima Elizabeth.
Están en relación directa con:
Jesús le dijo: “Si puedes creer, al que cree todo le es posible”.
(Marcos 9 :23)
Juntemos estas dos declaraciones: Para Dios todo es posible y al que cree todo le es posible. Esto significa que mediante la fe, las posibilidades de Dios se vuelven nuestras.
La fe es el canal que acciona la omnipotencia de Dios. El límite de lo que la fe puede recibir es sólo el límite de lo que Dios mismo puede hacer.

En el sentido más amplio, la fe tiene su fundamento en toda la Biblia.

Cada declaración y cada promesa en la Biblia es potencialmente un objeto de la fe. La fe viene por el oír la palabra de Dios; y por consiguiente, la fe tiene su fundamento en todo el contenido de la palabra de Dios. Para el discípulo no hay nada dentro de las promesas de Dios que esté fuera del ámbito de su fe.
“por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia” (2 Pedro 1: 4)
Las promesas son el combustible de la fe.
No obstante, es necesario añadir una palabra de advertencia: La gran mayoría de las promesas de Dios, en el A. T. como en el N. T. son condicionadas. Al reclamar la promesa, están asociadas con ellas alguna condición.
(Sal: 37: 3-5)
“Confía en Jehová, y haz el bien; Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en Jehová, Y él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová tu camino, Y confía en él; y él hará.

No necesitamos sacar a la gente a la calle, porque la gente está en la calle. Todos nosotros vivimos las 24 horas en el mundo. No obstante no siempre funcionamos de esta manera: mirar a los demás como candidatos a discípulos. Necesitamos cambiar nuestra mentalidad.

Algunos ejemplos de fe

-El taxista que vio a su pasajero como un candidato a discípulo. Era un ocultista dueño de un restaurante que trabajaba con más de 60 mujeres prostitutas, además era homosexual. Como primera reacción le hizo un "trabajo" al taxista que no prosperó…(soplaba agujas que luego se les venían como hilos…). Se convirtió, se convirtieron las prostitutas, su restaurante comenzó a funcionar como un centro evangelístico. (Filipinas)
-El hermano que estaba en el avión y oró por una persona al lado de él para que Dios la sanara. Se sanó. Vino la azafata para que orara por ella (porque la mujer gritaba que Dios la había sanado). La azafata se sanó. Fue al micrófono del avión y anunció que en el asiento tal y tal había un hombre que oraba por los enfermos…
-La misma persona fue a un supermercado y le predicó a la cajera y oró por ella. Fue sanada instantáneamente. Se armó un revuelo en esa caja de gente que quería ser sanada…(así obraba Jesús)
-Chicos que van en el colectivo y comienzan a cantar coros. El chofer para el colectivo y …(nos van a hacer bajar…) les dice a los pasajeros: escuchen a estos muchachos lo que están cantando… yo me entregué al Señor hace unos días y cambió mi vida…
-Movimiento en las cárceles de Argentina. En los años 80, en la Cárcel de Olmos, los internos se enrolaban en pandillas homicidas y la Iglesia de Satanás tenía servicio regulares (incluso sacrificios de animales). Era imposible entrar en ese ambiente.
-Un pastor de un pueblo cercano intentó comenzar una obra allí, pero fue rechazado. Se enroló como guardia cárcel. No obstante fue muy difícil. Fue denostado, burlado por otros candidatos al puesto por su fe.
Pero llegó un día en que un oficial que lo volvía loco tuvo un ataque de asma y comenzó a ahogarse. Mientras todos los compañeros lo miraban sin saber qué hacer, Juan reprendió a los demonios y le impuso las manos para impartirle sanidad divina. Dios obró y ese oficial, no sólo fue libre sino que se convirtió.
Juan pudo entrar entonces en el trabajo y al tiempo pudo tener sus primeras reuniones con los presos, donde cientos de internos recibieron al Señor, lanzando un proceso que llevó a que el 60% de los presos se convirtieran. Las pandillas se desmantelaron, cayó la Iglesia de Satanás, se convirtieron oficiales de policía. Los dramáticos cambios en la Unidad 25 (de esa Cárcel, oficialmente llamada: Prisión Cristo la única respuesta) hizo que las autoridades pidieran programas similares en otras cárceles de Bs. As. y luego de todo el país. De esa manera, muchos presos cristianos fueron trasladados a otras dependencias carcelarias para iniciar un proceso similar. De manera que tenemos en muchas cárceles argentinas un movimiento espiritual espectacular. En Olmos, policías y presos oran juntos. Los prisioneros aprenden la Palabra en la semana y la enseñan los días de visita a sus familiares. Ayunan dos veces por semana y de lo que juntan, ayudan a niños de una barriada cercana. La tasa de reincidencia cayó del 50% al 5%.

La fe viene por el oír la palabra de Dios.

A veces pensé que esto se refiere a la conversión. Y no sólo se refiere a esto, sino que la fe viene y actúa por oír a Dios y obedecerle.
Por la fe Abraham salió de Ur, sin saber a donde iba… (¿y si
no era Dios es que le hablaba?)
Por la fe Noé construyó el arca con la que salvó a su familia (¿y si no era Dios… y pasaba un gran papelón…?)
La fe no sólo les hizo lograr cosas tremendas a los hombres de fe de Hebreos 11 sino que les mantuvo vivos en fe a los que no recibieron nada de lo que creyeron, también en Hebreos 11… se mantuvieron como viendo al Invisible…(v.13-16)
¿Qué logramos con nuestra fe? Muéstrame tu fe por tus obras, que yo te mostraré la mía por sus obras. ¿Cuál es el desafío que Dios te está dando? ¿Lo estás escuchando?
(Mat: 13: 31-32) “El reino de los cielos es semejante al grano de mostaza, que un hombre tomó y sembró en su campo; el cual a la verdad es la más pequeña de todas las semillas; pero cuando ha crecido, es la mayor de las hortalizas, y se hace árbol, de tal manera que vienen las aves del cielo y hacen nidos en sus ramas.
Detalles:
El grano tiene poder en sí mismo. Pero no lo consigue, si no se siembra en terreno correcto. Es como un celular sin red.
Cada decisión que tomamos esta o motivada por la fe o por la incredulidad a la Palabra, no hay una tercera opción. Y todo lo que no nace de la fe es pecado. (Ro.14.23).

“Dios busca gente que crea que lo que Él dice es más importante que lo que cualquiera otro diga. Que lo que Él piensa es más importante que lo que cualquier otro piensa” (Anne Grahan Lotz.)



A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...