EL ESPIRITU SANTO ES EL PROTAGONISTA DE LA OBRA 2° Edición Alfredo Muzzi



      


   Jesús vivió entre los hombres mostrando el carácter del Padre.
Les comunicó las palabras del Padre.
Les habló y enseñó la doctrina del Padre.
Dedicó su tiempo a doce personas que llamó “sus discípulos”, a estos los apartó para que estuviesen con
él, les dio autoridad y luego los envió a la misión.
Jesús confió en la obra posterior que el Espíritu Santo iba a hacer en ellos.
(1)Estas cosas os he hablado, para que no tengáis tropiezo.
(2) Os expulsarán de las sinagogas; y aun viene la hora cuando cualquiera que os mate, pensará que
rinde servicio a Dios.
(3) Y harán esto porque no conocen al Padre ni a mí.
(4) Mas os he dicho estas cosas, para que cuando llegue la hora, os acordéis de que ya os lo había
dicho.
Esto no os lo dije al principio, porque yo estaba con vosotros.
(5) Pero ahora voy al que me envió; y ninguno de vosotros me pregunta: ¿A dónde vas? (6) Antes,
porque os he dicho estas cosas, tristeza ha llenado vuestro corazón.
(7) Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no
vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.
(8) Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.
(9) De pecado, por cuanto no creen en mí;
(10) de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más;
(11) y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.
(12) Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar.
(13) Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por
su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.
(14) El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber.
(15) Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber. Juan
16:1-15
En el versículo 8 vemos lo que El Espíritu Santo iba a hacer cuando venga; convencería al mundo, ¿De
qué cosas iba a convencer?
 De pecado
 De justicia
 De juicio
En el versículo 13 dice lo que el Espíritu Santo va a hacer en los discípulos:
 Los guía a toda verdad
 Habla todas las cosas que oye del Padre
 Hará saber todas las cosas que han de venir
 Glorifica a Jesús
 Toma lo que es de Jesús y lo hace saber a los discípulos Todo comienza con una intervención de Dios
En Génesis no había luz, Dios dijo: hágase la luz, y la luz fue hecha.
Dios sopló sobre el hombre espíritu de vida y éste que no tenía vida, la tuvo.
Envío su espíritu sobre los discípulos en pentecostés y ellos fueron llenos de poder y comenzaron a dar
testimonio de Jesús.
Así fue y así será; el Espíritu Santo es el protagonista de la obra que nosotros, sus hijos, tenemos que
llevar a cabo acá en la tierra
El Espíritu Santo interviene de distintas maneras y produciendo lo que él cree conveniente hacer, él sabe
todas las cosas, me llama la atención en las escrituras la expresión “el Espíritu de Dios despertó”:
“Y despertó Jehová el espíritu de Zorobabel hijo de Salatiel, gobernador de Judá, y el espíritu de
Josué hijo de Josadac, sumo sacerdote, y el espíritu de todo el resto del pueblo; y vinieron y
trabajaron en la casa de Jehová de los ejércitos, su Dios,”
(Hageo 1:14)
En este pasaje podemos ver que Dios despertó el espíritu del gobernador, del sumo sacerdote y de todo
el pueblo, ¿para que los despertó? Para que continuaran haciendo la obra que estaba inconclusa. Una vez
despertados dice que: “vinieron y trabajaron” no en cualquier trabajo, trabajaron en la casa de Jehová, o
sea hicieron el trabajo que Dios quería que hagan.
Hoy necesitamos de la presencia del Espíritu Santo en nosotros, que nos mantenga bien despiertos, ¿para
qué? Para que estemos activos en realizar la obra que el Señor Jesús nos indicó con toda claridad que
tenemos que hacer: predicar el evangelio del reino de Dios y hacer discípulos.
Cuando alguien es despertado por el Espíritu Santo se ven algunas muestras claras de ese despertar:
 Ve a Dios
 Ve su reino, su gobierno, y rinde su voluntad a la voluntad del Señor
 Se enciende a buscar más y a conocer más a Dios
 Crece en el enamoramiento hacia Dios
 Crece en las expresiones de alabanzas
 Comienza a gustar de la adoración
 La palabra de Dios se torna indispensable, es su guía, alimento, espada.
 Adquiere discernimiento, no es engañado fácilmente
 Se mete en la obra del Señor. Quiere predicar, hacer discípulos, servir, como sea y donde sea.
 Arde por el Espíritu. Porque no recibió espíritu de cobardía sino de poder y dominio propio.
Aleluya, el Espíritu Santo viene a morar junto a nuestro espíritu, ¿Dónde nos lleva? ¿Qué nos quiere
mostrar? Nos lleva al Padre y podemos ver con claridad al Padre y al Hijo y le damos gloria y honra a
nuestro precioso Dios, eternamente y para siempre. Amén.

























Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ