NUEVAS CRIATURAS. UN CAMBIO DE HISTORIA Víctor Rodriguez



   Leamos 2º Corintios 5:17

¿Qué diferencia hay entre estar “con la carpa” y estar “en la carpa”? 

Estar en “En Cristo” es adentro de Cristo, al nacer de nuevo estamos “en Cristo”. La  intención de Dios al ponernos en Cristo fue que nuestra vida no sea más la nuestra sino la vida de Cristo, que yo viva la vida de Cristo, que yo cambie mi historia, que ahora mi historia sea la historia de Cristo, no sea más la historia de Víctor, que cuando el Padre revise mi legajo no encuentre mi historia sino la de su Hijo. El Padre quiso ponerte en Cristo para cambiar tu historia.

Si lo podemos ver con nuestros ojos espirituales, es una revelación, recibimos el mayor impacto ¡mi historia es la historia de Cristo, mi vida es la vida de Jesús! ¿Por qué es una nueva criatura? Porque no tiene más su historia, tiene la historia de Cristo. El Padre nos puso “en Cristo”. Todos los que están bautizados en Cristo “de Cristo estáis revestidos”.
Si llenamos la pileta con pintura blanca y nos damos una zambullida, ¿cómo salimos?
¡Todo blanco! Cuando fuimos bautizados, lo fuimos en el nombre del Padre, adentro del Padre, en el nombre del Hijo, adentro del Hijo, en el nombre del Espíritu Santo, adentro del Espíritu Santo.
Tu vida no es cualquier vida, por eso te sientes como un pez fuera del agua cuando no estás ni en el Padre ni en el Hijo ni en el Espíritu Santo, te sientes un raro. Cuando hablas lo que no corresponde al Padre o al Hijo o al Espíritu Santo te sentís mal, así son los cristianos carnales, queriendo vivir tu antigua historia, yendo a la fuente donde ibas antes, pero ahora tu naturaleza es una naturaleza diferente. El Padre estaba en Cristo; 2º Corintios 5:18-19 dice que “... Dios estaba en Cristo...” Él nos puso en Cristo porque él estaba allí, El se encontró con vos en el Hijo por el Espíritu Santo. Cuando entraste al Hijo te encontraste con el Padre, “nadie viene a Dios, el Padre, sino por mí...” Es en Cristo que encontramos a Dios Padre. Entonces ya no es tu historia es la historia de Cristo Jesús. Tengo que averiguar ahora como es mi historia, entonces tengo que ir a la Palabra, es la única que me sabe decir cual es mi historia, lo que le pasó a él me pasó a mí.

Romanos 6:1-2

Si él fue muerto yo estoy muerto, si él murió yo he muerto. Fuimos bautizados en su muerte así que yo he muerto, muerto al pecado, muerto al diablo, muerto al mundo. Nadie se muere un poco, se muere totalmente. Cuando fui bautizado morí totalmente.

Romanos 6:4

Si él resucitó, yo también fui resucitado, como él fue sepultado, yo fui sepultado y luego resucitado.

Efesios 2:6

Juntamente con él nos resucitó y nos hizo sentar en lugares celestiales con Cristo.
¿Como llego a tener autoridad espiritual? Creyendo que estoy sentado en lugares celestiales y no haciendo ninguna maniobra. Yo no puedo matar a mi viejo hombre, lo mató él. Yo no puedo resucitar, me resucitó él, yo no puedo ascender a lugares celestiales, me ascendió él. No puedo sentarme en lugares de autoridad, fui sentado en Cristo Jesús. Lo que le pasó a él me pasó a mí.
Necesito conocer mi nueva identidad, incluso el “país” donde nací no es Argentina, esta nueva criatura nació en el cielo, somos ciudadanos del cielo. No soy extraterrestre pero
mi ciudadanía es celestial. Tengo que presentarle al diablo, vez tras vez, mi nueva identidad: hijo de Dios. ¿Que más le pasó a él?

Efesios 1:3

Dios bendice al Hijo y porque bendice al Hijo yo también recibo bendición.
“Bendíceme Señor, bendíceme”, el Señor te dice ¿más todavía? No tengo más, ya te bendije totalmente con toda bendición espiritual. ¿Por qué dice espiritual y no material?
Porque no hay bendición material si no hay bendición espiritual, no fue primero lo material, fue primero lo espiritual. Lo que se ve fue hecho de lo que no se veía, entonces ese es el orden. Cuando dice espiritual, abarca todo, ¡¡ nos bendijo en Cristo con toda bendición!