jueves, 31 de julio de 2014

DIOS TIENE UN CORAZÓN GRANDE Néstor Scansetti



  Dios tiene un corazón grande Nosotros a veces decimos “la casa es
chica pero el corazón es grande”, mostrando que estamos dispuestos a pesar de las limitaciones, a acoger a todos. En el caso de Dios no se
puede decir que la casa es chica… la casa es grande y el corazón es
grande. ¿Amén? Dios tiene un corazón grande, en su corazón caben
todos. Dios ama, no a algunos, sino a todos. “De tal manera amó Dios al mundo…”

Cada ser humano que ha sido creado está en el corazón de Dios.
Dios creó a cada uno, con ese propósito. Dios al crear al hombre, al
crear a Adán y a Eva y a toda su descendencia, estaba creando a la
raza humana para Él. Es importante que entendamos el corazón de
Dios. Todos han sido creados por Dios y para Dios. Dios no creó a
ningún ser humano para el infierno ni para el diablo.
Todos tus vecinos, amigos, compañeros, parientes, conocidos,
desconocidos, todos los que viven en tu ciudad, en tu barrio, en tu
provincia y en todas las naciones del mundo, han sido creados para ser hijos de Dios. Su plan, su propósito eterno es que antes de la fundación del mundo nos escogió en su Hijo y a través de su Hijo, nos creó a todos para Él.

Es importante esto, que podamos visualizar a cada persona y verlos
así: “Esta persona ha sido creado por Dios y ha sido creada para
Dios”
El plan de Dios para cada persona es que sea salva. Dios no quiere que nadie se pierda, Dios quiere que todos sean salvos. Esa es su voluntad, ese es el corazón de Dios. El corazón de Dios es grande ¿amén?
El infierno no fue hecho para el hombre. Le dice, al fuego eterno
preparado ¿para quién?, para el diablo y sus ángeles.
Dios amó al mundo de tal manera, que envió a su hijo unigénito, para que todo aquel que en Él crea no se pierda más tenga vida eterna.

Y finalmente, quiero decir que Dios tiene un corazón misionero.
El quiere llegar a cada persona y a cada hijo suyo lo involucra en la

misión. Existe en el corazón de Dios una fuerza de amor, que es una fuerza centrífuga. 

A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...