jueves, 27 de febrero de 2014

LLAMADO A TRANSMITIR FIELMENTE LA PALABRA DE DIOS Jorge Himitian

(Tomado del mensaje "La última carta del apóstol Pablo a Timoteo" compartido por el autor en San Martín Bs. As. a fines del año 2013)

   Esta es la segunda apelación fuerte de Pablo


1.13-14:
            Retén la forma de las sanas palabras que de mí oíste, en la fe y amor que es en Cristo Jesús. Guarda el buen depósito por el Espíritu Santo que mora en nosotros.

La Biblia de Jerusalén, dice: “Ten por norma las palabras sanas que de mí oíste”.
NVI: “…sigue el ejemplo de la sana doctrina que de mí aprendiste”.
SA: Ten por modelo las sanas palabras que escuchaste de mí…”
Es decir, le pide a Timoteo que mantenga tal cual las palabras que le ministró el Apóstol a él.

2.2:    Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.

2.15:  Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado,
como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad.
            RVA: “que traza bien la palabra de verdad”
            Otras: “que analiza y expone correctamente…”

3.10:  Pero tú has seguido mi doctrina (didaskalía), conducta, propósito, fe, longanimidad, amor, paciencia,
3.14-17:
         14 Pero persiste tú en lo que has aprendido y te persuadiste, sabiendo de quién has aprendido; 15 y que desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús.
               16 Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.

4.2-4:          
que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina (didaké).
Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina (didaskalía), sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán maestros conforme a sus propias concupiscencias, y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.

4.7:    He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe.


En 1ª. Timoteo enfatiza lo mismo:

1.3:    Como te rogué que te quedases en Efeso, cuando fui a Macedonia, para que mandases a algunos que no enseñen diferente doctrina, (heterodidaskaleo).

4.1:    Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;

4.6:    Si esto enseñas a los hermanos, serás buen ministro de Jesucristo, nutrido con las palabras (logos) de la fe y de la buena doctrina que has seguido.

4.16:  Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina (didaskalía); persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo, y a los que te oyeren

6.3-5: Si alguno enseña otra cosa (heterodidaskaleo), y no se conforma a las sanas palabras (logos) de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina (didaskalía) que es conforme a la piedad, está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y  contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.

6.14:  que guardes el mandamiento sin mácula ni reprensión, hasta la aparición de nuestro Señor Jesucristo.

6.20-21:
               Oh Timoteo, guarda lo que se te ha encomendado, evitando las profanas pláticas sobre cosas vanas, y los argumentos de la falsamente llamada ciencia, la cual profesando algunos, se desviaron de la fe.

  Esta era una de las mayores preocupaciones del apóstol Pablo: Que se retenga la palabra tal como ha sido revelada por el Señor a los apóstoles. Esto abarca el Kerigma y la Didaké o Didaskalía. Advierte del peligro de la mezcla. Del peligro de enseñazas espurias, que no vienen de Dios. Apela a mantenerse y persistir en lo que ha sido revelado una vez y par siempre; a no enseñar otra cosa; a ser fiel en la transmisión de la verdad y de los mandamientos. Impresiona la insistencia, la reiteración. Hace la advertencia de que vendrían tiempos en que la gente no querrá escuchar la sana doctrina. El texto de 2 Tim. 4.3-4, en la NVI, dice:
  “Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, Llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír. Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos”.

   Por eso le dice: “Predica la palabra, predica la palabra…” No prediques tus propios sermones, tus propias ideas, limítate a la palabra de Dios, al evangelio eterno. No prediques lo que le cae bien a la gente. El falso profeta predica lo que la gente quiere oír; el verdadero profeta predica lo que Dios quiere decir.

   Predica el kerigma, enseña la didaké. A tiempo y fuera de tiempo. Redarguye, reprende, exhorta, con toda paciencia y doctrina. Si son discípulos te van a oír, van a obedecer. Si no son discípulos guíalos a la verdadera conversión, a reconocer a Jesucristo como Señor. 

jueves, 20 de febrero de 2014

EL MOVER DE DIOS EN ARGENTINA Ángel Negro


(Tomado del mensaje "El reino de Dios sufre violencia" compartido en San Martín Bs. As. año 2013)

   Cuando comenzó el mover de Dios en Argentina, éramos atraídos por la gloriosa presencia del Señor. Era como un imán celestial.
Fue muy soberano, muy de Dios, Él lo hizo. No fue por oración o intervención humana.
Las señales más visibles que se manifestaron en medio nuestro fueron: la sencillez para recibir el bautismo en el Espíritu Santo, la adoración y el amor.
Sonaba el acordeón y ya se levantaban las manos sin que nadie dijera nada.
En la casa de Darling nadie presidía. La obra del Espíritu corría por todo el país como reguero de pólvora y en todas las denominaciones. Como fuego en pasto seco en tarde de verano.
Se sucedían los encuentros y retiros por todo el país.

Comenzaron los conflictos con las denominaciones. Muchos fueron expulsados y otros tuvieron que irse.
Tres veces tuve que comparecer ante el “sanedrín” de los Hermanos Libres, una de ellas era por el salón que habían construido mis padres y mis suegros. Se dijeron muchas cosas feas de nosotros. Uno de los principales ancianos dijo: ustedes son peores que los pentecostales, ni ellos los quieren. Perdí amigos y parientes.

Orville Swindoll deja Santa Fe y se viene a vivir a Buenos Aires. Keth Bentson  renuncia al sostén de la organización.

Quedamos solos, aislados del resto de la iglesia.

¿En qué va a terminar todo esto?
¿Hacia dónde vamos?
Seguíamos una luz celestial.  Fuimos atraídos por Él, sin saber todo lo que Él tenía preparado por delante, hasta que se abrieron las Escrituras:
-El señorío de Jesucristo.
-El evangelio del reino.
-El reconocimiento de Jesucristo como Señor como condición fundamental para ser salvo.
-El arrepentimiento como acto esencial para entrar al reino.
-El bautismo en agua como expresión de fe de nuestra identificación con Cristo y su obra en el calvario.
-La meta de la vida cristiana.
-El propósito de Dios, la formación de un pueblo.
-El ministerio apostólico,
 -La sujeción, mantuvo la unidad del grupo apostólico y de la visión.        
-La unidad de la iglesia.
-El discipulado como medio fundamental para la edificación de los cristianos.
-Los roles en la familia.
-La comprensión de que los mandamientos de Dios son de orden universal y que fueron dados para todos los hombres y mujeres, lo que incluye el pacto matrimonial.
A medida que venía mayor luz sobre alguna verdad, notábamos que encajaba justo en su lugar. Como si se estuviera armando un gran rompecabezas. Cada verdad llegaba con fuerza de revelación y encajaba justo en su lugar.

¡Se abrieron las Escrituras!
¡Todo armonizaba!
¡Cristo se manifestó entre nosotros!

¡El misterio de Cristo y de la iglesia fue revelado en medio nuestro!

Somos hijos de una visión celestial, de un mover de Dios. La luz nos atrajo.
Dios nos juntó, porque a Él se le ocurrió. Somos fruto de un mover soberano del Espíritu.

Pero lo que le dio cohesión, coherencia y armonía a toda esta revelación. Lo que le puso el marco para que todo armonizara fue: “El Evangelio del Reino”. No verdades sueltas, inconexas.

Jesucristo vino a establecer el reino.
-Enseñó como se entra al reino.
-Enseñó las condiciones para habitar en el reino.
-Enseñó como se vive en el reino.
-Puso  las bases del reino.

La renovación renovó “la esperanza”.

-Es posible vivir el evangelio.
-Es posible vivir en santidad.
-Es posible tener una familia que agrade a Dios.
-Es posible un noviazgo cristiano.
-Es posible que los pastores trabajen juntos.
-Es posible una sola iglesia en cada localidad.



lunes, 10 de febrero de 2014

EL CARÁCTER DEL DISCÍPULO 2da. Edición Oscar Gómez


   Una de las primeras tareas del Señor al convertirnos es trabajar en nuestro carácter. El carácter que desarrollemos es fundamental en nuestra vida en Cristo.
El carácter es la manifestación exterior de lo que tenemos grabado en el alma.
Carácter es la manera de ser del cristiano tal como lo evidencia su conducta.
El aspecto más profundo del carácter  de una persona se conoce por el modo en que reacciona ante la prueba, la tentación, la adversidad, el infortunio, ante los difíciles de soportar, etc.
Jesús tenía el mismo carácter que el Padre  (He.1:3)
“....la fiel imagen de lo que El es” N.V.I.
Con el carácter podemos edificar, bendecir, perseverar, pasar las pruebas, ir adelante en la obra o derribar lo que levantamos.                                    
La dymanis o unción del Espíritu Santo necesita operar sobre la base del carácter formado del discípulo.
Hay un modelo de carácter que Dios desea formar en sus hijos, por lo que quisiera hablarles de:

Leamos Apocalipsis 4:7

“El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando”

·        LEÓN

“...el primer ser viviente era semejante a un león”

Jesús que está en nosotros, es el león de la tribu de Judá, es por eso que podemos manifestar este carácter. Somos débiles, pero  Cristo es el león que habita en nosotros, entonces somos fuertes.

Es el discípulo fortalecido en su interior por el E.Santo.

El león se caracteriza por su fuerza
Jueces 14:18  “¿qué cosa más fuerte que el león?
Un grupo de leonas puede matar a un búfalo. El que se hace fuerte a través de su caminar en Dios.
“..Os he escrito a vosotros jóvenes porque sois fuertes”

Es el discípulo que prevalece donde se mueve

Al león se lo denomina “el rey de la selva”. La selva es el lugar trascendente, donde ocurren las cosas, donde habitan las fieras, pero el león prevalece.
Apoc. 5:5 “..he aquí que el León de la Tribu de Judá..ha vencido”
Jesús se movió con este carácter en las tierras convulsionadas de Palestina.
El carácter de león nos va dando la capacidad de movernos en la “jungla de cemento” de nuestra sociedad, familia, trabajo, vecindario.
La sociedad latinoamericana demanda un carácter de león. No ser flojos e inadvertidos de las cosas.
El león es temible, cuando sale de caza al atardecer el resto de los animales se esconden.
.¿Por qué te conocen donde te movés?  ¿Cuando entrás a un lugar aminora el pecado o crece el pecado? Sin embargo no ser temibles por tener una personalidad iracunda.

Es el discípulo que no vuelva atrás por nada

No retrocede.
Prov. 30:30 “el león fuerte entre todos los animales, que no vuelve atrás por nada”
No ceder ni dar un paso atrás ni para tomar impulso.

·       BECERRO

“...el segundo era semejante a un becerro..”

El becerro e un torito que no ha cumplido los tres años.
Al carácter de león debemos complementarlo con el carácter de becerro.
             
         El becerro era utilizado en el A.T. para el sacrificio

(Levítico 9:2) “toma de la vacada un becerro para expiación..y ofrécelo delante de Jehová”
Cuando volvió el muchacho perdido el Padre dijo “traed el becerro gordo y matadlo y comamos y hagamos fiesta”

Ser ofrenda a nuestros semejantes.

Donarnos voluntariamente.
Nuestro proyecto de vida debe ser el del Cordero, el de la Oveja de las ovejas, que se ofreció voluntariamente.

¿Cuántos en su propósito de vida incluyeron ser ofrenda al mundo?

Después de la crisis en Argentina la gente se atrincheró. Se formó una “mentalidad de anti-becerro”. Siempre que se pierde el espíritu de entrega nos transformamos en lobos.
No sé cuantos quieren ser becerros hoy “ej. El torito tenía que poner la carne” No es solamente cuestión de orar hay que poner la carne. Entregarse por los demás:-por uno, -por muchos
Esta entrega tiene que estar presente:
a. En la familia     b. En la iglesia   c. con los discípulos d. Con todos los hombres (las naciones).
Hacen falta discípulos becerros en una sociedad hedonista.
La entrega por los demás es un acto innatural.

               El becerro es manso y dócil

Sujeto, manso, pero fuerte.

                -Jesús es nuestro ejemplo

-(Hebreos 9:28) así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos...”

·       HOMBRE

“...el tercero tenía rostro como de hombre”

       Este es el carácter que trata de entender la realidad social.

Al carácter de león y de becerro se le debe incorporar el carácter de hombre.

Se compadece de otras personas.

El ser humano es el objeto del amor de Dios.
El formar discípulos no es muy popular porque trata exclusivamente con personas. Antes que las cosas están las personas.
Este tipo de carácter hace entender la complejidad de los hombres, no para psicoanalizarlos, sino para suministrarles el poder del evangelio. Te hace poner los pies sobre la tierra. Te baja del limbo a las necesidades más bajas de los hombres. Te hace poner el rostro. Se produce empatía: identificación con el otro.
Es sensible al drama humano, se solidariza, se compadece de otros.
Williams Booth fue movido al ver los niños de Inglaterra tomando alcohol.

Sabe vivir en el tejido social, fusionarnos con la gente

              Sigue adelante en medio de sus errores y limitaciones,   
              sabe que es hombre y no Dios.

               El verdadero consuelo y misericordia se ejerce con el   
               “carácter de hombre”, sin el nos volvemos legalistas.

              La actitud de guerrero debe ser equilibrada con la
              compasión por las personas.


·       ÁGUILA

“...y el cuarto era semejante a un águila volando”

                 Las águilas alcanzan grandes alturas

El Señor nos llama a andar en sus alturas, no estar siempre en el llano, en el valle, en el bajo. Si el discípulo no tiene carácter de águila se va a encargar de lo superficial, de lo que no es trascendente, se deja llevar por las presiones del momento.

Las águilas tiene la vista muy larga.  
Tener clara la visión del reino de Dios.

      La visión viene por revelación. Aprender a ver más allá que el resto de los hombres. “vedi plus ultra” ver más allá. No ve todo, ve más allá. Si solo vemos la realidad humana y no alcanzamos altura espiritual, podemos caer presa del humanismo. El que comunica la visión es el que ve.

EL CARÁCTER DE AGUILA NO TE DEJA CAER BAJO UN PODER REDUCCIONISTA DE LA SOCIEDAD.

             El carácter de águila nos hace discernir entre lo humano
             y lo divino.

El primer movimiento del águila es elevarse, pero también hay que reconocer que los problemas domésticos oscurecen la visión. El carácter águila capta primero la necesidad de Dios y luego la de los hombres.


Apocalipsis 4: 8 “los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir”

Cada uno de estos tipos de carácter debe tener comunión con Dios.

Todos deben tener visión.

En la formación de este carácter debe adquirir una vida de adoración profunda.

¡APRENDAMOS POR LA GRACIA DE DIOS A MANIFESTAR EL CARÁCTER NECESARIO EN CADA CIRCUNSTANCIA QUE NOS TOCA VIVIR!