Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 8, 2013

“BIENAVENTURADOS LOS PUROS DE CORAZÓN PORQUE VERÁN A DIOS” P. Raniero Cantalamessa

   De la pureza ritual a la pureza de corazón
   Queremos reflexionar sobre la bienaventuranza de los limpios de corazón. Cualquiera que lee u oye proclamar hoy: “Bienaventurados los puros de corazón porque verán a Dios” piensa instintivamente en la virtud de la pureza, y que esta bienaventuranza es el equivalente positivo e interiorizado del sexto mandamiento: “No cometerás actos impuros”. Esta interpretación, planteada esporádicamente en el curso de la historia de la espiritualidad cristiana, se hizo predominante a partir del siglo XIX.    En realidad, la pureza de corazón no indica, en el pensamiento de Cristo, una virtud particular, sino una cualidad que debe acompañar todas las virtudes, a fin de que ellas sean de verdad virtudes. Su contrario más directo no es la impureza, sino la hipocresía. Un poco de exégesis y de historia nos ayudarán a comprenderlo mejor.    ¿Qué entiende Jesús por “pureza de corazón”? Se deduce claramente del contexto del sermón de la montaña, según el evan…