Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo 6, 2013

UN LLAMADO A LA SENCILLEZ Oscar Gómez

La iglesia de Cristo nació en un contexto social de plena corrupción, los patrones de conciencia y las leyes morales eran bajísimos. Los discípulos no contaban con riquezas, ni posición social, ni prestigio, ni ayuda del gobierno de turno ni de ningún tipo. Era una compañía despreciada, con ningún poder, sin ninguna influencia, sin habilidades, sin instrucción superior, sin nuevo testamento, sin ninguna literatura puesta en sus manos. Ni siquiera tenían un templo donde adorar, los poderes constituidos, costumbres y sentimientos populares estaban contra ellos. Eran reprendidos, perseguidos, amenazados, sujetos a exilio y muerte, pero contaban con el poder del Espíritu Santo en lo más íntimo de su ser. Con ese poder enfrentaron a un mundo hostil y a los poderes de las tinieblas. Se calcula que en un periodo de unos setenta años había medio millón de seguidores de Jesucristo. No había iglesias, domingos, libros sobre la fe. Esclavitud, inmoralidad sexual, crueldad, desprecio e insensiblid…