viernes, 31 de mayo de 2013

LOS OBJETIVOS DE LA IGLESIA BARRIAL Oscar Gómez



Compasión urbana

La compasión por nuestros vecinos y la tristeza de verlos perdidos, sin Cristo, estando tan cerca de ellos es lo que nos debe movilizar al establecimiento de iglesias barriales. Más que una estrategia es un acto de socorro, de rescate al quien vive a nuestro lado.
El proceso de distribuir la magna congregación en comunidades de proximidad tiene como objetivo, como ya lo hemos destacado, generar un trabajo más eficaz, eficiente y cercano a los vecinos de los hermanos como respuesta a un diagnóstico claro: una ciudad con graves desequilibrios sociales y espirituales, que crece en forma vertiginosa extendiéndose y alejándose cada vez más del lugar de reunión central.
Las iglesias barriales hablan de una nueva forma de ser y hacer iglesia. Se trata de una manera más idónea, directa y cercana de resolver los problemas sociales y espirituales que impactan sobre la vida de los vecinos y definitivamente los llevan a la perdición.

Aspectos Prácticos
Para que la comunidad cristiana vecinal tenga presencia y sea reconocida, no solamente deberá predicar el evangelio con palabras sino también, dentro de sus posibilidades y recursos, ayudar con los quehaceres propios de un barrio, por ejemplo el mantenimiento de plazas y espacios verdes, de calles, ayuda escolar, biblioteca, limpieza de terrenos, entre otras actividades.

La función de los presbíteros
La presencia, experiencia, coordinación, dirección, supervisión y rotación constante de los presbíteros aportando su gracia y ministerio será elemental en la construcción espiritual de estas “nuevas iglesias barriales”. Entre otras funciones, los pastores deberán alentar, ejercer autoridad espiritual y encaminarlas en todo momento, lo que podríamos denominar un “trabajo apostólico ciudadano”.

Constancia para sostener el proceso

El otro gran desafío que sigue es sustentar la motivación para que no decaigan los objetivos iniciales, conservar la capacidad de iniciativa y la posibilidad de canalizar otras nuevas. Para reforzar y re-significar esta tarea será necesario retomar continuamente los objetivos iniciales.
La concentración en iglesias barriales dará mayor visibilidad y conciencia, una nueva modalidad donde líderes y presbíteros estarán en constante ministración y servicio permitiendo una actualización continua de recursos y necesidades, toma de decisiones mucho más pertinentes, ajustadas a la realidad y a las percepciones de quienes viven en el sector.
Su formación será un proceso de renovación constante, nunca descansará, siempre tendrá que replantearse y evaluarse. No será lineal, sino que implicará avances y retrocesos, sobre todo estará sometido a grandes resistencias, ya que los cambios profundos nunca se dan sin conflictos.

Los Robles: Una iglesia barrial en marcha

En el mes de junio de este año 2013 iniciamos una obra prototipo en Barrio Los Robles de Granadero Baigorria, creemos que es el comienzo de algo grande para la gloria de nuestro Dios. Recién estamos sentando las bases de esta nueva comunidad de proximidad vecinal. Es un tiempo de oración, mucha siembra y expectativas.
En un principio, los hermanos del lugar se hallan favorecidos por la cercanía a sus casas pero la finalidad no será nuestra comodidad, sí alcanzar al perdido, que no es otro que nuestro propio vecino.
La honrosa tarea que realiza un grupo de hermanas atendiendo la biblioteca y apoyo escolar los días sábados desde hace algo más de un año es una gran bendición para el barrio y a su vez una boca de entrada al reino de Dios.

Retos demográficos
La Iglesia tendrá que prepararse para afrontar los cambios que se están gestando en las ciudades, su acelerado crecimiento en población, fenómeno que representa un gran desafío en la planificación y diseño de iglesia.
La cultura de los barrios ejerce una innegable influencia sobre sus habitantes. Urge prestar atención a lo que sucede en ellos para un trabajo eficaz.
La vida moderna nos obliga a re-examinar nuestra estructura eclesial y re-diseñar la Iglesia. Necesitamos, con desesperación, una perspectiva que integre los diferentes grupos sociales y culturales que conforman cada vecindario.

Orientación para la misión

A los discípulos les urge una nueva orientación en la misión. Nunca enviaríamos a una persona a servir al Señor en otro país sin ofrecerle una capacitación cultural y lingüística, sin embargo los barrios de las grandes urbes, como el Gran Rosario, ahora son mucho más complejos que las etnias de tierras lejanas. Los barrios representan una conjunción de razas y culturas que se funden en una nueva identidad.
Como cristianos, estamos obligados a entender estas realidades para lograr acercarnos a las personas que pretendemos evangelizar.
Cuando no proveemos a los obreros de estas herramientas indispensables, acabamos quebrando su eficiencia ministerial.

Rompiendo barreras y prejuicios

Necesitamos romper las barreras internas instaladas, nuestras estructuras, la “mentalidad de salero” y los temores que afectan nuestra forma de llevar a cabo el ministerio. Estos son los verdaderos obstáculos. Los discípulos del Señor no estamos solamente para ser buenos vecinos, sino compartir noticias, la buena noticia de que Cristo, en la cruz, hizo algo grande por nosotros y por ellos.
No debemos negar a los pobres la posibilidad de que se arrepientan de sus pecados, sin embargo, los pobres no son los únicos pecadores, también los ricos, los empresarios y el ciudadano común.
Las iglesias barriales permiten forjar una nueva alianza entre las personas y su Redentor, trabajar hombro a hombro, los unos con los otros, unidos con discípulos que poseen las armas del Espíritu para liberar, sanar y auxiliar.
Si comenzamos a implementar comunidades de proximidad vecinal veremos personas transformadas por el poder de Dios y el nacimiento de iglesias pujantes.
¿Cuál es la manera más apropiada de enfrentar el reto demográfico en las ciudades, en las grandes urbes? ¿Cómo pueden los discípulos construir puentes de esperanza entre Dios y sus semejantes? La respuesta no se deja esperar: Conformando iglesias barriales.



jueves, 30 de mayo de 2013

IMPEDIMENTOS PARA ESTABLECER IGLESIAS EN LOS BARRIOS Oscar Gómez

                                                             Barrios de Rosario

Rosario hoy cuenta con 37 barrios más el centro de la ciudad.

Centro                               
1.- Celedonio Escalada
2.- La Cerámica y Cuyo
3.- Victoria Wals
4.- Alberdi
5.- Larrea y Empalme Graneros
6.- Fisherton
7.- Sarmiento
8.- Lisandro de la Torre
9.- Las Malvinas
10.- Ludueña Sur y Norte
11.- Remedios Escalada
12.- Azcuénaga
13.- Belgrano
14.- Antártida Argentina
15.- Godoy
16.- Urquiza
17.-Triángulo y Moderno
18.- Cinco Esquinas
19.- Bella Vista
20.- Parque Casado
21.- España y Hospitales
22.- Gral. José de San Martín
23.-Alvear
24.- Matheu
25.- Gral. Las Heras
26.- Esteban Echeverría
27.- Tiro Suizo
28.- Mercedes de San Martín
29.- Roque Saenz Peña
30.- Saladillo Sud
31.- Rucci
32.- Parque Field
33.- Tango
34.- 14 de Octubre
35.- República de la 6ta.
36.- Latinoamérica
37.- Alberto Olmedo

Impedimentos para conformar comunidades vecinales:

1°Impedimento:

Pensar que la iglesia de la ciudad debe funcionar en un solo edificio.

Así lo describe Ángel Negro: "Un error común es pensar que la iglesia de la localidad debe funcionar en un solo edificio. Está tan ligado el concepto iglesia-edificio que parecería que no se puede pensar en una sola iglesia en la localidad sin imaginar a todos en un mismo edificio. Se ha repetido hasta el cansancio que el edificio no es la iglesia, sin embargo, se sigue nombrando al edificio con el término "iglesia". Esto hace que se siga asociando a la iglesia con el edificio. La iglesia de la localidad no es la iglesia del local de la calle tal. (Tomado del apunte "La Unidad de la Iglesia en la ciudad, del mismo autor)

2° Impedimento:

Confundir la unidad de la iglesia con estar todos bajo un mismo techo.

Sigue diciendo Ángel Negro: "Un error todavía más sutil es pensar que la unidad de la iglesia en una ciudad consiste en reunir a todos los miembros de la iglesia en una reunión dominical o semanal. Por supuesto que hacer reuniones conjuntas periódicamente es muy bueno; pero sería un error pensar que la unidad de la iglesia es hacer reuniones con toda la hermandad.
Muy al comienzo de la renovación nos liberamos de la asociación iglesia-edificio, pero de lo que muchos no pueden liberarse es de la asociación iglesia-reunión. La reunión conjunta es una expresión de la iglesia, pero no la única y fundamental.
Por muchos años la iglesia bajo persecución no pudo tener ni una sola reunión para expresar su unidad; no obstante funcionaba como una sola iglesia. En realidad la verdadera unidad se fundamenta en el reconocimiento de autoridad, no confundamos a la unidad de la iglesia con estar todos bajo un mismo techo, ni con una institución legal, ni tampoco con la reunión. Nuestro contexto de iglesia es el que nos condiciona a pensar que esta conducta colectiva, es decir iglesia-edificio e iglesia-reunión, es la más importante expresión de la unidad de la iglesia"

3° Impedimento:

Actitud paternalista y de sobre-gobierno que imposibilita soltar a los discípulos hacia nuevas obras.

Los hijos con el tiempo se casan y forman sus nuevas familias fuera del techo paterno, pero los lazos con sus padres se hacen más fuertes y necesarios. A los discípulos una vez formados hay que delegarles nuevas tareas en nuevos lugares, específicamente sus barrios para establecer el reino de Dios.

Una nueva visión para un nuevo tiempo

Vemos la necesidad de re-impulsar y re-pensar la tarea de los hermanos en sus respectivos lugares de residencia. Las iglesias barriales tienen como fin el contacto con el vecino, con las familias, con el comerciante, con las instituciones vecinales, conocer la realidad del barrio y establecer lazos de confianza mediante su testimonio.
Todo barrio tiene su vecinal, mesa de diálogo, comisión, comisaría, dispensario, etc. Cada organismo público con sabiduría descentralizó sus servicios, como iglesia debemos hacer lo mismo. "Los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos del reino".
La visión de comunidades de proximidad vecinal no se puede implementar de la noche a la mañana. Todo esto necesita una preparación en oración ya que se trata de una forma de funcionamiento diferente. Debemos dar los primeros pasos, hacer una “prueba piloto” en los barrios más alejados del centro de reunión evaluando las condiciones para poner en marcha esta forma de trabajo.

Ardua tarea

Las iglesias barriales no tendrán una tarea fácil debido a la realidad calamitosa de las personas, pobres, huérfanos, los que sufren, las viudas, los niños de la calle, los ancianos abandonados, los droga-dependientes, los que sufren injusticias serán su preocupación y carga, pero también se convertirán a Cristo hermosas familias, hijos de paz que esperan ser alistados en el ejército del Señor.

No olvidemos: Dios no nos ha dado espíritu de cobardía, sino espíritu de poder, de amor y de dominio propio para hacer esta obra, que es Su obra.

miércoles, 29 de mayo de 2013

LOS GRUPOS CASEROS CONFORMANDO LA IGLESIA BARRIAL Oscar Gómez




Saludad también a la iglesia de su casa”
                                                                                        
                                                                                      Romanos 16:5

Hay una gran necesidad de re-impulsar la misión de los grupos caseros en los barrios donde se hayan establecidos, a sabiendas que esta es su función primaria tal como la hemos entendido desde siempre, uniéndolos y asociándolos a fin de formar la iglesia de su propio vecindario.
Pueden ser múltiples las causas por las cuales se desdibuje o debilite la misión barrial, pero no vamos a detenernos en esto sino más bien en el por qué debemos concentrarnos más en nuestros barrios como brazo extendido y complementario de la comunidad cristiana llevando la plenitud de Dios y de su misericordia.

¿Por qué establecer "iglesias barriales"?

1° Reconozcamos, ante todo, que nuestra actividad barrial es de práctica bastante limitada.

Salvo honrosas excepciones, no existe entre nosotros la misión barrial propiamente dicha, es decir como punto de concentración de recursos, servicio y ministerio de los discípulos. La acción es esporádica, cada tanto hacemos un "esfuerzo", o una caminata en el barrio donde estamos, pero debemos re-pensar y re-diseñar la obra barrial desde una actitud que supere la simple "buena voluntad", siempre valiosa e imprescindible y nos dirija hacia objetivos y hechos concretos.

Nuestra preparación para la obra barrial

Los grupos caseros necesitan una preparación adecuada. Hay tres cuestiones fundamentales: con quién y con qué contamos, también quién es el destinatario de nuestra labor.
Si bien todas las personas tienen las mismas carencias y complejidades, cada barrio tiene su idiosincrasia, su matriz cultural o in-cultural que necesitamos conocer. Hay claves evangelizadoras que tenemos que descubrir para cada sector, las cuales el Señor mostrará.

3° Los hombres y las mujeres "del barrio" prontamente serán partícipes de la misma fe cristiana que los discípulos les quieren anunciar.

Hay personas que por su modo de vida, estructura mental o situación económica jamás se trasladarían de manera constante a un centro cristiano distante para asistir a una reunión o actividad, y no podemos llamar a esto desidia (para algunos ir al centro de Rosario es una cuestión de rutina, para otros es como ir a Miami). Pensemos en aquellos que viven distantes de los centros de reunión, en sus problemas familiares y monetarios, en sus luchas interiores que les impiden congregarse.
La iglesia barrial o de "proximidad" tendrá como finalidad llevarles el evangelio del reino de Dios “in-situ” y no esperar que algún día vengan.

4° Hay que acortar distancias entre fe y realidad.

No existe una respuesta única para lograrlo y mucho menos en estos tiempos de "malestares y emergencias", los cambios vertiginosos nos imponen una profunda revisión de la obra. Un modelo centralista-tradicional, centrípeto de iglesia, carece de adaptación y valoración de la realidad de cada barrio y sector de la ciudad.
La expresión "no practicante" comúnmente se relaciona a la práctica de la fe, pero en el fondo nos quiere decir que esa forma de fe no le es propia, que no la sienten como suya, no se identifican con ella. Una especie de estado de foraneidad (forastero, extraño) respecto al quehacer eclesial. La distancia entre fe y realidad termina siendo una barrera entre la gente y la comunidad eclesial. No se vive la misma realidad en barrio Mártin que en La Florida, por supuesto ejemplificando lo que queremos decir y sin el ánimo de afrentar a sus habitantes.
Multitudes de personas sólo se acercan a un centro de reunión cristiana en ocasiones familiares muy especiales (bautismos, presentación de niños, casamientos, etc.) para la mayoría es su único contacto, dificultad que seguramente se salvaría impulsando las misiones barriales.
Aunque en cada vecindario tenga una determinada particularidad en su expresión, que seguramente la tendrá, necesitamos un vivencia concreta y cotidiana de la práctica de fe

5° La iglesia barrial responde directamente a las necesidades humanas fundamentales: Dios, la familia, el trabajo, la salud, el amor al próximo, el afecto, la justicia, la fraternidad, la convivencia, la manera de vivir, etc.

Sin una expresión de la iglesia en los barrios nunca podremos saber las necesidades, problemáticas, virtudes y anhelos de nuestros vecinos, como tampoco conocer sus talentos, dones espirituales y ministerios que están escondidos en ellos. Al lado de nuestra casa hay obreros de Dios, pastores, evangelistas todavía no ganados, no descubiertos. Vuelvo a repetir, la clave está en re-dinamizar y re-concientizar a los hermanos de su inclaudicable labor en su lugar de residencia.
Las necesidades humanas fundamentales aparecerán en primer plano, por tanto el mensaje deberá adecuarse desde la perspectiva de esas necesidades sin rebajar en lo más mínimo las demandas del reino. El poder divino se manifestará en una profunda valoración de la solidaridad y la fraternidad como sustento de las más nobles relaciones humanas.
Existen tradiciones familiares y populares arraigadas, un acervo de valores en cada vecindario a los cuales debemos responder con sabiduría cristiana y acciones específicas.
Por otra parte, la situación de violencia y dejadez de los barrios debe poner en crisis a los grupos caseros movilizando a los hermanos en la oración, en la obra espiritual y en la ayuda material. El Espíritu Santo necesita encontrar en nosotros cauces en los que pueda manifestar su presencia.
Desde esta perspectiva, las iglesias barriales podrían desarrollarse asumiendo ese ciclo natural en el que los tiempos y el obrar de Dios encuentre un fuerte correlato con las aspiraciones trascendentes de la gente, más allá de las particularidades individuales.

6° Visita a los hogares del barrio

Restaría elaborar el material para entregar en los hogares, habitualmente se recurre solamente a los folletos tradicionales, pero también podrían ser auditivos; por ejemplo, entregar un CD grabado con un mensaje o historia bíblica, una carta de invitación a los vecinos, etc.
La manera de presentarse, de saludar a las familias visitadas, la invitación a las distintas actividades de la iglesia barrial, el registro de datos que favorezcan comunicaciones posteriores como así también los mecanismos de evaluación serán muy importantes.
Recordemos que toda acción supone un intenso movimiento de oración y creatividad en Dios, siempre en concordancia con el Espíritu Santo y la realidad del vecindario donde estemos trabajando.
¡Dios está con nosotros y si Dios es con nosotros, quién contra nosotros. Aleluya!



viernes, 24 de mayo de 2013

LOS NÚCLEOS EN LOS GRUPOS FAMILIARES Oscar Gómez



§  ¿Qué es el núcleo de un grupo casero?

Denominamos “núcleo” al conjunto de hermanos y hermanas que colaboran, trabajan y atienden discípulos en su grupo casero. Son los que tienen ascendencia espiritual debido a su madurez en Cristo. Estos hermanos están estrechamente relacionados con el o los responsables.
El  que determina quienes conforman este núcleo es el líder del grupo, para ello deberá  observar las características expuestas arriba dejando de lado las preferencias personales.

§  Cómo definieron el núcleo algunos hermanos con experiencia y trayectoria en grupos caseros.

Ángel Negro: “FORMACIÓN DEL NÚCLEO: (La fuerza del grupo casero es su núcleo) La fuerza motor de un grupo es su núcleo. El éxito de un grupo depende de su núcleo y no solo de su líder.
Todo líder debe contar dentro de su grupo con algunos íntimos. Los tuvo Jesús, David, Pablo. Este grupo está compuesto por los hermanos más responsables, los que se preocupan por otras personas, los que llevan cargas. Sobre este grupo de personas descansa la marcha del grupo casero. Cuando un grupo casero crece numéricamente, pero no se forma un núcleo de personas responsables, tiende a estancarse. El líder se limita, ya que queda encerrado en los problemas de los hermanos” (Retiro de pastores, setiembre de 1982)
Carlos grillo: “Núcleo del grupo: A medida que se desarrolla el grupo se van manifestando los hermanos que tienen más gracia y crecimiento no sólo en su vida personal sino en el ganar y formar a otros. A éstos se los llama a tener una relación más estrecha con el responsable, ya que funcionarán con él y colaborarán en la dirección del grupo. Del mismo, saldrán los líderes que abrirán nuevas casas. Si un grupo de discipulado, aunque tenga mucha gente, no tiene un núcleo fuerte, es un grupo sin estructura estable” (Retiro de pastores y obreros, noviembre de 1985)

§  Los discípulos que componen el núcleo afectan favorable o desfavorablemente el grupo casero.

El núcleo de la tierra se está enfriando y como consecuencia, el clima y las formas de vida del planeta se ven afectados. Ese enfriamiento del núcleo afecta los denominados “puntos calientes” de la Tierra.  
Los discípulos que componen el núcleo definitivamente influirán positiva o negativamente la atmósfera y el crecimiento del grupo familiar. Si el núcleo se enfría la atmósfera de la célula cambia y el crecimiento se ve afectado. Los que conformamos el núcleo del grupo necesitamos encendernos, profundizar la comunión con Dios e influir con la gracia de Dios al resto de los hermanos.
En biología el estado del núcleo afecta la totalidad de la célula. Si hubiera un termómetro para medir la temperatura espiritual ¿qué indicaría en nosotros?

§  El núcleo del grupo casero necesita frecuentes encuentros.

El núcleo, organiza, crea, dirige y regula las actividades de la célula. Así también el núcleo del grupo necesita reunirse con frecuentemente a fin de orar por los hermanos, planificar la enseñanza, trazar la tarea evangelizadora y evaluar la marcha de la obra. También hacer ajustes y correcciones. Un grupo casero sin núcleo muy difícilmente crecerá en discípulos comprometidos. No debemos conformarnos en mantener a los hermanos en su fe o entretenerlos para que “no se vayan”, hay que llevarlos a desarrollarse, a que atiendan discípulos y sean formados como verdaderos obreros del Señor.

§  El núcleo del grupo casero necesita tener la misma visión.

El ADN es el código genético de la célula que está contenido en su núcleo, en términos espirituales podemos decir que los hermanos que conforman el núcleo deben tener la misma visión del reino de Dios y del Señorío de Cristo, así transmitirlo al resto del grupo familiar. Nuestro ADN tiene que ver con la visión del propósito divino comprendiendo que Dios desea tener una familia de muchos hijos semejantes a Jesús. Sin el ADN o la formación se originó en fuentes distintas el grupo casero lo sufrirá.

§  El grupo casero se divide por su núcleo.

La célula se divide por su núcleo, cuando se reproduce da lugar a nuevas células. Esta es una parte muy importante del ciclo en la que una célula inicial se divide para formar células hijas.

La intención original y final de un grupo familiar es la reproducción en otros grupos que se diseminen por los barrios, pueblos y hasta donde el Señor quiera.

Para que esto ocurra necesitaremos nuevos hogares y el surgimiento de hermanos que dinamicen y lleven adelante la obra. Seguramente ya están entre nosotros, hay que verlos y reconocerlos. Constantemente tiene que haber una mentalidad y actitud de crecimiento.

§  En definitiva

El responsable del grupo casero debe:

-Conformar el núcleo de su grupo.

-Reunirse periódicamente con los discípulos que lo integran.

-Apuntar con el tiempo que el grupo se divida por su núcleo.


¡Comencemos a trabajar con el núcleo de nuestro grupo casero a partir de hoy, será el principio de una extensión sin límites!

CUANDO SE ENFRÍA LA COMUNIÓN 2da. Edición Víctor Rodriguez




(Tomado del mensaje "COMUNIÓN")

El pueblo de Dios es comparado con una gran tienda, si no está bien afirmada con estacas, esta queda lánguida, débil y sin forma. Y una de las estacas mayores de esta tienda es la comunión.
Es una palabra que se usa en toda su plenitud dentro de la Iglesia, solo allí tiene cabida. Es una de las expresiones del amor. “El amor de muchos se enfriará”, será unas de las señales del fin de los tiempos. Si se enfría el amor, se enfría la comunión.
Si esto ocurre en la iglesia, ésta se transforma en una institución o en otra división. El mover del Espíritu en comunión lleva a la iglesia a ser una familia.

            ¿Qué sucede cuando se enfría la comunión?

Se rompen relaciones y no se reparan, el tiempo pasa y no se retornó a la comunión.

Cuando esto ocurre el legalismo interviene en las relaciones: Se trata a los demás con la ley y a sí mismo con la gracia.

En los encuentros hay una atmósfera de rechazos, desconfianza y sospechas.

Se está más interesado en ganar una cuestión que en mantener la comunión y la amistad.

Hay un deseo muy grande de arruinar reputaciones ( David seguía reconociendo a Saúl como “el ungido de Jehová” aún cuando éste intentaba matarlo.)

Se enfría la comunión cuando solo queda la desilusión y no pasa a la aceptación (los pasos de una relación madura son ilusión, desilusión, aceptación).

Evalúa su espiritualidad por otras cosas y no por su capacidad de mantener la comunión, aún en situaciones difíciles.

No se lo ve como pecado serio, donde la reparación necesita un profundo arrepentimiento delante de Dios y de nuestros hermanos.

viernes, 17 de mayo de 2013

PLENITUD DE VIDA EN CRISTO Mario Fagundes





                                                                   
  El énfasis que tenemos en la formación ha hecho que no pongamos tanta energía en lo carismático, y esto a veces nos desequilibra. La Plenitud de Vida en Cristo (P.V.C.) es una búsqueda de ese equilibrio.

  En la Iglesia existe una tensión entre el carisma y el carácter. Por un lado, están las iglesias pentecostales, donde hay un sobreénfasis en el carisma, pero les falta doctrina y enseñanza, les falta formación de carácter. Hay otras iglesias más tradicionales que hacen un sobreénfasis en el carácter, pero no manifiestan los dones y carismas. Ante esto, surge una pregunta: ¿Cómo tener las dos cosas? ¿Cómo proveerlas para la Iglesia? Por eso,esquematizamos ambos elementos en este cuadro: “Plenitud de la Vida en Cristo” (PVC)

Lo que la Iglesia debe manifestar no es solamente un aspecto de Cristo, o una característica, sino la plenitud de Cristo.

  Jesús tenía la plenitud del poder (P). En Él había poder, gracia, dones, todo. Donde Él estaba, se manifestaba ese poder. Aunque nunca manifestó el poder para atraer personas, inevitablemente los milagros produjeron atracción (A). Algunos piensan:“Yo voy a manifestar poder porque quiero atraer a las personas”. No debemos hacer propaganda de que tenemos poder, y así atraer a la gente. Ante un milagro, Jesús les pedía que no contaran nada. Pero era inevitable que lo contaran, así que el testimonio corría.

  Pero Jesús no solo tenía la manifestación de la plenitud del poder del Espíritu Santo. Además, tenía el Evangelio del Reino (E.R.). Cuando ocurría una manifestación de poder, y por ese testimonio luego venían las multitudes, Jesús les miraba y les decía: “Si quieren venir en pos de mí, deben negarse a sí mismos, tomar la cruz, y seguirme”. Con esto, Jesús seleccionaba (S) a sus discípulos. El Evangelio del Reino ayuda a seleccionar discípulos. La gente venía por el poder, pero Jesús les planteaba el Reino. Entonces, algunos respondían porque no solo querían una manifestación de poder, sino que querían seguir al Señor.

  Cuando profundizamos, vemos que Jesús no solamente tenía el poder del Espíritu Santo y el Evangelio del Reino, sino que también tenía una vida santa (V.S.). Con esta vida edificaba (E) a sus discípulos. La edificación venía por el ejemplo, por el modelo, por la vida que tenía.

  Resumiendo: Tenía el Poder, el Evangelio del Reino y una vida santa. Estas cosas deben estar en nosotros. No puede haber un sobreénfasis en un área, descuidando otras. Ninguno de estos puntos es excluyente del otro.

  Adonde Jesús iba, predicaba el Evangelio, enseñaba la doctrina y sanaba a los enfermos. Esto se repite muchas veces en los evangelios, era la manifestación normal en su vida. Los apóstoles también: donde iban, predicaban, enseñaban y sanaban. Había señales que acompañaban a los discípulos.

  Necesitamos los dones para el servicio en la casa del Señor. No podemos edificar la Iglesia sin los dones. Por eso, debemos velar para que todos estos elementos  estén en nosotros y  en los discípulos.

    




   

jueves, 16 de mayo de 2013

LA UNIDAD: HILO CONDUCTOR DEL NUEVO TESTAMENTO Oscar Gómez



En la literatura usualmente se le dice "hilo conductor" a la idea central que lleva la historia, ese tema que te lleva o conduce a través de toda la trama. Así es la unidad, es su idea central, es el "tema" a lo largo del nuevo testamento.

  • La unidad hace que nuestros cercanos puedan creer en el evangelio.
  • La unidad hace más hermosa la vida entre los cristianos.
  • La unidad es fortaleza frente al enemigo ("Si la manada se mantiene unida el león se acuesta con hambre")
  • Los apóstoles de Cristo fueron fieles en guardar la unidad. 
Veamos este hilo conductor en el Nuevo Testamento:

Hechos

4:32 "Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común"

La unidad se expresó siendo de un corazón y un alma, el resultado fue la generosidad.

Romanos

12:4 "Porque de la manera que en un cuerpo tenemos muchos miembros, pero no todos los miembros tienen la misma función, 12:5 así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros"

La unidad se manifestó siendo un cuerpo en Cristo y cada uno de nosotros miembros de ese cuerpo.

Corintios

1° Cotintios 1:10 "Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer"

La unidad se ve reflejada en hablar una misma cosa, en la ausencia de divisiones, en tener una misma de mente y parecer.

2° Corintios 13:11 "Por lo demás, hermanos, tened gozo, perfeccionaos, consolaos, sed de un mismo sentir, y vivid en paz; y el Dios de paz y de amor estará con vosotros"

Siendo de un mismo sentir y viviendo en paz.

Gálatas

3:27 "porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. 3:28 Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús"

La unidad rompe las barreras de raciales, sociales, de género, todos somos uno en Cristo.

Efesios

4:3 "solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; 4:4 un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; 4:5 un Señor, una fe, un bautismo, 4:6 un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos"

Aquí encontramos las siete bases de nuestra unidad: Un cuerpo, un Espíritu, una misma esperanza, un Señor, una fe, un bautismo y un mismo Dios y Padre. 

Filipenses

2:2 "completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa"

La unidad se manifiesta en el mismo sentir, el mismo amor, en una misma actitud hacia las cosas.

Colosenses

3:15 "Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos"

También la unidad se expresa siendo un solo cuerpo.

Hebreos

10:25 "no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca"

Para ser uno no debemos dejar de congregarnos. La reunión de los hermanos en Cristo es la manifestación práctica, real y visible de la unidad. No puedo decir que soy uno con mis hermanos si no me reúno con ellos.

1° Pedro

3:8 "Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables; 3:9 no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición" 

Pedro nos enseña el carácter que deben expresar aquellos que pertenecen al cuerpo de Cristo.

1° Juan

1:7 "pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado"

La unidad es verdadera comunión en luz, y allí habrá perdón de pecados.

Apocalipsis

7:9 "Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos"

Si perseveramos en la unidad algún día seremos parte de esta gran multitud que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero.
¡Qué nada ni nadie lleve a alejarte de la iglesia, del cuerpo de Cristo. Sé uno con todos tus hermanos, practica la unidad y Dios te bendecirá!

miércoles, 15 de mayo de 2013

AMENAZAS A LA UNIDAD Mario Fagundes


  ¿Qué cosas amenazan la unidad?  La división está dentro del hombre, ya que el hombre fue tocado por Satanás.
  Cuando entendemos el Propósito de Dios, de tener una familia de muchos hijos semejantes a Jesús, para gloria de Dios Padre, nuestros corazones arden en busca de su cumplimiento.
  En nuestro caminar hemos encontrado amplia enseñanza y dirección para que seamos muchos hijos (multiplicación); hemos recibido entendimiento a través de la Escritura, de varias estrategias para que la multiplicación ocurra:
a) salir de dos en dos;
b) el oikos;
c) el pórtico;
d) el golpear en las casas;
e) el hacer el bien por todas partes.
   También hemos recibido entendimiento a través de la Escritura, sobre ser semejantes a Jesús (edificación):
a) Tenemos que definir un currículum de todo el consejo de Dios;
b) ¿Cómo viene esta enseñanza? Sustentación, crisis, edificación.
c)    ¿A través de quién? Maestro, discipulador, compañero, Cuerpo de Cristo.
d) ¿De qué forma transmitir? Ejemplo, predicación, catequesis, lectura.
e) ¿Desde dónde? Púlpito (encuentros, retiros), coyunturas y ligamentos, material escrito, audiovisual.
Pero con respecto a ser una sola familia (unidad), no tenemos una orientación apostólica sobre cómo unirnos. Ellos no tenían una iglesia dividida. Ella era una en todas partes. Nosotros heredamos una Iglesia dividida, y muchos han sido los esfuerzos para unirla. Pero hemos encontrado dificultades para que ocurra la unidad.
Lo que encontramos en las Escrituras son advertencias por parte de los apóstoles, sobre los peligros que pueden producir la división. No tenemos consejos, estrategias o dirección de cómo unirnos, pero sí de cómo no dividirnos. Me gustaría meditar sobre esas advertencias:
1- Hombres sectarios.
 “17 Mas os ruego, hermanos, que os fijéis en los que causan divisiones y tropiezos en contra de la doctrina que vosotros habéis aprendido, y que os apartéis de ellos. 
18 Porque tales personas no sirven a nuestro Señor Jesucristo, sino a sus propios vientres, y con suaves palabras y lisonjas engañan los corazones de los ingenuos.”
Romanos 16:17-18 
2- Preferencia de ministerios.
 “10 Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer.  11 Porque he sido informado acerca de vosotros, hermanos míos, por los de Cloé, que hay entre vosotros contiendas. 12 Quiero decir, que cada uno de vosotros dice: Yo soy de Pablo; y yo de Apolos; y yo de Cefas; y yo de Cristo.  13 ¿Acaso está dividido Cristo? ¿Fue crucificado Pablo por vosotros? ¿O fuisteis bautizados en el nombre de Pablo? 14 Doy gracias a Dios de que a ninguno de vosotros he bautizado, sino a Crispo y a Gayo,15 para que ninguno diga que fuisteis bautizados en mi nombre. 16 También bauticé a la familia de Estéfanas; de los demás, no sé si he bautizado a algún otro. 17 Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo.”
1 Corintios 1:10-17
 "De manera que yo, hermanos, no pude hablaros como a espirituales, sino como a carnales, como a niños en Cristo. 2 Os di a beber leche, y no vianda; porque aún no erais capaces, ni sois capaces todavía, 3 porque aún sois carnales; pues habiendo entre vosotros celos, contiendas y disensiones, ¿no sois carnales, y andáis como hombres? 4 Porque diciendo el uno: Yo ciertamente soy de Pablo; y el otro: Yo soy de Apolos, ¿no sois carnales? 5 ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor. 6 Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios.7 Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento. 8 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor. 9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.” 
 1 Corintios 3:1-9
 3- Legalismo, libertinaje.
 “13 Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. 14 Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.15 Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os consumáis unos a otros.”
Gálatas 5:13-15
 4- Cultura, pueblos.
“11 Por tanto, acordaos de que en otro tiempo vosotros, los gentiles en cuanto a la carne, erais llamados incircuncisión por la llamada circuncisión hecha con mano en la carne. 12 En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo. 13 Pero ahora en Cristo Jesús, vosotros que en otro tiempo estabais lejos, habéis sido hechos cercanos por la sangre de Cristo. 14 Porque él es nuestra paz, que de ambos pueblos hizo uno, derribando la pared intermedia de separación, 15 aboliendo en su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo de los dos un solo y nuevo hombre, haciendo la paz, 16 y mediante la cruz reconciliar con Dios a ambos en un solo cuerpo, matando en ella las enemistades. 17 Y vino y anunció las buenas nuevas de paz a vosotros que estabais lejos, y a los que estaban cerca; 18 porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al Padre. 19 Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, 20 edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, 21 en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; 22 en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.”
Efesios 2:11-22
 5- Partidismos
 “1 Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor, si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna misericordia, 2 completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros.” 
Filipenses 2:1-4-
 6- Falsas enseñanzas
 “8 Mirad que nadie os engañe por medio de filosofías y huecas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los rudimentos del mundo, y no según Cristo. 9 Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, 10 y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. 11 En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; 12 sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos.13 Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, 14 anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz,15 y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. 16 Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo,17 todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo. 18 Nadie os prive de vuestro premio, afectando humildad y culto a los ángeles, entremetiéndose en lo que no ha visto, vanamente hinchado por su propia mente carnal, 19 y no asiéndose de la Cabeza, en virtud de quien todo el cuerpo, nutriéndose y uniéndose por las coyunturas y ligamentos, crece con el crecimiento que da Dios.”
Colosenses 2:8-19
 7- Los judaizantes. La vieja y la nueva alianza.
“1 Porque todo sumo sacerdote tomado de entre los hombres es constituido a favor de los hombres en lo que a Dios se refiere, para que presente ofrendas y sacrificios por los pecados; 2 para que se muestre paciente con los ignorantes y extraviados, puesto que él también está rodeado de debilidad; 3 y por causa de ella debe ofrecer por los pecados, tanto por sí mismo como también por el pueblo. 4 Y nadie toma para sí esta honra, sino el que es llamado por Dios, como lo fue Aarón.
5 Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy. 6 Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec. 7 Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.  8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia; 9 y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen; 10 y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.”
Hebreos 5:1-10
8- Placeres de la carne, amor al mundo.
 1 ¿De dónde vienen las guerras y los pleitos entre vosotros? ¿No es de vuestras pasiones, las cuales combaten en vuestros miembros? 2 Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. 3 Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. 4 ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. 5 ¿O pensáis que la Escritura dice en vano: El Espíritu que él ha hecho morar en nosotros nos anhela celosamente?  6 Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.  8 Acercaos a Dios, y él se acercará a vosotros. Pecadores, limpiad las manos; y vosotros los de doble ánimo, purificad vuestros corazones. 9 Afligíos, y lamentad, y llorad. Vuestra risa se convierta en lloro, y vuestro gozo en tristeza. 10 Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.
Santiago 4:1-10
 9- Dominación, autoritarismo.
“2 Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; 
3 no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.” 
1 Pedro 5:2-3
“9 Yo he escrito a la iglesia; pero Diótrefes, al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos, no nos recibe. 10 Por esta causa, si yo fuere, recordaré las obras que hace parloteando con palabras malignas contra nosotros; y no contento con estas cosas, no recibe a los hermanos, y a los que quieren recibirlos se lo prohibe, y los expulsa de la iglesia.
3 Juan 9-10
10- Falsos profetas.
 “1 Pero hubo también falsos profetas entre el pueblo, como habrá entre vosotros falsos maestros, que introducirán encubiertamente herejías destructoras, y aun negarán al Señor que los rescató, atrayendo sobre sí mismos destrucción repentina. 2 Y muchos seguirán sus disoluciones, por causa de los cuales el camino de la verdad será blasfemado, 3 y por avaricia harán mercadería de vosotros con palabras fingidas. Sobre los tales ya de largo tiempo la condenación no se tarda, y su perdición no se duerme.” 
 2 Pedro 2:1-3
 ¡Que el Señor nos ayude a observar estas advertencias y a no producir más daños al Cuerpo de Cristo!
 

A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...