Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 17, 2013

SILAS: “PERLA DE JERUSALEN” 2da. Edición Oscar Gómez

Al acercarnos a la iglesia naciente para buscar referentes comúnmente fijamos la atención en los grandes apóstoles. Una observación un poco más aguda de las escrituras nos llevará a encontrar otros modelos dignos de imitar y muy útiles para nuestro andar en el Señor. Quisiera reflexionar acerca de Silas, un discípulo en quién veremos preciosas cualidades. Silas deriva del hebreo “sheal” que significa invocar, y más tarde este mismo discípulo tomó el sobrenombre romano de Silvano.
Era un discípulo destacado.
El primer registro lo encontramos en Hechos 15:22-23 “Entonces le pareció bien a los apóstoles y a los ancianos con toda la iglesia elegir varones y enviarlos a Antioquia....y a Silas, varones principales entre los hermanos” “y escribir por conducto de ellos”. Si bien se mencionan otros varones quisiera detenerme en Silas. Era un discípulo destacado en la iglesia de Jerusalén, principal e importante. A través del testimonio, la perseverancia y la obra llegó a ser “principal”. No se llega…

LA VIDA DEL PASTOR 2da. Parte Ivan Baker

     ¿Cuáles son lo ataques más comunes que los pastores tenemos que contender?
Fundamentalmente son tres, de los cuales se derivan muchos otros:

LA VANIDAD (orgullo)EL DINERO (materialismo) yLA IMPUREZA (sexo)
Estas son las principales pruebas que tendremos que pasar, precisamente porque constituyen las tres debilidades más sobresalientes en nuestra naturaleza corrompida. Por eso no es extraño que sean estos los blancos preferidos en los ataques del enemigo. Mi intención no es desarrollar estos tres temas sino solo destacar algunos aspectos que pudieran ayudarnos como pastores. Aunque lo que voy a decir tiene que ver con todos los creyentes. Luego veremos algo acerca del área de nuestra lucha.
LA VANIDAD (orgullo)
¿Qué es la vanidad? La vanidad tiene su raíz bien metida en nuestro orgullo y no es otra cosa que una desmedida intención de ser gratificados nosotros mismos. Es el deseo de ser honrado, reconocido. Es la procura de atención que reclamamos hacia nuestra persona. El Diablo tentó a…