jueves, 31 de enero de 2013

FORMACIÓN DE OBREROS 2° Parte Jorge Himitian


                      


                    CINCO ÁREAS PRINCIPALES DE ESTUDIO

1) Cualidades básicas de un obrero

2) Cualidades de carácter

3) Cualidades espirituales

4) Cuidados personales

5) Cualidades ministeriales

Cuando miremos estas cualidades no se debe tomar como un test de aprobación y sentirnos descalificados, sino mirarlo en un plano de construcción. Pablo escribe para edificar, no para descalificar. De paso, edificar es poner lo que falta.
Fil: 1: 6 no habla de perfección (Teleios). No una perfección absoluta como se entiende en castellano, sino algo completo, algo que llegó a un punto de maduración, de desarrollo, completamente crecido. Ej. del bebé: ¿cómo está?: Perfecto. Col: 1: 28-29.
¿QUIÉNES SON OBREROS?
· Todos, no sólo los que dirigen, pues todos somos sacerdotes, del apóstol recién bautizado. 2ª Tim: 1: 9, 1ª Ped: 2: 9. Cuidado con la idea de laicado y clericado que tanto mal ha hecho a la iglesia.
· No todos funcionan así,
. algunos porque no saben que son obreros, hay que enseñarles.
. otros no han sido preparados, no saben hacer la obra.
. otros son nuevos y todavía no saben hacer la obra.
. otros son viejos y tampoco han sido preparados.
. otros no quieren funcionar, no quieren involucrarse.
Todos somos obreros, algunos en función, otros en formación y otros duermen.

Continuará....

FORMACIÓN DE OBREROS 1° Parte Jorge Himitian


                                                                                               
                                                                                  2da.Edición                                                                                                                       

Según 1 y 2 Timoteo y Tito

El estudio que haremos a continuación, no es exegético sino temático basado en estas epístolas y tomando como base la formación de estos obreros: Timoteo y Tito.

En Hech: 15: 36 – 41 figura un entredicho entre Pablo y Bernabé que muchas veces trajo consternación a mi corazón. Los apóstoles llegan a tener tal entredicho entre ellos que se separan, y lo hacen por un discípulo: el joven Juan Marcos. Sin entrar en detalles en el tema, este discípulo los había dejado en el medio del camino (quizás porque no le gustó el nuevo liderazgo de Pablo, siendo él sobrino de Bernabé, Hech: 13:13).
Pablo, comienza entonces su segundo viaje misionero acompañado por Silas y quizás con mucha reflexión vuelve a elegir a otro joven: Timoteo, el que llegó a ser su ¨hijo en la fe¨.
Timoteo vivía en Listra, una pequeña ciudad de Licaonia, en Asia Menor, hacia donde Pablo salió con Bernabé en su 1ª viaje misionero. Los apóstoles, luego de estar en Iconio (Hech:14:5-7) con mucho éxito (v:1) tuvieron que escapar porque unos judíos iniciaron una revuelta contra ellos y se dirigieron hacia Listra y Derbe.
Timoteo se convierte en Listra en el 1ª viaje misionero de ellos (Hech: 14: 8.23). Pablo le dice luego:
. ¨ tu has seguido ... mis padecimientos... en Listra...¨ 2ªTim: 3:10

Algunas características de Timoteo:

· Madre judía, padre griego (Hech: 16:1.3)
· Conocía desde la niñez las S. Escrituras (2ªTim: 3:15). Puede ser un factor importante en la decisión de Pablo al elegirlo a pesar de su corta edad.
· Los hermanos daban buen testimonio de él. Hech. 16:2
· Su carácter:
. tímido (Pablo siempre lo está animando). Le dice: ¨... no nos ha dado Dios espíritu de cobardía...no te avergüences¨ (2ª Tim: 1:7-8)
. Joven y susceptible por eso. ¨... nadie tenga en poco tu juventud...¨ 1ª Tim: 4:12
Algunas personas que tienen estas características se marginan (o son marginados) rápidamente. No fue así con Timoteo.
· Fiel y leal (2ªTim: 2:2)
· Físicamente no muy fuerte (1ªTim: 5: 23)

Resumidamente:

1ª Timoteo

Texto clave: ¨... sepas como conducirte en la casa de Dios...¨
¨ Está orientada a corregir ciertas doctrinas erróneas, herejías, etc.
¨ Instruir en cuanto a la organización interna de las comunidades, sus pastores, diáconos.
¨ También hay algo sobre el cuidado que Timoteo debe tener acerca de sí mismo y de cómo desarrollar su ministerio.

2ªTimoteo

Texto clave: ¨...procura con diligencia presentarte a Dios aprobado...¨2:15
No se habla de la organización de la Iglesia, es de un tono mucho más personal. La última carta de Pablo, un llamado de afecto de Pablo para que Timoteo viniera a visitarlo. Revela más su corazón que su intelecto, se muestra tierno, cálido y cariñoso. Es una nota personal que contiene el testamento del apóstol.

LA ESTRATEGIA DE DIOS PARA CUMPLIR SU PROPÓSITO ETERNO Marcos Moraes




¿Cuál es la estrategia dispuesta por Dios para el cumplimiento de este Propósito?

Ef. 4:11-16 “Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo, de quien todo el cuerpo, bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor”

Esta respuesta esperamos que esté bien clara en nuestra mente. Podríamos decir que esta fue la verdad que mas hemos defendido en los últimos 25 años luego de entender el Propósito Eterno de Dios. Hemos entendido que no hay otra estrategia válida en la edificación de la casa de Dios. Y ha sido establecida hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios... Este es el único texto en las Sagradas Escrituras que nos habla del Propósito Eterno y, al mismo tiempo, de la estrategia.
 Recientemente Evangevaldo nos llamó la atención acerca de los versículos 14 en adelante: “para que ya no seamos niños fluctuantes llevados por todo viento de doctrina...” Aquí se nos plantea una realidad presente y terrena, no una perspectiva futura y distante. El texto nos está indicando que esta es una realidad que debe ser vivida hoy. Si la edificación está siendo bien realizada, la mente de los discípulos ha sido instruida, hay madurez... De esto nos está hablando el apóstol. Nos está pidiendo que no seamos niños. Y el hombre maduro se caracteriza por no dejarse arrastrar por los distintos vientos de doctrina.
 Este es uno de los puntos en los que el ministerio de Iván fue fundamental para nosotros. Nos ayudó a trabajar en la dirección correcta y así ser libres de tantas modas que han aparecido en la Iglesia. Durante todos estos años esta influencia fue extremadamente importante para nosotros. Muchos hermanos se han sorprendido al encontrarnos, después de años, perseverando en las mismas cosas: “¿Ustedes todavía siguen con lo mismo?”
 Ocurre a veces, que frente a tantas dificultades para involucrar a los santos en la obra del ministerio, alguno es tentado a pensar que la estrategia puede ser otra. Pero el éxito logrado o la falta de éste, no puede determinar la forma en que trabajamos. Sino que es la Escritura la que establece cuál debe ser la estrategia; y nunca debemos quitar la vista de allí. Si alguna cosa no progresa, tendré que ver dónde está la falla, pero el error nunca estará en el modelo establecido por Dios.

miércoles, 30 de enero de 2013

CUATRO RECOMENDACIONES PARA ESTE AÑO 2013 Oscar Gómez


  

2da. Timoteo es la última epístola del apóstol Pablo donde palpitan los latidos de su corazón, se dirige a su hijo en la fe y entre otras cosas lo insta a:
Ser un buen soldado de Jesucristo y un obrero aprobado.
Le advierte que vendrán tiempos peligrosos describiendo el carácter de los hombres en esos días.
También lo llama a tener cuidado de los falsos maestros que apartarán a los cristianos de la verdad mediante enseñanzas sin asidero en las escrituras.
Casi al final de la carta le da cuatro recomendaciones, dos relativas al carácter y dos atinentes al servicio o ministerio cristiano.

Leamos 2° Timoteo 4:5 Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio”

“Pero tú sé sobrio en todo”
I. SÉ SOBRIO EN TODO

Esta es la primera recomendación y tiene que ver con el carácter.

1.  ¿Qué significa ser sobrio?

Significa templado, persona que se controla y es moderada en su forma de actuar, especialmente al comer y al beber, que es sencillo y sin adornos. Disciplinado.
En el original la palabra sobrio es “nepho” que significa estar libre de la influencia de productos embriagantes. Se aplica a la persona que no se encuentra bajo los efectos del alcohol o las drogas, que no está dominado por ellas o intoxicado.
¡Cuidémonos de la sociedad argentina! En el año 2011 en Argentina se consumió 2.000 millones de litros de cerveza, y movió 1.300 millones de dólares. En los carritos del supermercado vemos un sachet de leche y cinco botellas de cerveza.

2.  Un discípulo sobrio es aquel que tiene una vida ordenada.

Es ordenado en sus tiempos de -las cosas del Señor, sabe el día de su grupo casero y cuando estamos juntos como iglesia.

3.  La base de todo servicio cristiano es la sobriedad, no estar preso de los placeres, sobre esa plataforma se construye todo lo demás.

“soporta las aflicciones”
II. SOPORTA LAS AFLICCIONES

Esta es otra recomendación de carácter.
Aflicción es tristeza, pena, congoja. Molestia, dolor, sufrimiento. Dificultad.

1.  Ser sobrios no impedirá que vengan aflicciones, pero nos ayudará a soportarlas mejor.

¡Ay de aquel que lleva una vida sin orden, con excesos! le será muy dificultoso superar los periodos de prueba y aflicción.

2.  El origen de las aflicciones.

Las aflicciones o contrariedades pueden venir:
-como resultado de pecados,
-decisiones equivocadas y
-otras sobrevienen sin buscarla. La adversidad llama a la puerta sin pedir permiso.
Hay aflicciones de corta duración y otras parecen que no tienen fin. Hay aflicciones podemos tener una idea de cómo enfrentarlas, hay otras que no podemos saber ni cómo van a seguir ni en qué van a terminar.

3.  Distintas clases de aflicciones:

a-familiares (con los padres ancianos, con los parientes, nosotros también somos fuente de aflicción para otros),
b- económicas,
c- físicas, (problemas de salud)
d- laborales (con los patrones, compañeros de trabajo)
e- y aflicciones en el servicio a Dios (y de éstas creo que se refiere el apóstol). En la teología de Dietrich Bonhoeffer existe lo que él denomina “el momento de la gran decepción”.
El apóstol Pablo nos insta a soportar las aflicciones.

Ahora vienen dos recomendaciones para el servicio a Dios

“haz obra de evangelista”
III. HAZ OBRA DE EVANGELISTA

La V. Popular lo traduce: “dedícate a anunciar el evangelio”

1.  El apóstol nos llama a hacer obra de evangelista, a anunciar el evangelio en medio de las aflicciones y del dolor que nos invade.

Génesis 41:52 “Y al segundo le puso el nombre de Efraín (aquel que es fructífero), porque dijo: Dios me ha hecho fecundo en la tierra de mi aflicción”

Jesús siguió predicando el reino aún en la cruz, los clavos y la corona de espinas no fueron un impedimento. El Cid campeador salió a la conquista sobre su corcel ya estando muerto.

2.  A la noble tarea de aconsejar a los discípulos debemos agregarle la predicación del evangelio.

No dice “hagamos obra de psicoanalista” sino de evangelista.
En la década de los 80 nos conocían como la gente de la plaza pringles, luego como los de la peatonal Córdoba, y ¿HOY POR QUÉ NOS CONOCEN? Las últimas veces que salimos a predicar nos encontramos con muchas personas que ya habían pasado por alguna iglesia cristiana de la ciudad.

Ivan Baker decía “entre el maestro y el discípulo tiene que haber una circunstancia para la obra, y si no la hay debemos crearla”

3.  Tenemos dos opciones: ganar nuestra generación o sepultarla.

En Rosario y zona de influencia hubo 180 crímenes en el año 2012. En lo que va del 2013 van 16.
No hay tiempo que perder. Predica la palabra. Haz nuevos discípulos. No te detengas. Haz obra de evangelista!

“cumple tu ministerio”
IV. CUMPLE TU MINISTERIO

1.  Clarifiquemos quienes deben cumplir el ministerio

Efesios 4: 11 y 12:
Los apóstoles, profetas, evangelistas, pastores y maestros deben perfeccionar a los santos.
Los santos tienen que llevar a cabo la obra del ministerio.
Cada discípulo es un ministro del evangelio.
La finalidad del ministerio es clara: Edificar el cuerpo de Cristo.

2.   El ministerio espiritual se construye sobre la base de la sobriedad, de soportar las aflicciones y  de una obra continua de evangelización.

3.  No desatender el ministerio al que fuimos llamados.

La palabra “cumple” apela a nuestra responsabilidad y “ministerio” significa servicio.

Hay impedimentos para cumplir nuestro servicio La falta de adiestramiento y –pachorra.

Decile a Arquipo (adiestrador de caballos): Mira que cumplas tu ministerio que recibiste en el Señor” (Col 4:17). A lo mejor Arquipo estaba desanimado, no pudo soportar las aflicciones, y esta puede ser nuestra situación, pero Pablo lo alienta y anima a cumplir con su ministerio, el que recibió del Señor Jesús.

Cuando crees que llegó el final de tu servicio a Dios se trata solo del comienzo.

¡Cumple con tu trabajo para Dios, no decaigas, no te desanimes!

Escuchemos la voz del Señor a través del apóstol Pablo:

Leamos juntos 2da. Timoteo 4:5 “Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio”



jueves, 24 de enero de 2013

¿Y AHORA QUÉ...? Oscar Gómez





    Al considerar nuestra trayectoria, casi medio siglo como movimiento de renovación espiritual, podemos decir con toda convicción y claridad que la luz de Dios alumbró nuestras mentes y renovó nuestro entendimiento, pero debemos reconocer que nuestra vida y servicio a Dios, aunque con algunos avances, todavía sigue estructurado y conformado en un nivel inferior a esa revelación que tuvimos y que sigue creciendo.

Si nuestra forma de vida no cambia con toda la luz recibida, sigue siendo individualista, egoísta, materialista etc. seguimos conformados a este siglo y corremos el riesgo de abortar la intención de Dios de tener una familia de muchos hijos iguales a Jesús.

Su gracia no vino solamente para proporcionarnos una experiencia agradable sino a impulsarnos hacia el cumplimiento de su propósito eterno.

El ejemplo de las represas:

En ingeniería se denomina represa a una barrera fabricada con hormigón, que se construye habitualmente en un desfiladero sobre un río o arroyo.
Tiene la finalidad de embalsar el agua en el cauce fluvial para su posterior aprovechamiento en abastecimiento o regadío, para elevar su nivel con el objetivo de derivarla a canalizaciones de riego, para laminación de avenidas (evitar inundaciones aguas abajo de la presa) o para la producción de energía eléctrica mediante las centrales hidroeléctricas.
En una represa es posible distinguir entre el embalse (el volumen de agua retenido), los taludes (que limitan el cuerpo de la represa), las compuertas (los dispositivos mecánicos que permiten regular el caudal de agua), el vertedero (donde reposa el excedente de agua cuando la represa está llena) y las esclusas  (que facilitan la navegación a través de la represa), entre otros elementos.
La represa se fue construyendo a lo largo de este medio siglo como movimiento espiritual, pero estas represas tienen compuertas, nosotros tenemos mucho volumen de agua retenido (embalse) pero es tiempo de accionar las compuertas, pero debe hacerse ordenadamente, bajo un cuidadoso control para que no se produzca un desastre.

Algunas consideraciones

Las carpetas brindan conceptos, el Espíritu Santo produce los cambios de fondo en nuestras vidas y ministerios.

La renovación de nuestro entendimiento debe producir transformación en nosotros y la transformación plasmarse en un nuevo estilo de vida, tanto en lo personal como comunidad eclesial.
Mayor es nuestra responsabilidad porque mayor es nuestra luz.

Veamos algunos aspectos de la vida del reino que Dios en su misericordia nos ha mostrado y lo que entiendo que debemos hacer al respecto:

®  LA CARIDAD O AYUDA AL NECESITADO

Lo que hasta aquí hicimos:
-Granja de rehabilitación de droga dependientes.
-Bolsón de alimentos.
-Horas felices en sus más variados aspectos.
-Hermanos que ayudan individualmente sin que su izquierda sepa lo que hizo su derecha.
-Seguramente me estoy olvidando de otras cosas más.

Lo que podemos hacer en nuestros barrios:

Ayuda a discapacitados
Cooperativa de vivienda
Apoyo escolar y orientación vocacional
Consultorio jurídico laboral.
Talleres de capacitación de oficios.
Ropero y provisión de ropa a los carenciados.
Proveeduría
Farmacia comunitaria
Clases de gimnasia o peluquería, etc.

®  EL HACER DISCÍPULOS

Entendimos que el hacer discípulos no es igual que un curso de discipulado, tampoco es siempre un discipulado de living, se trata que el discípulo tome contacto con la Palabra y así modificar su carácter y servicio. En un tiempo se suministraban los versículos y el discípulo debía meditarlos en oración.
También aprendimos que entre el discípulo y el maestro se debe generar una circunstancia de servicio, de obra, juntos haciendo la tarea del ministerio.
Comprendimos que si una relación luego de intentar no funciona tenemos la libertad de relacionarnos con otro hermano, siempre y cuando no se haga una costumbre el cambiar de coyuntura.

Sugiero algunas cosas a tener en cuenta para que funcione la tarea de hacer discípulos:

-Que aquel que intentamos discipular esté convertido.
-Que ambos estén llenos del Espíritu Santo
-Que vivan medianamente cerca.
-Que el discipulador atienda al discípulo
-Que sea un discipulado de obra más que de living.
-Que Cristo sea el centro de la relación

®  LA OPERACIÓN DE LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO

Dios nos ha bautizado en su Espíritu y esto generó la operación de dones espirituales y la manifestación de su poder. De hecho, al principio fue conocido como el movimiento carismático, es decir con experiencia en los carismas del Espíritu.

Sugiero, como vemos en las Escrituras, que los dones espirituales se experimenten no solamente dentro de nuestro recinto de reunión, sino también afuera, en toda ocasión que tengamos de ministrar el poder de Dios y también en los grupos caseros. Ejercer fe, esa fe que Dios respalda y premia.

®  LOS GRUPOS CASEROS

Descentralizar la iglesia en pequeños grupos fue una estrategia que vino de Dios, en los grupos más pequeños cada uno es conocido, amado, edificado y asistido.

En cuanto a los grupos caseros o familiares sugiero:
-Ajustarnos al término bíblico de “iglesia en tu casa”, ninguna organización cristiana que se mueve por grupos pequeños denominó bíblicamente ese grupo, lo llaman “grupos de crecimiento”, “racimos”, “núcleos”, etc.
-Que la fisonomía o formato del grupo sea de acuerdo a 1° corintios 14:26 y no una réplica de la reunión del domingo.

LA VIDA DEL PASTOR 4ta. Parte Ivan Baker




LA IMPUREZA (sexo)

Aquí tocamos un problema que aparece como ítem número uno en todas las listas de pecado del Nuevo Testamento. La Iglesia no está ajena al problema y tampoco los pastores. Cómo van a estar ajenos si es precisamente a ellos que están dirigidas las palabras de Cristo y los apóstoles.
Es lamentable tener que admitir que muchos obreros del Señor y pastores han tenido que ser disciplinados por sus tratos impuros. ¡Cuántos ministerios santos y fructíferos fueron eclipsados! ¡Cuánto perdió la Iglesia! ¡Cuánto perdió el Señor! He visto las lágrimas, he presenciado la terrible desilusión y he presenciado el derrumbe. Este tema es muy importante. El propósito de Dios en este día es levantar una solemne advertencia en nuestros corazones. Es mejor prevenir que curar; Dios ha hecho grandes esfuerzos para prevenirnos de este mal y debemos hacer caso de su consejo.
A veces la misma obra del Señor hecha con descuido, fue el instrumento usado por el Diablo para provocar una caída. Puede ser que se dedicó mucho tiempo a aconsejar y ministrar a hermanas. Fue el terreno propicio para encender una pasión. Poco a poco fue cediendo, permitiendo pequeños cambios en el trato hasta que se dio lugar a la lamentable caída.

Así que debemos advertir que:

ES UN PROCESO QUE DA LUGAR A LA CAÍDA

La caída siempre es el desenlace final de un proceso. Si cuidamos de no entrar en el proceso nunca tendremos que sufrir las consecuencias de la caída.
Santiago nos habla claramente de este proceso. 1:12-16 Primero habla de la tentación. Aclara que la tentación no viene de Dios y que ni tampoco debemos culpar al Diablo por todas nuestras tentaciones, sino que “cada uno es tentado cuando de su propia concupiscencia es atraído y seducido”. (La “concupiscencia” es un apetito desmedido, o que se sale de órbita). Cuando nos habla del proceso de la tentación nos dice que antes que se dé a luz el pecado, el hombre está siendo contaminado en su ser íntimo: pensamientos, corazón y espíritu. Una vez convencido en su ser íntimo su voluntad está dispuesta y sólo falta la oportunidad propicia para consumar el acto. Esto último, Santiago dice, es “dar a luz el pecado”. Así que el pecado es consumado como consecuencia de un proceso.
Recuerdo el caso de un gigantesco eucaliptos que se desplomó, hace unos años, en un parque cerca de casa. El viento que había soplado no era como para voltear semejante árbol, hecho que llamó mi atención y me detuve para contemplarlo. Lógicamente era importante observar la raíz. La razón de la caída del árbol quedó inmediatamente a la vista: allí, en la raíz, había estado trabajando por años un gran hormiguero sin que nadie lo hubiera observado.
¿Qué son algunas hormiguitas pequeñas que entran y salen sin que nadie les dé importancia? Nunca olvidé este incidente. Siempre lo recuerdo cuando pienso en mi necesidad de cuidar los cimientos de mi vida espiritual. Necesito ser cuidadoso de los pequeños pensamientos que permito entrar en mi mente. Son pensamientos aislados que pueden dar lugar a argumentos; argumentos pueden encender la imaginación; la imaginación puede activar la voluntad. Y si este proceso no es detenido enérgicamente por las “armas de luz” pronto, en lugar de ser un santo en el ministerio de Cristo, me convertiré en un reo en camino hacia la muerte.

Debemos conocer

EL VERDADERO TERRENO DE NUESTRA LUCHA

En muchos casos la caída vino por estar confundidos en cuanto al verdadero terreno de lucha contra el pecado. Podemos pensar que lo importante es no permitir que el proceso de tentación, en nuestra mente y corazón, desemboque en el pecado.
Pero el Señor enseñó a sus discípulos a NO ENTRAR EN EL PROCESO. El Señor comienza con la mirada. Bentson me enseñó que la contaminación comienza con la segunda mirada. Dice que no podemos evitar la primera, pero que la segunda ya es intencional.

Jesús trata nuestras miradas. Él no quiere que estemos haciendo fuerza para no caer, él quiere que estemos haciendo fuerza para mantenernos limpios interiormente.

La amonestación que él nos dio nos indica que para él,

EL TERRENO DE NUESTRA LUCHA NO ES CUIDAR DE NO CAER SINO CUIDAR DE ERRADICAR EL PRIMER SIGNO DE     CONTAMINACIÓN.

En otras palabras, ¡guardar nuestro corazón!

Santiago nos da la misma enseñanza: “Bienaventurado el varón que soporta la tentación...” Sgo 1:12 Soportar aquí, indica “resistir”. Esta palabra tiene también el sentido de rechazar.

Ahora, esto no es meramente guardarse de no entregar nuestros miembros al pecado, sino

LUCHAR Y VENCER EN EL TERRENO DE LA MENTE

Vuelvo a decir que éste es el verdadero terreno de nuestra lucha. Literalmente significa:

NO ENTREGAR LA MENTE A LA CONTAMINACIÓN DE PENSAMIENTOS IMPUROS.

Nuestra mente se asemeja a un campo de aterrizaje. No tiene paredes, cualquier “avión” puede entrar. Lo importante es que yo distinga bien los “aviones” que vienen de Dios y los otros. A los que son de Dios les brindo todos los servicios, pero a los que no son de Dios ¡no! Ni les doy la bienvenida, ni les hago la escalera, ni les doy combustible, ni me interesa la mercadería que traen y mucho menos sus pasajeros. Simplemente los ignoro. Pablo enseñó: “No hagáis caso de la carne con sus concupiscencias...” Esto es precisamente lo que debo hacer: no hacer caso, ignorar.
Pero otro método aún más excelente, es el de la sobreposición. Estamos tan llenos del Reino de Dios que no hay espacio para otra cosa en nuestra mente. ¡Aleluya! Yo tenía una lluvia con una flor bastante tapada. Cuando terminaba de bañarme quería darme una ducha fría. Así que cerraba la canilla de agua caliente y abría la de agua fría. Al tiempo me di cuenta que no era necesario cerrar la de agua caliente. El agua fría era tan fuerte que ocupaba totalmente la lluvia, no dejaba salir el agua caliente... y se apagaba el calefón. La fuerza de un corazón lleno de Dios nos mantiene sanos y limpios espiritualmente. Las manos vacías son el taller del Diablo.
No debiéramos admitir siquiera la contaminación del pecado. Recuerdo que un joven vino a mí buscando ayuda. Vivía solo en un barrio fuera de la ciudad de Buenos Aires. Venía muy preocupado. Me dijo: “¡Por favor ora por mí!” ¿Cuál es tu problema? Le pregunté. “Una pareja joven se mudó al lado de casa y la mujer pasa delante de mi puerta y me hace ojitos”. Fue su respuesta.

Yo le miré atentamente mientras oraba para tener una palabra de Dios. La situación era seria y este joven estaba realmente preocupado. La respuesta que el Señor me dio me enseñó una gran lección. Esto fue lo que dije:
¿Realmente te sientes en peligro? No has tenido bastante con tu vida de pecado? (Había vivido una vida muy corrupta) ¿Es posible que caigas en este pecado después que el Señor te ha salvado y te ha llenado con su Espíritu? A esto me contestó: No. Entonces, le repliqué, si no es posible, ¿por qué quieres que ore por ti?
Te diré más: no voy a orar por ti. Esto es lo que vas a hacer: vete a tu casa cantando y alabando a Dios porque te ha librado de todo pecado y eres más que vencedor. Ponte un gran cartel sobre tu mente y corazón con la palabra: ¡MPOSIBLE!. Cuando llegues a tu casa, no vas a orar, vas a alabar.
Ahora, es importante lo que sigue. Cuando pase esta mujer por tu puerta y te vuelva a hacer ojitos, vas a correr hacia ella, haciendo ruido con los pies y le vas a gritar; ¡Lárgate de aquí... atorranta! Así, bien descortés.
El muchacho se sintió muy sorprendido pero fue e hizo lo que le mandé. Por supuesto que funcionó. Me contó cuando lo vi la próxima vez que la tentación se había desvanecido. Pero, me preguntó, ¿por qué me dijo que no debía orar cuando llegara a casa? (porque le había prohibido terminantemente que haga esto) Le expliqué que arrodillado al lado de su cama, la cara entre las manos, los ojos cerrados, orando para ser salvado de esa mujer, sería su primer síntoma de derrota. Satanás aprovecharía para contaminar aún más su mente y encender su imaginación. Dios no dice que hagamos oraciones de “mendigo” sino que tomemos con fe las armas de nuestra defensa, las usemos y pongamos en huida al enemigo. ¡Admitir que puedo caer es mi primer paso hacia la derrota!
En cuanto a la violenta manera de hablar con esa mujer, el motivo era evitar toda “amable” entrevista para conversar del asunto, lo cual significaría, otra vez, un nuevo paso hacia la tentación. Además era necesario erradicar de la mente de esa mujer toda esperanza de relación. Es mejor tratar la tentación del pecado violentamente, si queremos evitar que la tentación haga violencia de nosotros.

DEBEMOS CORTAR LA TENTACIÓN PECAMINOSA EN SU COMIENZO

¿Cómo realizarlo? Pablo nos lo explica con una sola palabra: “¡Huíd!”

        “HUÍD de la fornicación...” 1ª Cor 6:18
        “HUÍD de las pasiones juveniles...” 2ª Tim 2:22

Pedro también nos recomienda lo mismo:

        “HUÍD de la corrupción que hay en el mundo...” 2ª Pedro 1:4

¿Qué significa “huir”? Significa alejarse con gran prisa de todo ambiente o situación en la que percibo que corro el peligro de contaminarme. Todo es lícito más no todo conviene. Puedo estar en circunstancias muy normales y notar que allí, en esa relación, en ese recinto, en esa circunstancia, hay peligro de tentación. El Espíritu que está en mi activa mi conciencia y ya tengo una luz roja encendida. ¿Qué debo hacer? No hacerme el valiente sino procurar el medio mejor para alejarme cuanto antes. ¡Debo huir!
Creo que no hace falta aclarar que no estamos hablando de apartarnos de toda clase de corrupción que hay en nuestro alrededor, porque entonces sería necesario salir del mundo. En los lugares donde debo estar, y hay corrupción, puedo depender de la protección del Señor; lo contrario es cuando uno mismo elige y se coloca innecesaria y voluntariamente en lugares o situaciones donde uno percibe una particular tentación. Esto no sería huir sino “entrar” en tentación.

CONCLUSIÓN

En las tres tentaciones que hemos tratado hemos visto que la batalla se libra en el terreno de nuestra mente y corazón.
Yo me alegré mucho cuando pude sentir que había llegado a poder dominar mi cuerpo y mi lengua, que mis actos eran los que agradaban a Dios. (Por supuesto, hacía lugar para ciertas fallas). Me sentí feliz. El cielo es mi meta, el Reino de Dios mi gloria.
Pero volví a estar en crisis y cada vez más profunda, a medida que el Espíritu Santo me mostraba esta otra dimensión: “LAS INTENCIONES DEL CORAZÓN” Esto hace que me abra de nuevo a una nueva lucha, en un terreno que había descuidado.
Pero es allí donde Dios quiere llegar. “Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz y más penetrante que espada de dos filos; y que penetra hasta partir el alma Y EL ESPÍRITU... Y DISCIERNE LOS PENSAMIENTOS Y LAS INTENCIONES DEL CORAZÓN”.
Yo no conozco mi corazón, solo Dios lo conoce. Cuando Dios comenzó a tocar esta área en mi vida me sentí muy sucio y manchado. Ahora veo por qué los santos que estuvieron cerca del Señor, cuando le vieron, exclamaron por causa de la vergüenza que sintieron. Cuando Isaías llegó en la visión al trono de Dios, exclamó: “Ay de mí que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos...” Cuando Job vio a Dios, exclamó: “Me arrepiento en polvo y ceniza...” ¿Dónde quedaron sus justificaciones? Pablo también exclamó: “Miserable de mí...”
Me alienta saber que el Dios que conoce mi corazón es también un Dios de amor y misericordia. Pero él está hablando muy fuertemente dentro de mi espíritu, diciendo: “SOBRE TODAS LAS COSAS GUARDADAS, GUARDA HIJO MIO, TU CORAZÓN, PORQUE DE ÉL MANA LA VIDA”

Concluyamos con las palabras de Pablo: 2ª Cor 7:1

“Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”.

A CONTINUACIÓN (To be continued)

Ahora estamos viviendo 500 años después de la reforma con Martín Lutero. Estamos agradecidos por lo que él hizo, pero no vemos la Iglesia...