IMPEDIMENTOS PARA ESTABLECER IGLESIAS EN LOS BARRIOS Oscar Gómez

                                                             Barrios de Rosario

Rosario hoy cuenta con 37 barrios más el centro de la ciudad.

Centro                               
1.- Celedonio Escalada
2.- La Cerámica y Cuyo
3.- Victoria Wals
4.- Alberdi
5.- Larrea y Empalme Graneros
6.- Fisherton
7.- Sarmiento
8.- Lisandro de la Torre
9.- Las Malvinas
10.- Ludueña Sur y Norte
11.- Remedios Escalada
12.- Azcuénaga
13.- Belgrano
14.- Antártida Argentina
15.- Godoy
16.- Urquiza
17.-Triángulo y Moderno
18.- Cinco Esquinas
19.- Bella Vista
20.- Parque Casado
21.- España y Hospitales
22.- Gral. José de San Martín
23.-Alvear
24.- Matheu
25.- Gral. Las Heras
26.- Esteban Echeverría
27.- Tiro Suizo
28.- Mercedes de San Martín
29.- Roque Saenz Peña
30.- Saladillo Sud
31.- Rucci
32.- Parque Field
33.- Tango
34.- 14 de Octubre
35.- República de la 6ta.
36.- Latinoamérica
37.- Alberto Olmedo

Impedimentos para conformar comunidades vecinales:

1°Impedimento:

Pensar que la iglesia de la ciudad debe funcionar en un solo edificio.

Así lo describe Ángel Negro: "Un error común es pensar que la iglesia de la localidad debe funcionar en un solo edificio. Está tan ligado el concepto iglesia-edificio que parecería que no se puede pensar en una sola iglesia en la localidad sin imaginar a todos en un mismo edificio. Se ha repetido hasta el cansancio que el edificio no es la iglesia, sin embargo, se sigue nombrando al edificio con el término "iglesia". Esto hace que se siga asociando a la iglesia con el edificio. La iglesia de la localidad no es la iglesia del local de la calle tal. (Tomado del apunte "La Unidad de la Iglesia en la ciudad, del mismo autor)

2° Impedimento:

Confundir la unidad de la iglesia con estar todos bajo un mismo techo.

Sigue diciendo Ángel Negro: "Un error todavía más sutil es pensar que la unidad de la iglesia en una ciudad consiste en reunir a todos los miembros de la iglesia en una reunión dominical o semanal. Por supuesto que hacer reuniones conjuntas periódicamente es muy bueno; pero sería un error pensar que la unidad de la iglesia es hacer reuniones con toda la hermandad.
Muy al comienzo de la renovación nos liberamos de la asociación iglesia-edificio, pero de lo que muchos no pueden liberarse es de la asociación iglesia-reunión. La reunión conjunta es una expresión de la iglesia, pero no la única y fundamental.
Por muchos años la iglesia bajo persecución no pudo tener ni una sola reunión para expresar su unidad; no obstante funcionaba como una sola iglesia. En realidad la verdadera unidad se fundamenta en el reconocimiento de autoridad, no confundamos a la unidad de la iglesia con estar todos bajo un mismo techo, ni con una institución legal, ni tampoco con la reunión. Nuestro contexto de iglesia es el que nos condiciona a pensar que esta conducta colectiva, es decir iglesia-edificio e iglesia-reunión, es la más importante expresión de la unidad de la iglesia"

3° Impedimento:

Actitud paternalista y de sobre-gobierno que imposibilita soltar a los discípulos hacia nuevas obras.

Los hijos con el tiempo se casan y forman sus nuevas familias fuera del techo paterno, pero los lazos con sus padres se hacen más fuertes y necesarios. A los discípulos una vez formados hay que delegarles nuevas tareas en nuevos lugares, específicamente sus barrios para establecer el reino de Dios.

Una nueva visión para un nuevo tiempo

Vemos la necesidad de re-impulsar y re-pensar la tarea de los hermanos en sus respectivos lugares de residencia. Las iglesias barriales tienen como fin el contacto con el vecino, con las familias, con el comerciante, con las instituciones vecinales, conocer la realidad del barrio y establecer lazos de confianza mediante su testimonio.
Todo barrio tiene su vecinal, mesa de diálogo, comisión, comisaría, dispensario, etc. Cada organismo público con sabiduría descentralizó sus servicios, como iglesia debemos hacer lo mismo. "Los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes que los hijos del reino".
La visión de comunidades de proximidad vecinal no se puede implementar de la noche a la mañana. Todo esto necesita una preparación en oración ya que se trata de una forma de funcionamiento diferente. Debemos dar los primeros pasos, hacer una “prueba piloto” en los barrios más alejados del centro de reunión evaluando las condiciones para poner en marcha esta forma de trabajo.

Ardua tarea

Las iglesias barriales no tendrán una tarea fácil debido a la realidad calamitosa de las personas, pobres, huérfanos, los que sufren, las viudas, los niños de la calle, los ancianos abandonados, los droga-dependientes, los que sufren injusticias serán su preocupación y carga, pero también se convertirán a Cristo hermosas familias, hijos de paz que esperan ser alistados en el ejército del Señor.

No olvidemos: Dios no nos ha dado espíritu de cobardía, sino espíritu de poder, de amor y de dominio propio para hacer esta obra, que es Su obra.