CUANDO SE ENFRÍA LA COMUNIÓN 2da. Edición Víctor Rodriguez




(Tomado del mensaje "COMUNIÓN")

El pueblo de Dios es comparado con una gran tienda, si no está bien afirmada con estacas, esta queda lánguida, débil y sin forma. Y una de las estacas mayores de esta tienda es la comunión.
Es una palabra que se usa en toda su plenitud dentro de la Iglesia, solo allí tiene cabida. Es una de las expresiones del amor. “El amor de muchos se enfriará”, será unas de las señales del fin de los tiempos. Si se enfría el amor, se enfría la comunión.
Si esto ocurre en la iglesia, ésta se transforma en una institución o en otra división. El mover del Espíritu en comunión lleva a la iglesia a ser una familia.

            ¿Qué sucede cuando se enfría la comunión?

Se rompen relaciones y no se reparan, el tiempo pasa y no se retornó a la comunión.

Cuando esto ocurre el legalismo interviene en las relaciones: Se trata a los demás con la ley y a sí mismo con la gracia.

En los encuentros hay una atmósfera de rechazos, desconfianza y sospechas.

Se está más interesado en ganar una cuestión que en mantener la comunión y la amistad.

Hay un deseo muy grande de arruinar reputaciones ( David seguía reconociendo a Saúl como “el ungido de Jehová” aún cuando éste intentaba matarlo.)

Se enfría la comunión cuando solo queda la desilusión y no pasa a la aceptación (los pasos de una relación madura son ilusión, desilusión, aceptación).

Evalúa su espiritualidad por otras cosas y no por su capacidad de mantener la comunión, aún en situaciones difíciles.

No se lo ve como pecado serio, donde la reparación necesita un profundo arrepentimiento delante de Dios y de nuestros hermanos.