LA GRACIA EN LA PREDICACIÓN 2° Edición Jorge Himitian




LA GRACIA DE LA COMUNICACIÓN. CÓMO RELACIONARNOS CON LAS PERSONAS PARA PREDICARLES EL EVANGELIO.
        
INTRODUCCIÓN

Aprendamos del ejemplo de Jesús  y recibamos de su GRACIA.
Tomaremos como base los relatos de Juan en su Evangelio.

Juan 1:1-17

Síntesis de este pasaje: 
El Verbo eterno que era Dios,  por quién todas las cosas fueron hechas, en quien estaba la vida - vida que es la luz verdadera que alumbra a todo hombre – vino a este mundo, pero el mundo en general no lo conoció. Vino a los suyos, pero los suyos no lo recibieron. Pero algunos lo recibieron creyendo en su nombre, a esos les dio el derecho de ser hechos hijos de Dios. Los tales no fueron nacidos por el hombre sino por Dios.
Ese Verbo se hizo carne, y vivió entre nosotros lleno de gracia y de verdad. De su plenitud tomamos todos y gracia sobre gracia. La ley fue dada por Moisés, pero la gracia y la verdad vinieron por Jesucristo.
Podemos observar en los siguientes relatos del evangelio, cómo Jesús se relacionaba con las personas: Con gracia y con verdad. La verdad sin gracia, sin amor es muy dura (la ley); la gracia sin verdad nos sirve. Necesitamos las dos cosas.

¿QUÉ APRENDEMOS DEL ENCUENTRO DE JESÚS CON ANDRÉS Y JUAN?

Juan 1.35-40

1.      A estar atentos. [ ... viendo que le seguían... ] Observar a las personas que nos rodean. Tener los ojos abiertos. Velar y orar. Generalmente estamos distraídos, dormidos en cuanto a nuestra misión.
2.      A tomar la iniciativa en la comunicación. Iniciar la conversación. [ ...les dijo: ¿Qué buscáis? ].  Saludar a los que no conocemos. Construir relaciones amistosas con la gente. Vecinos, compañeros de trabajo o estudio, etc.
3.      A brindarnos a la personas. Abrir nuestro corazón. Disponer nuestro tiempo. Abrir nuestra casa. Disponer nuestro tiempo. Ser cordiales, hospitalarios (v.39).

¿QUÉ APRENDEMOS DEL ENCUENTRO DE JESÚS CON SIMÓN?

Juan 1.41-42

4.      Que los nuevos son excelentes puentes para traer a otros. (v.41)
5.      Que es bueno aprender el nombre de las personas, y llamarlos por su nombre. Se establece un vínculo más fuerte y personal. [ ... Tu eres Simón, hijo de Jonás ... ]
6.      A estar atento a la revelación del Espíritu sobre las personas.  [ ... Tu serás llamado Cefas ... ] La operación de los dones del Espíritu es fundamental en la evangelización.

¿QUÉ APRENDEMOS DEL ENCUENTRO DE JESÚS CON FELIPE Y NATANAEL?

Juan 1:43-51

7.      Que a veces una sola palabra es suficiente. [ ... Sígueme ... ]
-     Se reitera los principios: (1 ) Jesús estuvo atento. (2)  Tomó la iniciativa. (4)  Felipe fue puente para un amigo.
8.      A dar testimonio y no discutir. Natanael menospreció a Jesús por ser de Nazaret.
Felipe no discutió, le dijo: Ven y ve.
9.      A elogiar a las personas y no a reprocharles. En vez de acusarlo o reprocharle por su mala reacción, Jesús lo elogió: He aquí un verdadero israelita en quien no hay engaño. Cuando reprochamos, acusamos la gente se cierra. Cuando las elogiamos genuinamente (no adulación y mentira) la gente se abre.
-        Se reitera el principio (1): Cuando estabas debajo de la higuera, te vi. El (6): Estar atento al Espíritu Santo para recibir una revelación sobre las personas. Natanael se convirtió, creyó.

¿QUÉ APRENDEMOS DEL ENCUENTRO DE JESÚS CON LA SAMARITANA?

Juan 4:5-42

10.    A ignorar las barreras. Raciales, culturales, sociales.
11.    A ser naturales. Dame de beber.
12.    A ser amables en el trato con la gente. Esto es lo que primero impactó a esta mujer, que un judío la tratara amablemente. [ ... ¿Cómo tu siendo judío me pides a mi de beber que soy mujer samaritana? ...]
13.    A crear expectativa, curiosidad, una sana intriga [ ... Si conocieses el don de Dios, y quién es el que te dice: Dame de beber... ]
14.    A ir a fondo cuando las circunstancias lo permiten [ Ve, llama a tu marido, y ven acá... ]
-     Vemos también aquí el principio 6 – Jesús recibió una revelación sobre la verdadera situación de esta mujer. (Que tenía una situación matrimonial irregular). Este fue el segundo impacto que recibió esta mujer, y dijo: Señor me parece que tu eres profeta.
15.    A decir la verdad con gracia. La mujer le mintió; quiso “safar”, pero el Espíritu reveló a Jesús su condición, pero con cuánta gracia Jesús le dijo la verdad. (v.17 y 18).
16.    Responder las preguntas de la gente con paciencia y doctrina.
17.    A esperar a que llegue el momento de la revelación de la persona de Jesús. (v.25-26).
18.    A priorizar la misión sobre nuestras necesidades personales.  V. 31-34:   Mi comida es que haga la voluntad del que me envió. Jesús estaba cansado, tenía sed, tenía hambre, pero priorizó la necesidad espiritual de esta mujer.
19.    A entrar por las puertas que se nos abren. La mujer impactada por conocer a Jesús, trajo a todo el pueblo. (v.28-29 / 39-42). Una persona nueva puede abrirnos la puerta a toda una familia, un barrio o una ciudad.
20.    A cosechar donde otros sembraron. (v.35-38). Muchos sembraron en Argentina. Hoy es tiempo de cosecha.

¿QUÉ APRENDEMOS DEL ENCUENTRO DE JESÚS CON EL PARALÍTICO?

Juan 5:1-20

21.    A ver a un individuo en medio de la multitud. Vivimos en grandes ciudades. Hay tanta gente que pasa a nuestro lado. El peligro de volvernos insensibles. [Había allí un hombre ( v.5-6) ].
22.    Que primero debemos amor, sanar, servir, y después decir la verdad. El amor abre el corazón. Primero lo sanó y luego, en el segundo encuentro, le dijo algo muy fuerte: No peques más para que no te venga algo peor. (v.14).
23.    Que las sanidades y los milagros abren grandes puertas en la evangelización.
24.    A depender totalmente de Dios en todo lo que hacemos y decimos. (v.17-20)

¿QUÉ APRENDEMOS DEL ENCUENTRO DE JESÚS CON LA MUJER SORPRENDIDA EN ADULTERIO?

Juan 8.1-11

-  Se reiteran muchos de los principios aprendidos. Lo que más se destaca es la GRACIA de Jesús para con esta mujer. Que es un contraste con la actitud de los fariseos. Ellos tenían parte de la verdad pero sin gracia. Jesús actuó con gracia. Protegió a la mujer. No la condenó. Pero también la dijo la verdad: Ni yo te condeno; vete, y NO PEQUES MÁS. Esto es la Gracia y el Reino. La gracia y la verdad vinieron por Jesucristo.

CONCLUSIÓN:

Jesús no trató a todas las personas de la misma forma. En cada caso tuvo una forma diferente. Nosotros podemos aprender principios, pero no fórmulas.

Lo más importante es lo que hemos leído en Juan 5.19-20 y 30. Esto nos lleva a la total dependencia de Dios. En cada caso y situación.

He aprendido que el corazón de cada persona es una puerta cerrada. Cualquier llave no abre cualquier puerta. Hay una llave para cada puerta. Esa llave es una palabra que Dios nos puede dar para abrir el corazón de cada persona. Dios conoce el dolor, el sufrimiento, la necesidad de cada persona, y Él nos puede y nos quiere dar la llave para cada corazón. Debemos pedírselo. Orar sin cesar. Hacer oraciones breves, a veces brevísimas frente a cada situación. Y Dios nos dará esa “llave”. (Ef. 6.19-20)