“BENDÍCEME TAMBIÉN A MÍ” Oscar Gómez





Génesis 27: 36 al 38

        Acerca de la bendición de los padres hacia los hijos·       “Bendíceme” es  el clamor interior de todo hijo.
  • Está en el fondo de su corazón y es un pedido de cobertura: espiritual- emocional y material.


  • ·       Debemos bendecirlos a pesar de sus errores y equivocaciones, mirarlos “a través de la capa de lodo” que puedan tener.


  • ·       Bendecirlos no significa aprobar sus pecados o faltas, pasa por otro lado, por nuestra función sacerdotal como padres.


  • ·       Pronunciar bendición sobre sus vidas aunque no quieran o le “moleste”.


  • ·       ¿Cómo funciona la bendición en la práctica?

-Comprendiendo su estado interior (frustraciones y alegrías)
-Proveyendo para sus necesidades. Primero hay que captarlas.
-Orando y ministrándoles la Palabra de Dios.
-Declararles palabras de bien cargadas de fe. “Te irá bien” “vas a progresar”, etc. Estímulo.
-Abrazándolos y expresándoles afecto aunque sean ya grandes.

  • ·       La bendición y la paternidad están íntimamente ligados. No se pueden separar porque caminan juntos.


  • ·       Bendecir a los hijos es también advertirles los peligros. Dado que el padre le lleva años de experiencia debe explicarle el por qué tal cosa no le conviene.


En definitiva, nosotros los discípulos de Cristo, fuimos llamados para bendecir y heredar bendición, fundamentalmente a nuestros hijos. Así sea.







Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ