Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 5, 2012

COMENZAR DE NUEVO Comunidad Cristiana de Rosario

Juan 3: 1Había un fariseo llamado Nicodemo, que era un hombre importante entre los judíos. 2Este fue de noche a visitar a Jesús, y le dijo: —Maestro, sabemos que Dios te ha enviado a enseñarnos, porque nadie podría hacer los milagros que tú haces, si Dios no estuviera con él. 3Jesús le dijo: —Te aseguro que el que no nace de nuevo, no puede ver el reino de Dios. 4Nicodemo le preguntó: —¿Y cómo puede uno nacer de nuevo cuando ya es viejo? ¿Acaso podrá entrar otra vez dentro de su madre, para volver a nacer? 5Jesús le contestó: —Te aseguro que el que no nace de agua y del Espíritu, no puede entrar en el reino de Dios. 6Lo que nace de padres humanos, es humano; lo que nace del Espíritu, es espíritu. 7No te extrañes de que te diga: ‘Todos tienen que nacer de nuevo.’ 8El viento sopla por donde quiere, y aunque oyes su ruido, no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así son también todos los que nacen del Espíritu. 9Nicodemo volvió a preguntarle: —¿Cómo puede ser esto? 10Jesús le contestó: —¿Tú, que ere…

¿CÓMO RESTAURAR A UN HERMANO QUE HA CAÍDO? Comunidad Cristiana de Rosario

Algunas personas preguntan cuando han pecado: ¿Qué debo hacer?  Están preocupadas por hacer cualquier cosa que tranquilice sus conciencias, por ejemplo: Confesar públicamente su pecado, restituir lo robado, autocastigarse de alguna forma. Lo que debes hacer, respondemos, es encontrar nuevamente al Señor. En alguna parte del camino lo has perdido. Necesitas un nuevo encuentro con Él. Estas personas se caracterizan por el pesar excesivo. Quizá sea una culpa o vergüenza por lo que han hecho. Necesitamos pedirle al Señor sabiduría para utilizar la “artillería pesada” y ayudar a la persona a tomar conciencia del pecado y su peligro de no reaccionar con pesar frente a él. 2ª Cor 7:10 habla de dos tipos de tristeza: •          Según el mundo, que produce muerte, una tristeza que tiene que ver quizá con el “qué dirán” o, como dijimos antes, vergüenza por lo que se hizo. Esto no alcanza. Judas tuvo remordimiento, tristeza, pero esta no lo llevó a Cristo, no hubo fe mezclada con tristeza y se ahorc…

BASES PARA UNA ETICA DEL TRABAJO Keith Bentson

Para un cristiano, el poder trabajar es un don de Dios. Si en la mente no regenerada existe la idea de que el trabajo es el todo de la vida ó un mal necesario, para nosotros no es ninguno de los dos. Las Escrituras presentan enseñanza positiva y equilibrada sobre la dignidad del trabajo.
1. Para comenzar, el trabajo es un orden creacional. Al crear al hombre, enseguida Dios le encargó que cultivara y cuidara la tierra. Desde el principio, además de tener que tomar dominio sobre las otras criaturas inferiores, y multiplicarse él mismo para propagar su propia raza, también cumplía la voluntad de Dios trabajando la tierra. Evidentemente, la naturaleza de por sí no producía adecuadamente para las necesidades del hombre. El relato en Génesis dice: "Cuando Dios el Señor puso al hombre en el jardín del Edén para que lo cultivara y lo cuidara....." (2:15). Sí, el trabajar es mandato creacional.
2. Trabajando, el hombre se asemeja a Dios, y en esa medida se une a él. "Trabaja seis…