LA SOBERANÍA DE DIOS A DISPOSICIÓN DEL PROPÓSITO ETERNO Marcos Moraes




¿Cuál de sus atributos, Dios ha puesto enteramente a disposición del cumplimiento de este Proyecto?

Rom. 8:28-29 “Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos.”

Necesitamos entender que cuando Dios diseñó este Propósito, puso a disposición de éste, toda su soberanía. Esto es lo que Rom. 8:28 nos está diciendo: el altísimo Dios controla todas las cosas, y trabaja usando todas la cosas que ocurren de tal forma que colaboren con el cumplimiento de su Propósito Eterno
Vamos a ilustrar esta verdad: Un empresario experimentado no solo cuenta con un esquema de funcionamiento. Él sabe de antemano, no solo cuáles son los elementos indispensables para su empresa, sino que también está preparado para enfrentar todos aquellos reveses que pueden surgir. Él tiene una lista de posibles dificultades con las que se encontrará, así como también las respectivas soluciones para dichos problemas, Pero Dios no se preocupa por los reveses en su empresa. Él los usa, los manipula, trabaja con las circunstancias, de tal forma, que estas cooperan con su fin. Ningún empresario puede hacer esto, solo puede enfrentar los problemas procurando solucionarlos, Dios trabaja de tal forma que todos los sucesos le son favorables. No algunos sucesos, sino todos... Por eso decimos que el atributo dispuesto por Dios para el cumplimiento de su Propósito, es su misma soberanía.

Debemos creer que todas las cosas están bajo su control. Su Propósito Eterno tiene una dotación de recursos infinitos. El presupuesto destinado por Dios no tiene límites, este Proyecto no tiene posibilidad de fracaso. 

Si nos sujetamos al Señor y buscamos su voluntad para nuestra vida, no fracasaremos. Podemos garantizar que así será.
Este pasaje de Romanos no nos debe servir solo para explicar que Dios quiere transformar a sus hijos. Este no es el objetivo del pasaje. Es para aclarar esto: todas las cosas ayudan a bien a los que conforme a su Propósito son llamados. Esto lo amplía luego, cuando nos dice: a los que conoció, también los predestinó para que fuesen transformados conformes a la imagen de su Hijo. El objetivo principal del pasaje es traernos esperanza, e impedir que, en nuestro caminar, nos desanimemos, y en las dificultades seamos tentados a desistir.


Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ