¿EN QUÉ MOMENTO Y CIRCUNSTANCIA NACIÓ EL PROPÓSITO DE DIOS? Marcos Moraes



Ef 1:4-5 “Según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad”

     Tomando como referencia este texto, vemos que el Propósito Eterno nació en la eternidad pasada, en el corazón de Dios, dentro de su persona. La comprensión de este punto es extremadamente importante y necesaria. Si no entendemos esto, esta verdad fundamental será, en la mente de los hermanos, nada más que una doctrina inerte, un conocimiento teológico. Sería triste que el Propósito Eterno de Dios se transformara, entre nosotros, solo en un tema más de nuestra carpeta de enseñanzas.
Todas las cosas toman su lugar y razón de ser en función de esta verdad, pues, el universo fue creado en función de este Propósito, que nació primeramente en el corazón de nuestro Padre. Dios no está simplemente tratando de salvar a los que se perdieron. En su mente la salvación es solo un detalle dentro de un cuadro mucho mas amplio. Hemos entendido que el Propósito Eterno de Dios es la razón de ser del universo y de toda creación. Si no fuera por este Proyecto, 

Dios no hubiera tenido necesidad de crear nada. Todo lo hizo porque quería una familia de hijos semejantes a Él, hijos entre los cuales Él pudiera habitar.

¿Qué produce el entender esto en el corazón de un discípulo? Hay otros pasajes que producen fe... Pero hay un elemento que solamente es producido por esta comprensión. La revelación de este misterio es lo único que produce, en el corazón, verdadero sentido de propósito. Comprender esto es comprender la razón por la cual yo existo. Esto responde a la gran cantidad de dudas y preguntas que hay en la mente de las personas sobre el por qué de su existencia.
Un testimonio: “Me convertí a la edad de 17 años, no era un gran pecador, no tenia casi vicios, pero había algo en mi vida que me hacía un miserable: no sabía para que vivía. Cuando me convertí, le encontré sentido a mi vida. Pero hoy entiendo que, ser cristianos sin la comprensión del Propósito Eterno, puede hacernos aún más miserables.”
¿Para qué se vive cuando el Propósito Eterno no está claro? Para el que no tiene esta revelación la vida se transforma en un absurdo total. Y debe encontrar, de alguna manera, un propósito para vivir. Algunos quieren ser ricos o famosos, otros tienen objetivos mas simples: criar bien sus hijos, alimentarlos, que luego se casen... Otros tienen propósitos mas sencillos todavía: vivir cada día para trabajar y ganar el sustento para poder alimentarse, para poder continuar trabajando y ganando su sustento para poder seguir viviendo. Vivir así es una locura. Aquel sujeto que cae en los vicios, en las drogas, en el sexo, lo que esta haciendo es tratar de encontrar una razón para su vida. Como resultado de su falta de objetivo, su personalidad se ve afectada (su psiquis queda perturbada).
El Propósito Eterno tiene ese ingrediente importantísimo, el de dar sentido a nuestra existencia. Recuerdo que cuando comenzó el Movimiento, en Argentina, una de las canciones mas cantadas era el texto de Efesios 1: “Bendito sea el Padre... “. Hoy hay muchas canciones para cantar... Deberíamos proclamar cantando, nuevamente, estas verdades...




Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ