Ir al contenido principal

COMO ACTUAR FRENTE A LAS AGRESIONES Oscar Gómez



Los momentos de mayor tensión son los que nos ponen a prueba. Cuando somos agredidos o sufrimos injusticias brota inmediatamente nuestro carácter y se puede determinar a ciencia cierta el verdadero estado espiritual, es decir quienes somos. Los tiempos que nos tocan vivir y los avatares pondrán en evidencia nuestra fe, nuestro cristianismo y las mismas bases de nuestra vida. ¿Cómo respondemos frente a situaciones difíciles y contradictorias que nos puedan sobrevenir? Ante este interrogante quisiera mostrarles: 

LO QUE NOS ENSEÑA LA OREJA DE MALCO


Veremos los textos que citan los evangelios sobre el particular a fin de tener un panorama más completo de cómo actuar frente a las agresiones e injusticias.
Mateo 26:47/54
“Mientras todavía hablaba, vino Judas, uno de los doce, y con él mucha gente con espadas y palos, de parte de los principales sacerdotes y de los ancianos del pueblo. Y el que le entregaba les había dado señal, diciendo: Al que yo besare, ése es; prendedle. Y enseguida se acercó a Jesús y dijo: ¡Salve, Maestro! Y le besó. Y Jesús le dijo: Amigo, ¿a qué vienes? Entonces se acercaron y echaron mano a Jesús, y el prendieron. Pero uno de los que estaban con Jesús, extendiendo la mano, sacó su espada, e hiriendo a un siervo del sumo sacerdote, le quitó la oreja. Entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen a espada a espada perecerán. ¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles? ¿Pero cómo entonces se cumplirán las escrituras, de que es necesario de que así se haga?” 
Marcos 14: 47 
“Pero uno de los que estaban allí, sacando la espada, hirió al siervo del sumo sacerdote, cortándole la oreja”
Lucas 22:47-51 
“Todavía estaba hablando Jesús cuando se apareció una turba, y al frente iba uno de los doce, el que se llamaba Judas. Éste se acercó a Jesús para besarlo, pero Jesús le preguntó: Judas, ¿con un beso traicionas al Hijo del hombre? Los discípulos que lo rodeaban, al darse cuenta de lo que pasaba, dijeron: Señor, ¿atacamos con la espada? Y uno de ellos hirió al siervo del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. ¡Déjenlos! ordenó Jesús. Entonces le tocó la oreja al hombre, y lo sanó”.
Juan 18: 10/11 
“Entonces Simón Pedro, que tenía una espada, la desenvainó, e hirió al siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha. Y el siervo se llamaba Malco. Jesús entonces dijo a Pedro: Mete tu espada en la vaina; la copa que el Padre me ha dado, ¿no la he de beber?

Consideraciones preliminares:


• Todos los evangelios coinciden que se trataba del siervo del sumo sacerdote, un esclavo con menos derechos que un esclavo judío.
• El único que registra su nombre es Juan. Dice que se llamaba Malco, nombre que deriva del hebreo y significa “consejero”.
• El único que describe que fue sano es Lucas, será que por su condición de médico el milagro fue lo que más lo impactó.
• Solamente Lucas y Juan dicen que se trataba de la oreja derecha.
• Ninguno menciona que Malco era soldado, pero sí se entiende que era uno de los que encabezaba la turba. Tal vez estaba detrás de Judas. 



ALGUNAS LECCIONES


“Mientras todavía hablaba, vino Judas, uno de los doce, y con él mucha gente con espadas y palos, de parte de los principales sacerdotes y de los ancianos del pueblo. Y el que le entregaba les había dado señal, diciendo: Al que yo besare, ése es; prendedle. Y enseguida se acercó a Jesús y dijo: ¡Salve, Maestro! Y le besó. Y Jesús le dijo: Amigo, ¿a qué vienes? Entonces se acercaron y echaron mano a Jesús, y el prendieron”

 
1. Nuestro servicio a Dios, sea cual sea, va a ser probado en extremo

.
El ministerio de Jesús fue probado rigurosamente en esta ocasión. El y sus discípulos era un grupo de personas que hacían el bien sanando enfermos, anunciando buenas noticias y libertando a los cautivos ahora era avasallado y confrontado por una turba (muchedumbre de gente confusa y desordenada). Este milagro obrado por el Señor ocurre solamente unas horas antes de ir a la cruz. El ya había comido la Pascua con sus discípulos y había instituido la Cena del Señor. Venía del Getsemaní donde agonizó sudando sangre, mientras sentía el peso del pecado de toda la humanidad.
No nos asombremos si padecemos agresiones, enfrentamientos con la parentela, el vecindario, los religiosos, etc. por nuestro servicio a Dios no por nuestras imprudencias.
Tampoco nos maravillemos si el que encabeza la turba sea alguien que estuvo con nosotros como el caso de Judas. La deslealtad siempre está a la puerta. Dijo Néstor Casá que debemos vacunarnos contra la injusticia e ingratitud.


“Pero uno de los que estaban con Jesús, extendiendo la mano, sacó su espada, e hiriendo a un siervo del sumo sacerdote, le quitó la oreja”
“Y uno de ellos hirió al siervo del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha. ¡Déjenlos! ordenó Jesús. Entonces le tocó la oreja al hombre, y lo sanó”. (Lucas 22:50/51)


2. Jesús mostró amor y compasión cuando sufrió agresiones e injusticias, nosotros debemos seguir su ejemplo

.
Esta sanidad revela el carácter y los atributos de amor y compasión divina en su máxima expresión. Este fue el último milagro que hizo Jesús. Cuando hablamos del último milagro antes de ir a la cruz pensamos en la resurrección de Lázaro, pero nuestro Señor en ese momento crítico, acosado por una turba de gente que venía a prenderlo, hizo lo que siempre hacía: mostrar su compasión hacia los hombres, aún en las peores circunstancias. 
Dios no es como los hombres, es perfecto, no tiene sentimientos o pensamientos de mal. Dijo A.W.Tozer: “La bondad de Dios es lo que lo predispone a ser generoso, cordial, benevolente y lleno de buenas intenciones para con los hombres. El es tierno de corazón y rápido para identificarse con nosotros, y su actitud constante hacia todos es abierta, franca y amistosa. Está inclinado en conceder bendición, y siente un santo placer en la felicidad de su pueblo. La bondad espontánea y no merecida de Dios se encuentra detrás y debajo de todos sus actos”.
Cristo mostró nada más que amor y compasión a alguien que le estaba haciendo un gran daño. Si Jesús hubiera tenido enemigos humanos Malco era uno de verdad. El tenía todo el derecho de “hacer la vista gorda” a la conducta impetuosa de Pedro pero no lo hizo. Jesús nunca le dio la espalda a una persona con necesidad. Si no abandonó a Malco en esa situación tampoco nos abandonará. Si ayudó a Malco que era su enemigo cuanto más a nosotros. 


3. La confusión y la tensión no dejan percibir los milagros de Dios
.
Jesús hizo un milagro asombroso al restaurar la oreja a Malco, pero en ese momento de turbulencia y agitación nadie se apercibió de esa maravilla, nadie se convirtió al parecer. No había excusa para ninguno de los presentes, porque TODOS fueron testigos del suceso.
Cuando nuestra vida es como un mar embravecido, llena de tensiones constantes va a ser difícil ver la mano de Dios en la familia, en la casa, en cuestiones cotidianas. El hombre y la mujer no fueron creados para vivir bajo tensión, en aprietos, y tumultos permanentes.


4. En toda sanidad prevalece la soberanía de Dios.


Malco no tenía fe, tal vez ni sabía lo que era la fe. Tampoco conocía la verdadera identidad de Jesús, no se sabe si se convirtió pero Dios obró de manera milagrosa. En este caso Jesús no siguió ningún mecanismo para la curación.
Acerca de la amputación de una oreja:
Hasta hoy día la ciencia no puede restaurar una oreja tan rápido y tan perfectamente como lo hizo Jesús, podemos llamarlo “el gran cirujano”. Se necesitan cirugías plásticas complejas. Así detallan los cirujanos actuales los casos de Amputación Traumática de Oreja: “Debido a su situación expuesta a ambos lados de la cabeza, las orejas son susceptibles de sufrir múltiples agresiones que pueden producir como resultado la pérdida traumática del pabellón auricular. El cirujano plástico que intenta reconstruir una oreja demasiadas veces termina elaborando un pegote o una serie de pegotes muy bajos en la cabeza y con proyección insuficiente. Algo que damos en llamar una oreja, pero que no es, ni se parece a una oreja. Es el natural deseo de las personas que las orejas sean suyas y que no se caigan al menor movimiento de la cabeza o al quitarse el sombrero.
Las dificultades que involucran una reconstrucción auricular son muchas; por un lado lograr tallar en cartílago un molde adecuado que pueda imitar la forma de una oreja y proveerlo luego de una cubierta cutánea adecuada que refleje los detalles de la nueva oreja; ésta debe estar adecuadamente colocada en la cabeza de manera que se vea natural y simétrica con la oreja sana. Así mismo, debe ser permanente, capaz de tolerar las circunstancias de la vida diaria sin dañarse, reemplazando de manera natural y permanente el órgano perdido. Se necesitan por lo menos cuatro intervenciones quirúrgicas diferentes.
(Extraído de Cirugía Plástica Iberoamericana- Dr. MARTIN MANSILLA- Reconstrucción auricular- Madrid 2008)
Malco vino como enemigo y terminó sanado, siendo objeto del gran amor de Jesús. Esa es la Maravilla del Amor y del Poder de Dios que se extienden a TODA persona: Sea enemigo de Dios, ateo o criminal. Dios AMA a TODOS, y extiende Su Mano Salvadora y Sanadora hacia TODOS.


5. Nuestros objetivos tienen que ir más allá de las circunstancias hostiles y de las agresiones.

 
Jesús tenía un propósito espiritual no político tampoco secular enseñándonos a desarrollar nuestra misión. Su plan iba más allá de los intereses humanos. El propósito que Jesús tiene es sumamente superior a un simple hecho de defenderse. Nuestros objetivos tienen que ir más allá de lo temporal, de lo terrenal, tenemos que entrar en el propósito de Dios; las circunstancias hostiles, las agresiones e injusticias no nos tienen que desenfocar, ni poner demasiado mal, menos aun abandonar. 


“Y uno de ellos hirió al siervo del sumo sacerdote, cortándole la oreja derecha....Entonces Jesús le dijo: Vuelve tu espada a su lugar; porque todos los que tomen la espada a espada perecerán.

6. Devolver mal por mal, violencia por violencia, no es el camino que el Señor demarcó para nosotros

.
Pedro sabía todo lo que estaba en juego a nivel terrenal cuando la turba vino a prender a Jesús, estaba listo para la guerra con palos y espadas, pero desconocía que esta guerra era espiritual.
El libro de Lucas registra: “Señor ¿heriremos a espada?” es decir ¿atacamos con espada? Los discípulos no entendían que ese no era el camino. Estaban carentes de discernimiento de la situación. Usar la espada para pelearse con una turba armada no era sabio. Juan dice que venían con linternas, antorchas, armas y una compañía de soldados. (Juan 18:3)
Al sacar la espada se estaba defendiendo, pagando con la misma moneda, pero no es el tipo de justicia que Dios busca. Muchos de nosotros al convertirnos todavía seguimos con la espada, no la dejamos a los pies de la cruz. Ante una agresión la sacamos enseguida. Muchas de nuestras reyertas y peleas no son más una “lucha de pobres contra pobres” El defendernos y justificar la defensa es una tendencia natural de los seres humanos.
Esa frase: “todos los que tomen la espada a espada perecerán” era conocida en el imperio romano, en latín: “QUI GLADIO OCCIDIT, GLADIO OCCISUS ERIT”.
El corazón del hombre afectado por el pecado es propenso a la venganza. Nuestro corazón sin la redención y la luz de Dios está caído. Sumido en la amargura e inclinado a la venganza. Nuestras reacciones nos demuestran todo lo que nos falta para crecer y ser semejantes a Jesús. Las respuestas que damos a las agresiones revelan que ser discípulos de Jesús es pura gracia de Dios, porque ninguno de nosotros está debidamente capacitado para seguirlo. Pero igual, en su bondad, podemos arrogarnos el título de “discípulos de Jesús”. Nuestra falta de paciencia describe que los frutos del Espíritu necesitan una mayor manifestación en nuestras vidas. Esto es una realidad innegable en todo cristiano. A veces “cortamos el rostro” no la oreja. O cortamos la comunicación, el saludo, los víveres, etc. Solemos escuchar: “A este si lo agarro lo corto en dos”. En definitiva todo parte del mismo espíritu vengativo.


¿Acaso piensas que no puedo ahora orar a mi Padre, y que él no me daría más de doce legiones de ángeles? 

7 El buen uso de la autoridad se da cuando tengo poder de dañar a alguien que es inferior y no lo hago

Jesús hizo ver que su autoridad era real y como hacer un uso sabio de ella. El puede defenderse y destruir a sus enemigos pero no lo hace. El ejercicio correcto de la autoridad se da cuando tengo potestad de dañar a alguien que es menor en fuerza o rango y no lo hago. Es un acto tremendo de poder el abstenerse de dañar a otro. Un claro concepto de justicia. El poder que se nos entrega o delega no es para nuestro beneficio sino para el progreso de la obra de Dios. Ivan Karamazov uno de los personajes de la novela “Los hermanos Karamazov” lo lamó “EL MILAGRO DE REFRENARSE”. Lo más sorprendente de Dios en su negativa a actuar. La pauta de refrenarse que inició en el desierto, persistió toda su vida. El abuso de autoridad es un gran flagelo entre los hombres. 


¿Pero cómo entonces se cumplirán las escrituras, de que es necesario de que así se haga?”
 
8. Creer y ajustarnos a lo que dicen las Escrituras acerca de la venganza y la retribución debe ser nuestra consigna.


No reaccionar intempestiva e impacientemente. Otros pasajes de las Escrituras declaran: “No paguéis a nadie mal por mal; procurad lo bueno delante de todos los hombres. Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres. No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré dice el Señor. Así que si tu enemigo tuviere hambre, dale comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal” (Rom. 12:17/21)
“(Cristo) quién cuando le maldecían, no respondía con maldición, cuando padecía no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente” (1º Pedro 2:23
No es una tarea fácil creer y esperar a Dios obrar, pero no hagamos justicia por mano propia. Toleremos la agresión y encomendémonos a Dios. Es un estilo de vida bastante alto para nosotros pero no imposible. Dios nos ha dado Su Espíritu Santo para que lo logremos. Yo particularmente estoy aprendiendo de los hermanos, ellos me están enseñando a ser mejor persona, mejor cristiano. Amén.


Algunas conclusiones finales


Malco: representa la humanidad ignorante enemistada con Dios. La gente en general es como Malco. Se deja llevar por los comentarios, vaya a saber que cosas malas decían de Jesús que le llevó alistarse a la turba. O tal vez él mismo profirió injurias y calumnias contra el Señor. La típica persona que sigue la corriente, la multitud sin saber para qué. Tal vez le ofrecieron alguna recompensa por participar de la manifestación, como pasa hoy día.
Un detalle: Al parecer Malco pertenecía a una familia pagana, idólatra, distanciada totalmente de la fe. (San Juan 18: 26/27)
Pedro: simboliza la iglesia cuando anda fuera del sentir de Dios. Podemos imaginarnos el grito de Malco al perder su oreja, seguro que pensó lo peor. Muchas veces al pensar que hacemos la voluntad de Dios herimos y ahuyentamos a la gente. ¿Hay algún herido por nuestra “espada”?
Jesús: nos enseña que podemos equivocarnos y que el tiene poder para rectificar y corregir nuestros errores cuando lo servimos. No se sabe si JESÚS recogió el pedazo de oreja del piso, o si solamente le tocó la oreja donde tenía la cortada, pero lo sanó. Lo que sí sabemos es que JESÚS sanó por completo a Malco. 
¿Qué habrá pasado con la vida de Malco? ¿Habrá experimentado algún cambio después de su sanidad?
No lo sabemos, las Escrituras guardan silencio, la historia también. Seguramente que no esperaba ningún gesto de amor por parte de la persona que venía a prender y a enjuiciar. Pero esa noche llegó a ser una noche inolvidable para Malco, el hombre que la gente lo conocía como el esclavo del sumo sacerdote esa noche tuvo un encuentro con el Señor cara a cara.
Su vida no pudo seguir siendo la misma, porque nadie puede permanecer igual tras haber tenido un encuentro con Jesús.
Una vida tocada por las manos del Maestro experimenta un cambio significativo, una ineludible transformación. 
Cuando Jesús toca una vida es imposible olvidarlo. 
Hay quienes abandonan su camino escondiendo su fe, ajustándose a formas de vidas diferentes a las que a Dios le agrada. Pueden, y de hecho son muchos los que así lo hacen, pero quienes se conducen de esta manera no han tenido un verdadero encuentro con Dios. 
El roce de su mirada, una tierna palabra suya, las caricias de sus manos sanando heridas son ingredientes más que suficientes para ser conquistados por Él. Tras una cita con el autor del amor la vida es coloreada con suaves matices de indescriptible belleza y algo así, no puede pasar desapercibido. 

Aprendamos a ejercer misericordia y compasión con aquellos que nos agreden y cometen injusticias con nosotros, dejando lugar a la retribución de Dios. Dejemos “la espada” a los pies de la cruz.
A lo mejor tuviste un encuentro con Jesús o una sanidad pero hoy carece de valor para vos. Es tiempo de volver al Señor y acordarte de cuan grandes cosas hizo en tu vida.

Entradas populares de este blog

LOS MONTES EN LA BIBLIA- OSCAR GÓMEZ

Cada monte en las escrituras representa una experiencia espiritual, un momento y una circunstancia que vive el cristiano. Los montes son significativos y a través de ellos veremos donde nos encontramos, cuales todavía no hemos transitado para seguir en el proceso de crecimiento en nuestra vida.
EL SIGNIFICADO DE LOS MONTES

GÓLGOTAMonte de la renuncia y muerte del “yo Mateo 27:33 Se trataba de una ligera elevación de la tierra con la forma de un cráneo fue del recinto de la ciudad de Jerusalén. Calvario es el nombre latino. Fue ahí donde nuestro Señor fue crucificado y todos nosotros morimos con él. -Todo aquel que quiera venir a Cristo Jesús deberá pasar por el monte calvario, renunciar a todo y darle muerte al “yo” -Este monte es el más esquivado, más olvidado en el cual nadie quiere transitar, pero es el primero. -Si no pasamos por él seguimos tan terrenales y superficiales como antes, no se producen cambios provechosos en mi vida espiritual. Es exponerse a la vergüenza, al menosprecio…

EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LA BIBLIA Oscar Gómez

Los viajes en crucero se han convertido en uno de los atractivos turísticos de hoy. Hay una gran demanda para pasear en estos hermosos barcos. ¿A quién no le gustaría navegar en ellos con todo el confort que tienen y la última tecnología? Quisiera hablar de:
EL SIGNIFICADO DE LOS BARCOS EN LAS ESCRITURAS”
En la Palabra de Dios encontramos otros términos para referirse a barco: “barca” o “nave” (en ese tiempo los barcos eran las únicas naves)
I- BARCOS DE LOS QUE DEBEMOS BAJAR URGENTE
1. El barco de la desilusión
Juan 21:3 “Dijo Simón: Voy a pescar y ellos dijeron: Vamos nosotros también contigo. Fueron, y subieron en una barca; y aquella noche no pescaron nada”
Los discípulos estaban desilusionados, el maestro había muerto y el proyecto de reino abandonado. Pedro volvió a su oficio de pescador y los otros lo siguieron. ¿Qué es desilusión? Desengaño, decepción, desencanto. Impresión que se experimenta cuando alguna cosa no responde a las expectativas que se habían creado. Pérdida de la ilusi…

9 BENEFICIOS DEL ESPÍRITU SANTO- OSCAR GÓMEZ

                                                                                   13 de Noviembre 2010 San Nicolás  
Un motor es una máquina formada por un conjunto de piezas o mecanismos fijos y móviles, cuya función principal es transformar la energía química en energía mecánica o movimiento.    Cuando ocurre esa transformación de energía química en mecánica se puede realizar un trabajo útil como, por ejemplo, mover un vehículo automotor como un coche o automóvil, o cualquier otro mecanismo, como pudiera ser un generador de corriente eléctrica.    En cualquier artefacto el motor es fundamental, sin él no funciona. De que vale tener un automóvil nuevo sin motor.   El Espíritu Santo es el motor del discípulo. La persona del E.S. nos fue dada para entrar y ver el reino de Dios. Para transitar el camino y poder llegar a la meta. Es decir que el P.C.M. no puede ser experimentado sin el E.S.    Quisiera hablarles de: 9 BENEFICIOS DEL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO
Por supuesto que son inconta…